Revista Fusión

 Subscripción RSS

FUSION también eres tú,  por eso nos interesan tus opiniones,  tus reflexiones y tu colaboración  para construir un  mundo mejor

Recibe nuestras noticias en tu correo

 


 

 

EL ALEPH

 

La sociedad no debiera admitir, sin riesgo de caer en un circo social, que ciertos individuos o corporaciones conviertan en rehén y se apropien de aportaciones que se deben y pertenecen a esa sociedad.

MAYO 2008

EL ALEPH
EL CIRCO SOCIAL
POR JOSE ROMERO SEGUIN

Antes de que permitiésemos que nos sometiesen al bárbaro e indigno funambulismo de vivir en el alambre de un séptimo piso. Antes, digo, de dejarnos apilar como productos de bajo coste en anaqueles que se cobran a precio de oro, habitaba ya entre nosotros -como la necesidad de un dios al que atarnos en los días de tormenta-, la idea del pérfido malabarismo del "éxito" como motor de las más elementales organizaciones sociales de las que se tienen conocimiento. Es más, creo que el "éxito" viene inscrito en la genética de cada individuo. Como cualquier malformación, ocurre que ésta nos inhabilita para la vida en sociedad, o cuando menos nos merma, a la par que distorsiona el contrato social, constituyéndose en una claúsula leonina que jamás debiera ser reconocida como derecho.
El "éxito" es un logro en el fin colectivo que no debiera representar para quien lo consigue más que reconocimiento, nunca fortuna. Es decir, que no es un producto enajenable sino un bien común del que hacemos participes a los demás, a la vez que disfrutamos de él a través de aquellos otros que en otras materias lo alcanzan y en igual disposición lo comparten.
El descubrimiento no da derecho de ocupación, pues no define propiedad sino conocimiento. En una palabra, que cuando descubrimos algo o cuando inventamos algo, no estamos sino hallando lo que por ignorancia o falta de investigación parecía oculto a nuestros ojos. Paradigma de este síndrome es el del descubrimiento del continente americano, malabarismo de "éxito" por el que un puñado de analfabetos buscando una ruta alternativa a las Indias se encuentran con él y no se les ocurre sino quedárselo. Y no contentos con tal atrocidad, lo celebran por los siglos de los siglos, en lo que supone el canto a la ignorancia más desvergonzado de cuantos conozco.
Pero volviendo al malabarismo que nos ocupa, el "éxito, he de decir que en nuestros días no sólo se ha sofisticado, como lo ha hecho toda barbarie, sino que ha alcanzado gran esplendor. Es más, podemos afirmar sin temor a equivocarnos, que hoy por hoy, el conseguirlo y poseerlo te da derecho a bienes terrenales y también seudoespirituales, tantos y tan variados que se te perdona cualquier atrocidad que cometas si con ella o a raíz de ella te haces acreedor de su posesión.
Sostener esta teoría me puede llevar a ser injusto con aquellos que día tras día se afanan en empresas que se hallan necesitadas, por el bien de todos, de alcanzarlo; mi respeto y admiración por ellos, porque es innegable que la salud de una sociedad avanzada se cimienta y concreta en el éxito que ésta tenga a la hora de enfrentar los avatares a que la vida en sí misma, es decir, como suceso biológico y como fenómeno sociológico nos presenta. Problemas que necesitan ser resueltos satisfactoriamente, quién lo puede poner en duda. Sin embargo, esa necesidad no puede ser jamás piedra de injusticia, es más, no puede corromper el tejido social, porque si lo hace el daño que causa será muy superior al bien que con ello se trata de alcanzar.
Hoy el "éxito" es nocivo, en la medida en que convierte la sana relación social de intercambio de ideas y proyectos en un mero negocio, mediante el cual, una parte esclaviza a la otra en aras del valor superior de lo aportado por ellos frente a las aportaciones de los otros. Sabiendo que es mentira, pues en la sociedad toda necesidad tiene que ser remediada, desde la más compleja a la más simple, porque de la buena marcha de unas dependen en gran medida las otras. Así que no se puede valorar tan alto el quehacer de unos individuos, ni infravalorar el de otros de manera tan cicatera
La sociedad no debiera admitir, sin riesgo de caer en un circo social, que ciertos individuos o corporaciones conviertan en rehén y se apropien de aportaciones que se deben y pertenecen a esa sociedad. Y que por esa misma razón jamás se le deben ofrecer como productos enajenables, porque con ello estamos pervirtiendo el lógico sentido de la vida en sociedad por una vida en dependencia.
Una cosa es premiar el esfuerzo y otra muy distinta es aforarlo y privilegiarlo más allá de lo que el más elemental sentido de justicia establece, porque llegados a ese punto, podemos afirmar con rotundidad que el "éxito" nos ha llevado al más profundo y feroz de los fracasos. §

   

   
INDICE:   Editorial Nacional, Internacional, Entrevistas, Reportajes, Actualidad
SERVICIOS:   Suscríbete, Suscripción RSS
ESCRÍBENOS:   Publicidad, Contacta con nosotros
CONOCE FUSION:   Qué es FUSION, Han pasado por FUSION, Quince años de andadura

 
Revista Fusión.
I  Aviso Legal  I  Política de privacidad 
Última revisión: abril 07, 2011. 
FA