Revista Fusión

 Subscripción RSS

FUSION también eres tú,  por eso nos interesan tus opiniones,  tus reflexiones y tu colaboración  para construir un  mundo mejor

Recibe nuestras noticias en tu correo

 


 

 

EL ARBOL DEL BUHO

 

 

 

Una noche, mientras dormía, la diosa madre de la tierra me despertó y removió mi interior. Me habló de un hombre que vivía en una tribu lejana, un hombre que estaba enseñando una nueva forma de vida.

 

buho.jpg (22462 bytes)

CUENTO INDIO VII:

"RIO DE FUEGO"
POR ELENA G. GOMEZ

Cuando nace un niño en nuestra tribu nosotros invocamos a los antepasados, ellos nos hablan a través de los signos y nos indican cómo debe llamarse el recién nacido.
Este es el primer y más importante de los nombres que todo indio posee, porque define lo que está escrito en su origen, en las estrellas.
Cuando yo nací, el espíritu de la diosa madre salió del interior de la tierra, y su sangre de fuego regó las tierras de mi tribu y nos obligó a que dejásemos todo y partiésemos sin nada a otro lugar.
Los ancianos de la tribu vieron en ello una señal y supieron que yo sería una persona que necesitaría encontrar un nuevo destino y para ello tendría que dejar todo lo que poseía.

Yo soy Río de Fuego. De pequeño fui un niño inquieto y alegre, me gustaba tener amigos y disfrutar con ellos de la vida que nos rodeaba.
Una de las cosas que más me gustaba era mirar a las estrellas. Pasé muchas lunas observando el movimiento de los astros y aprendiendo a ver en ellos sus consejos y advertencias. Fue una infancia sencilla y bonita, sí, muy bonita, pero cuando cumplí 14 años algo sucedió.
Una noche, mientras dormía, la diosa madre de la tierra me despertó y removió mi interior. Me habló de un hombre que vivía en una tribu lejana, un hombre que estaba enseñando una nueva forma de vida.
Tuve que reunir mucho valor dentro de mí, pues dejar a mis amigos, a mi familia y mi vida me resultaba muy doloroso. Pero lo hice y partí.

Pasó algún tiempo hasta que encontré al hombre sagrado del que la diosa madre me había hablado.
Lo primero que recuerdo y que más me sorprendió fue que el hombre era un joven, un joven como yo, pero en su mirada había decisión, confianza y mucha seguridad. "¿Cómo podía tener tanto poder siendo tan joven?", pensé.
Cuando llegué a su lado me saludó como si llevara mucho tiempo esperándome y me dijo algo que nunca olvidé: "Son los hombres los únicos seres vivos que tratan de poseer la vida y cuanto más la encadenan más lejos de ella están. Todos tenemos que renacer muchas veces antes de encontrarnos a nosotros mismos. Tú has empezado un nuevo camino, por ello te digo que mires a la naturaleza y que veas cómo en ella nada permanece fijo, todo cambia. Algún día los hombres también necesitarán renacer, dejar las viejas tradiciones y vivir libres sin poseer, porque sólo el que se une a la vida vivirá; aquel que quiera retener algo para sí morirá".
Luego se quedó en silencio. Durante un tiempo no hablamos nada, no hacía falta, sus palabras habían llenado mi corazón, habían saciado mi necesidad. Después él me pregunto:
-¿Cómo te llamas?
-Río de Fuego, -contesté.
-Y ¿sabes lo que significa?, -preguntó.
-No, nunca pensé en ello, -respondí.
-Pues debes buscarlo, porque un hombre que vive sin saber quién es y qué debe hacer no es nadie.
Y con estas palabras se marchó.

Durante mucho tiempo pensé en lo que él me había dicho. Me uní a su tribu y empecé a vivir una nueva forma de vida que no supuso para mí ninguna dificultad, era como si siempre hubiera vivido así, pero, aunque todo marchaba bien, estaba inquieto, no lograba encontrar la respuesta a la pregunta que él me hizo.
Un día me acerqué a él para pedirle consejo y le dije que por mucho que pensaba en ello, por mucha meditación que hacía, no era capaz de saber el significado de mi nombre.
El me miró con su profunda mirada y dijo así:
-¿Quién es más fuerte, un guerrero que mata a un enemigo o una mujer que da vida a un niño? ¿Quién es más poderoso, la noche que nos envuelve con su manto oscuro o el Sol que nos da la vida cada día? ¿Qué es más importante, que tú sepas quien eres o que sepas lo que los demás necesitan de ti?
Has buscado en tu interior pero no has encontrado la respuesta, porque ésta se encuentra en los demás.
Si no dices lo que piensas, si no haces lo que dices, si no estás dispuesto a que los demás vean en tu corazón, entonces no estás preparado para saber quién eres tú.
Conocerse a uno mismo implica mucho valor, porque una cosa es lo que tú crees ser y otra muy distinta lo que eres para los demás. Si de verdad quieres encontrarte acude a los que te rodean, vuélvete como un niño y estate dispuesto a cambiar.
-Pero yo soy como soy, -le dije.
-No -contestó-, tú eres lo que quieres ser, eres tu propio sueño hecho realidad, y si miras a tu alrededor podrás ver que cada día todo se renueva, cada día la naturaleza y la vida que está a tu lado renace, y si ella lo hace ¿por qué no puedes hacerlo tú? Sólo el que está dispuesto a no retener nada para sí puede renacer cada día.
Ahora vuelve a la tribu y busca en ellos quién eres tú, y si estás dispuesto, te descubrirás.

El tiempo fue pasando e hice lo que él me dijo. Un día comprendí quién era yo y lo que significa ser Río de Fuego.
Río de Fuego es movimiento y verdad. La verdad que está en el interior de cada uno de nosotros y que vive oculta y encerrada. Cuando se superan las barreras, las limitaciones y los prejuicios, la coraza que encadena nuestro fuego interno se rompe y entonces éste sale y quema todo aquello que no es útil, y en su movimiento nos hace más libres y nos conduce a la unión con uno mismo, porque igual que el río llega al mar y se funde en él, el destino de cada hombre es llegar al Uno, al Todo, y ser Uno en El.

 

   

   
INDICE:   Editorial Nacional, Internacional, Entrevistas, Reportajes, Actualidad
SERVICIOS:   Suscríbete, Suscripción RSS
ESCRÍBENOS:   Publicidad, Contacta con nosotros
CONOCE FUSION:   Qué es FUSION, Han pasado por FUSION, Quince años de andadura

 
Revista Fusión.
I  Aviso Legal  I  Política de privacidad 
Última revisión: abril 07, 2011. 
FA