Revista Fusión

 Subscripción RSS

FUSION también eres tú,  por eso nos interesan tus opiniones,  tus reflexiones y tu colaboración  para construir un  mundo mejor

Recibe nuestras noticias en tu correo

 


 

El Ventano

Yo es que no sé qué pensar. Me hablan de cocina molecular o de gastronomía tecnoemocional, de la experiencia sensitiva de comer según qué cosas y no entiendo nada. Y menos mal que tengo la suerte de no ser una de esos que pasan hambre en el mundo, más de mil millones, ahí es nada.

JUNIO 2008

EL VENTANO
HAMBRE TENGO
POR ELENA F. VISPO

Vaya por delante que yo no tengo ni idea de lo que es la nueva cocina creativa. Nunca he pisado El Bulli o similares (ni creo que lo haga, francamente, mi cuenta bancaria lo agradecerá), y si me hablan de deconstructivismo pienso en el Guggenheim, pero no en un plato de huevos fritos con chorizo reducido a la mínima esencia del sabor.
Así que, gourmets de la cocina y amantes de las estrellas Michelín, absténganse de seguir leyendo. Los demás mortales, enganchados a la tarta de queso casera y las lentejas que se hacen en su círculo de confianza, pueden continuar, que no creo que les pase nada.
El caso es que a Santi Santamaría quien, para el que no lo sepa, dicen que es uno de los grandes cocineros de este país, le han dado un premio por escribir un libro llamado "La cocina al desnudo". 60.000 euracos de nada. Y digo yo haciendo un inciso, que si querían ver una cocina al desnudo podían pasarse por la mía, que ya he contado hace poco que acabo de mudarme y no debe de haber habitación más pelada en toda la casa. Bueno, tengo un microondas, pero eso debe de ser una aberración en términos culinarios a según qué nivel. Pero vamos, para nudismo, el de mi cocina, y si no podrían venir a abrir mi nevera "vintage" ahora mismo.
A lo que voy, que me pierdo: Santamaría, al recibir el premio con su correspondiente discurso, ha arremetido contra Ferrán Adrià y su "cocina espectáculo". Y dice que incluso debería entrar al trapo el ministro de Sanidad, porque se usan cosas muy raras para cocinar, como la metilcelulosa, que no sé muy bien qué es pero, la verdad, suena fatal. Total, que el resto de cocineros "fashion" del país se han puesto como motos, y ya está la bronca montada. Y montar una bronca en una cocina, con la de cuchillos que hay a mano, no parece una idea muy inteligente.
Yo no sé si este hombre pretendía generar polémica y, de paso, autopromocionarse. O quizás tiene más razón que un santo. Lo que sí sé es: uno, que a mí estas broncas de patio de colegio me parecen una tomadura de pelo. Una oda a la tontería y el esnobismo. Y dos: que pagar 135 euros por cubierto, que es lo que se paga en uno de los restaurantes de Santamaría, bebidas aparte, no es muy normal en los tiempos que corren. Y menos para comer cosas como ternera con puré de patatas, echándole un vistazo al menú gastronómico. Que ya puede estar bueno, ya.
A mí, para comida tradicional, la de mi casa. Yo es que no me muevo en determinados círculos, y me parece obsceno pagar veinte mil pesetillas de las de antes para comer. Y, si el restaurante es muy nouvelle cuisine, salir con hambre. O saciarme a base de pan, que ya tiene delito. Dónde ha quedado ese bar de pueblo donde hacen un churrasco de impresión, o esas tascas de puerto donde puedes jartarte de marisco por dos duros. Y marisco de verdad, recién pescado, ni esferificado, ni reducido, ni gasificado, ni nada que se le parezca. Cocido o a la plancha, como mucho.
Yo es que no sé qué pensar. Me hablan de cocina molecular o de gastronomía tecnoemocional, de la experiencia sensitiva de comer según qué cosas y no entiendo nada. Y menos mal que tengo la suerte de no ser una de esos que pasan hambre en el mundo, más de mil millones, ahí es nada. Es que me daría un pasmo con semejante despliegue de gilipolleces.
Así que, por mí, que se maten. Siempre nos quedará la tortilla de patatas de mamá, o el bocadillo de jamón. Y, frente a una oposición tan imbatible, que se quiten los platos de diseño.
Total, que me está entrando un hambre... §

   

   
INDICE:   Editorial Nacional, Internacional, Entrevistas, Reportajes, Actualidad
SERVICIOS:   Suscríbete, Suscripción RSS
ESCRÍBENOS:   Publicidad, Contacta con nosotros
CONOCE FUSION:   Qué es FUSION, Han pasado por FUSION, Quince años de andadura

 
Revista Fusión.
I  Aviso Legal  I  Política de privacidad 
Última revisión: abril 07, 2011. 
FA