Revista Fusión

 Subscripción RSS

FUSION también eres tú,  por eso nos interesan tus opiniones,  tus reflexiones y tu colaboración  para construir un  mundo mejor

Recibe nuestras noticias en tu correo

 


 

 

CONTRAPUNTO

 

 

Fueron años generosos con nosotros. Todo el planeta estaba sembrado de pequeños brotes de violencia que, convenientemente alimentados para evitar que se apagasen, mantenían nuestro negocio con una salud envidiable... hasta que nos dimos cuenta de nuestro error.

contrapunto.jpg (15447 bytes)
MALA HIERBA
POR CAROLINA FERNANDEZ

Bueno, verá, la verdad es que me coge un poco de sorpresa, pero procuraré prestarle toda la ayuda posible. ¿Quiere que le sirva algo? Yo tomaré un brandy. Se lo recomiendo. Créame, a mi edad puedo permitirme muy pocos placeres, y este es uno de los que conservo. Pero no quiero hacerle perder el tiempo con tonterías de anciano. Me pide que retroceda en el tiempo hasta una época que, le digo la verdad, hace tiempo que no rememoraba. Pero su franqueza me ha sorprendido gratamente, de modo que le haré el favor con mucho gusto. He de decirle, no sin orgullo, que a mis 99 años recién cumplidos, conservo una memoria nítida como un espejo, así que espero responder ágilmente y sin dificultad a sus preguntas. ¿Seguro que no quiere probar este brebaje de los dioses? Me gusta usted, un hombre no debe echarse atrás en sus decisiones, es síntoma de debilidad. Tómelo como un consejo, joven, a mí no me ha ido mal. Pero dígame, dígame, me hablaba de un trabajo de investigación. Así que es usted historiador, una de esas ratas de biblioteca que hurgan en el pasado para revolver la porquería. Creía que ya no había de eso. No, amigo mío, no se lo tome a mal, siempre he considerado las humanidades como el colmo de la inutilidad, y no querría parecer un hipócrita delante de usted, eso es todo. Continúe, es un tema interesante. Sí, efectivamente. La última década del siglo XX yo era un joven ambicioso, inteligente, agresivo y dotado de una envidiable intuición para las finanzas. No lo entienda como petulancia: es la realidad. No me ruboriza reconocer mis cualidades. A mediados de los 90, unas desgraciadas circunstancias familiares que no le voy a detallar, me brindaron la oportunidad de ponerme al frente de lo que ya se había consolidado como uno de los imperios económicos más importantes del planeta. Tenía 30 años. Imagínese. No tengo ningún problema en decírselo: mi familia se dedicaba desde los años 40 al comercio de armas. Desde la Segunda Guerra Mundial en adelante suministramos armas a todos los gobiernos del mundo, a todos los bandos. Teníamos el monopolio, el mercado era nuestro. Qué tiempos. Créame, la gente siempre está dispuesta a matar a su vecino, sólo es cuestión de motivación. ¿Cómo? Bueno... yo no lo diría así, pero es cierto que pasamos épocas de relativa calma en las que hubo que, digamos, sugerir a algún gobierno que motivase, en el sentido que antes le comentaba, a sus ciudadanos. Nuestras sugerencias solían ser bien recibidas, porque iban acompañadas de importantes inyecciones de capital que difícilmente podían ser rechazadas. Comprenderá que no tengo ninguna necesidad de exagerar: éramos generosos en nuestras ofertas. Soy consciente de que tuvimos una gran influencia en la política internacional de la segunda mitad del siglo, pero no se confunda, nosotros no creábamos los conflictos. No éramos políticos, sino comerciantes, fenicios, ¿entiende? Un oficio honorable. Sólo aconsejábamos qué pasos dar para ayudar a la supervivencia del sistema. Nos veíamos moralmente obligados a intervenir para reestablecer el equilibrio. ¿Qué hubiera sido del mundo sin nosotros? La anarquía, téngalo por seguro. El barco se hubiera hundido irremisiblemente. De acuerdo, las víctimas, miles, millones de víctimas inocentes. Conozco el argumento. ¿Qué quiere que le cuente? Digamos que eran consideradas como daños circunstanciales. Inevitables. ¿Confesar? Es usted muy joven, amigo mío, joven e insolente. Discúlpeme, yo no confieso nada. Yo soy un hombre de negocios. Si me preguntan, respondo o no respondo. Usted me ha preguntado. Nadie me había preguntado antes. Yo sólo sacio su curiosidad. Puedo permitírmelo. En fin, es una conversación muy amena, ¿desea saber algo más? Bien, efectivamente, fueron años generosos con nosotros. Todo el planeta estaba sembrado de pequeños brotes de violencia que, convenientemente alimentados para evitar que se apagasen, mantenían nuestro negocio con una salud envidiable... hasta que nos dimos cuenta de nuestro error. Sí, efectivamente, cometimos un error gravísimo. Un error estúpido, vergonzoso. Un error de principiante. Un error del que todavía me sonroja hablar. Nos traicionó nuestro propio afán de superación. La tecnología nos pasó la factura. En los años anteriores al cambio de siglo habíamos dado un salto de gigante. Nuestros productos cada vez eran más sofisticados, más específicos, más selectivos, más eficaces. En 1999 habíamos logrado colocar en cada una de las balas que salían de nuestras fábricas un minúsculo microchip que nos permitía saber a qué lote de fabricación pertenecía, quién, cuándo y dónde la compró, y hasta el nombre del operario que la manipuló en la cadena de montaje. Con un código específico podíamos localizarla vía satélite e incluso inutilizarla por control remoto si el comprador no pagaba sus facturas. De lujo, lo sé. Pero nadie se dio cuenta de que el cambio de siglo iba a poner en peligro nuestra industria. El maldito Efecto 2.000, ya sabe. Nos encontramos con que todas nuestras armas, todas, hasta la última granada, tenían fecha de caducidad. ¿Se lo imagina? Como un vulgar yogur. Se volverán locas, nos auguraban nuestros expertos, no funcionarán. Un trabajo exquisito al borde del cubo de la basura. La ruina. El apocalipsis. Era impensable plantearse la reprogramación. Carísimo. Hubo que poner en marcha operaciones desesperadas para dar salida a todo el stock que inundaba nuestros almacenes y salvar la empresa. De repente, esas joyas de la tecnología que cuidábamos con mimo, esas preciosidades letales se convirtieron en armatostes inservibles, cachivaches molestos de los que había que deshacerse cuanto antes. Eso provocó una actividad frenética a nivel internacional. Lo sabe, es historiador. El último año del siglo fue especialmente intenso. Naturalmente hubo precios de saldo, vulgares rebajas, todo al 50%, dos al precio de una, lleve cuatro pague tres. No lo logramos. No conseguimos remontar. No pudimos salvarnos de una estrepitosa y definitiva caída. C'est fini. Se acabó la industria armamentística. Nadie se atrevió a coger el testigo. Es una pena, no crea, era un buen negocio, pero demasiado arriesgado. En fin, y aquí estoy, a punto de cumplir un siglo contándole mis recuerdos a un joven demasiado impresionable. ¿Desea algo más? Cuando usted guste. Yo tengo toda la eternidad. Deje, le acompaño a la puerta. No es tan fácil salir de aquí sin un guía. Hay buenos guardianes en el infierno... ?

 

   

   
INDICE:   Editorial Nacional, Internacional, Entrevistas, Reportajes, Actualidad
SERVICIOS:   Suscríbete, Suscripción RSS
ESCRÍBENOS:   Publicidad, Contacta con nosotros
CONOCE FUSION:   Qué es FUSION, Han pasado por FUSION, Quince años de andadura

 
Revista Fusión.
I  Aviso Legal  I  Política de privacidad 
Última revisión: abril 07, 2011. 
FA