Revista Fusión

 Subscripción RSS

FUSION también eres tú,  por eso nos interesan tus opiniones,  tus reflexiones y tu colaboración  para construir un  mundo mejor

Recibe nuestras noticias en tu correo

 


 

JULIO 2004

LAS RECETAS DEL CUÑAO
Eres el visitante
Tranquilos... entrad de uno en uno...

SARDINAS A LA BILBAINA

Ingredientes (como pá 4 personas): 32 sardinas
Para la salsa bilbaína cruda: un chorro de aceite de oliva 1º • 2 dientes de ajo • un manojo de perejil • guindilla roja • 0,03 l de vinagre

Esta recetilla es de Patxi, con el que me encontré el otro día. Resulta que entraba a la tasca con la cara toda ensangrentada y le dije:
-¡Ay va la hostia, Patxi!, ¿qué te ha pasao, pues?
-¿Ves aquel muro que pone "Se traspasa"?
-Sí.
-¡Pues no es cierto!
Para empezar quitar tripas, escamas y la cabeza a cada sardina. El ajo y el perejil lo dejamos muy picadito, así como la guindilla en aros. El Patxi es la leche, un día se presentó totalmente desnudo, pero con unas zapatillas de deporte en la planta de deportes de El Corte Inglés... Coge una raqueta y se acerca al dependiente más cercano diciéndole:
-Perdone, ¿qué precio tiene esta raqueta?
El dependiente perplejo, mirándole de arriba abajo, le dice:
-120 euros.
-Para mí serán 60, ¿no?
-¡Anda! ¿Y eso por qué?
-¿No pone en ese cartel "50% DE DESCUENTO EN PELOTAS Y ZAPATILLAS"?
Luego preparamos una bilbaína cruda con el ajo muy picadito. No es nada de canibalismo, es una salsa para la que ponemos en un recipiente los ajos fileteados y el aceite de oliva de 1º. Colocamos en el fuego y dejamos hacer los ajos hasta que estén blandos pero blancos. Sacamos del fuego y añadimos las guindillas, un poco de perejil y el vinagre.
El último día que me lo encontré le veo que camina con las piernas abiertas.... como escocido, y le pregunté:
-¿Qué te pasa?
-Pues que vengo del médico y me ha dicho que tengo colesterol.
-¿Y por qué andas así?
-¡¡¡Porque me ha dicho que los huevos ni tocarlos!!!
Sazonamos las sardinas y las colocamos en un recipiente de horno. Añadimos la bilbaína cruda sobre las sardinas y ¡hala!, al horno a 180ºC hasta que se cocinen. Como guarnición las podemos acompañar de ensalada o patatas.
Bueno chicos, espero que os gusten estas sardinas del Cantábrico, y para despedirnos hasta el siguiente mes, os cuento la anécdota que le contó a Patxi el médico, que era amigo suyo:
-Mire doctor, es que tenemos un poblema. Mi mujer y yo queremos tener condescendencia, pero no sabemos si es porque soy omnipotente o mi mujer es histérica. Antes hemos ido a otro doctor y nos dijo que mi mujer tenía la vajilla rota y la emperatriz subida; como además la operaron de la basílica balear, no sabemos si eso puede influir. También a mí hace años me operaron de la protesta y a lo mejor me han dejado escuelas en el cuerpo. Otro doctor nos recomendó hacer vida marítima y nos fuimos de Vigo a Bilbao y en todas las playas hacíamos vida marítima, pero nada. Además, mi mujer hace mucho tiempo tuvo un alboroto y le nació un féretro muerto, y a lo mejor eso ha influido. Pero yo creo que mi mujer es frigorífica, porque ella nunca llega al orégano.
A lo que el médico les contesta:
-Me parece que usted lo que tiene es un problema de especulación atroz.
/ El Cuñao

   

   
INDICE:   Editorial Nacional, Internacional, Entrevistas, Reportajes, Actualidad
SERVICIOS:   Suscríbete, Suscripción RSS
ESCRÍBENOS:   Publicidad, Contacta con nosotros
CONOCE FUSION:   Qué es FUSION, Han pasado por FUSION, Quince años de andadura

 
Revista Fusión.
I  Aviso Legal  I  Política de privacidad 
Última revisión: abril 07, 2011. 
FA