Revista Fusión

 Subscripción RSS

FUSION también eres tú,  por eso nos interesan tus opiniones,  tus reflexiones y tu colaboración  para construir un  mundo mejor

Recibe nuestras noticias en tu correo

 


 

 

CONTRAPUNTO

 

 

Y fue así como me cambié a las noticias, no las del mundo, que son muy complicadas para una persona sencilla como yo, sino las de aquí, que tienen ese regusto casero y familiar a potaje de la abuela.

contrapunto.jpg (15447 bytes)
EL SERIAL
POR CAROLINA FERNANDEZ

Como son ustedes de confianza, voy a contarles una debilidad confesable: yo antes me pirraba por los seriales de la tele, sí, lo que oyen, me lo pasaba pipa sentada delante de la pantalla, con los ojos enrojecidos de la emoción, hipando y sollozando y moqueando con las desventuras de la pobrecita Aurita Lucía Expósito, huerfanita adorable, criada con unas monjitas buenísimas y apadrinada por un rico hacendado cuyo vástago Evaristo Manuel, prepotente, calzonazos y sobre todo millonario, la acosaba día y noche para llevársela al catre. Sí, yo sufría horrores con la triste vida de Gabrielita Peláez, la modesta maestra de barrio que por la noche se convertía en una hembra de susto en un cabaré de la capital, para dar de comer a su pobre hijita sin padre. Yo me desesperaba con los infortunios de Casimira Juárez, la moza que llegó del pueblo a la ciudad, sola, abandonada por su novio, y con un corazón tan grande que de puro buena caía en todas las trampas habidas y por haber que le ponía la mala gente con la que se encontró. Así pasaba yo las horas hasta que, gracias al cielo, me dijeron mis vecinas que vaya atraso el mío, que menuda cateta estaba hecha, que los culebrones ya no arrasaban en los índices de audiencia y había que pasarse a otra cosa. Lo de cateta no lo perdono, vaya eso por delante, pero la verdad es que el consejo era bueno y lo hacían por mi bien, por lo que decidí dejarme de tonterías y pasarme a los productos nacionales. Y fue así como me cambié a las noticias, no las del mundo, que son muy complicadas para una persona sencilla como yo, sino las de aquí, que tienen ese regusto casero y familiar a potaje de la abuela. No me perdía un telediario, oigan, con la ventaja de que los ponen muchas veces al día y en más cadenas que los capítulos de "Los ricos lloran a mares", que tanto me gustaban antaño.

Me he dado cuenta de que la cosa de la política no tiene desperdicio. Esos idilios tormentosos, esas palabras envenenadas, esos celos apasionados, esos deliciosos odios encarnizados, traiciones maquiavélicas, juramentos de amor eterno, rupturas sonadísimas, transfuguismos de cuento de hadas... Y todo tiene su miga, no crean, porque de cara a las cámaras son todos finos como el que más, y tiene una que ir adivinándoles las intenciones para que no la maten del susto cuando de repente ¡zas!, una cabeza cortada, una monumental zancadilla, o cualquier otra cosa para animar el capítulo.

Por cierto, que el episodio del otro día fue de lo más emocionante. Verán, les cuento: los que ahora mandan, los de la doble pe, ya saben, tuvieron de golpe y sin avisar un arranque de sinceridad que nos dejó a todos los telespectadores con la boca abierta a causa del sonoro ohhhh de incredulidad. Fue aún mas impactante, fíjense lo que les digo, que cuando María de las Angustias le reconoció ante las cámaras a su marido Alfredo Manuel, que el niño Heribertito no era hijo suyo -cosa que ya sabíamos todos menos el huevón de su marido-, sino de Alfredo José, el jardinero a tiempo parcial que les podaba los geranios. Fue incluso mejor que cuando Encarnita de la O confesó en público su amor encendido y escondido por Don Mario Esteban Pedroso, párroco de su parroquia, cacique de su barrio y amante de su querida, que resultó ser un galanzote de primera en la alcoba. Glorioso capítulo aquél, que nos deleitó con un escándalo singular. Pues lo que sucedió esta vez fue aún mejor que todo eso. La verdad, tengo que reconocerlo, es que yo me impresiono fácil, y las confesiones sinceras, públicas y con el pecho por delante, para gozo popular, son mi debilidad. Ay sí, cómo me conmueven esos arranques de franqueza, corazón en mano, por eso, y continúo contándoles el capítulo -discúlpenme que pierda el hilo, que una no está de hablar más que con los de casa y no en público y ante personas de cultura- lloré como una madalena con la franqueza de los protagonistas, estos de la doble pe, que admitieron ante la cámara y en directo sus simpatías incondicionales, su admiración, su lealtad, hacia ese otro que mandaba antes, el señor del bigotito, ya saben, este hombrecillo bajito, panzudo y ferrolano para más señas, maestro de muchos, creador de una escuela, cuyo estilo ante la cámara caló entre una buena parte de la siguiente hornada de actores. Ya ven como una se pone al día enseguida. Pues es en esos momentos de franqueza de los personajes en los que una ve que hasta los poderosos son humanos y en un momento de debilidad se sinceran con el público. Y yo con el rimel hecho un asco de la llantina que me dio. Conste que no me chupo el dedo, ya lo sabía. Me lo veía venir, sí señor, y lo comentaba con pelos y señales con mis vecinas todos los días en la cola de la frutería. Nos olíamos la tostada, que no somos tontas. "A estos les va el rollo del general, que yo lo sé", sentenciaba, muy segura de lo que decía. Y la pescadera, que es una golfa pero de esto entiende un rato, gritaba desde el puesto de al lado: "Cualquier día se les escapa y se saludan con la mano alzada. ¡La que se iba a armar!". Y cómo nos reíamos todas. Algunas vecinas los criticaron, porque creo que el hombrecillo este era un elemento de cuidado, pero yo pienso que la verdad hay que decirla siempre y que cada uno es lo que es y debe ser fiel a lo suyo. Peor habría sido lo contrario, que de repente hubiesen renegado todos de la teta que les dio de mamar, con perdón de la expresión.

El caso es que nos han dejado en vilo y con una situación complicada entre manos. No se sabe lo que va a pasar. Pero yo, que ya he visto muchos culebrones, me apuesto a que en este tablero, faroles aparte, no se mueve ni una ficha, y dentro de poco si te he visto no me acuerdo. Sepan que aún falta bastante para el casting que elige a los actores de la siguiente entrega, y la memoria está floja y desentrenada. Me juego la peineta a que llegado el día, de los escándalos no se acuerda ni el apuntador. Sepan que a la chica de la telenovela siempre se la acaba llevando el que le compra más bombones, por mucho que sea un capullo, un sádico o un tontoelculo sin más.

En fin, a ver cómo acaba esto.

 

   

   
INDICE:   Editorial Nacional, Internacional, Entrevistas, Reportajes, Actualidad
SERVICIOS:   Suscríbete, Suscripción RSS
ESCRÍBENOS:   Publicidad, Contacta con nosotros
CONOCE FUSION:   Qué es FUSION, Han pasado por FUSION, Quince años de andadura

 
Revista Fusión.
I  Aviso Legal  I  Política de privacidad 
Última revisión: abril 07, 2011. 
FA