Revista Fusión

 Subscripción RSS

FUSION también eres tú,  por eso nos interesan tus opiniones,  tus reflexiones y tu colaboración  para construir un  mundo mejor

Recibe nuestras noticias en tu correo

 


 

 

EL ALEPH

 

 

Yo no creo que el populacho acierte siempre, sino que se equivoca en masa, que no es sino una forma como otra cualquiera de acertar. Y no es que al pueblo le falten luces, sino que se halla deslumbrado de tantas luces falsas como instalan a su alrededor.

aleph.jpg (11914 bytes)
¿QUÉ ME QUIERES ELECTOR?
POR JOSE ROMERO SEGUIN

Somos la mar de listos, no lo digo yo, lo dicen nuestros representantes políticos. No por tan vanidad de vanidades, ni mucho menos, es simple y llanamente la alta valoración que tienen estos esforzados de la cosa pública de su querido pueblo. Y yo voy y me lo creo, porque es cierto, el elector nunca se equivoca. Pero ¿a quién le he escuchado eso antes? ¿a qué privilegiado cráneo? ¡Ah! ya recuerdo, al noble tendero de la esquina, y también al afamado directivo de una marca de coches. Juraría que había sido a alguien de más, digamos enjundia intelectual, y referido por supuesto a cosas menos materiales y prosaicas, como puede ser la fruta de temporada o el coche del año.

Pero es así, porque eso de que el cliente siempre tiene la razón y otras frases de la misma índole son de uso habitual en el lícito mercadeo de todos los días.
Me pregunto pues ingenuo, ¿son acaso nuestros políticos tenderos? Qué tontería, claro que sí. Y algo más, ¿será cierto como propugnan que el pueblo jamás se equivoca? Pues cómo no, claro que se equivoca, es más, es lo justo y necesario.
Aunque el pueblo soberano sumido en su soberana soberbia lo desmienta con rotundidad.

Dicen los líderes políticos derrotados después de las elecciones: "hemos entendido el mensaje, hemos captado la sensibilidad social del electorado y por dónde han de ir las directrices socio-políticas y económicas del devenir democrático".
Quien lo diría, lo que hace unos días era su cisma, su carisma, su catecismo, su irrenunciable postura programática, se revela ahora como algo vacío y falto de sentido. Pero así es, qué importan los ideales, si estos no dan acceso directo al poder no son sino absurdas consignas que no venden, caducos modelos de diseño social que no convencen, en fin, laberínticas y errabundas galerías de topo que urge abandonar.
No hay que alarmarse, debe ser así, pues quien las vende hoy como si fuesen alma de su alma, no es un filántropo, ni un humanista, sino un comercial de sueños orientados a administrar poder. Por ello no es de extrañar, por muy ideal que sea, que se deseche sin demora.

Deberían pensar si fuesen lo que debieran, que quien reniega con tal ligereza de su ideal no puede ser hombre de confianza. Pero reconocerlo sería de hombres con cierto sentido de la dignidad y la ética. Y en ese caso ellos no valdrían al partido, porque no han de ser para ellos esos valores o virtudes, sino defectos. Deben por tanto cambiar el producto, renovar los sondeos para atemperar el género a los gustos del grupo mayoritario. Si esto no vende hay que fabricar una nueva utillería política y social, y para ello nada mejor que decir "digo, donde antes dije Diego", y sean esas sus flamantes virtudes, sus nuevas y firmes creencias, sus irrenunciables e irreductibles postulados, y a ver lo que opina en la siguiente el mercado.

Pero señores, el producto no es de feria, sino de la sutil materia de que debieran estar hechos los sueños sociales. Bendita sea pues el agua que bendice al hombre que cree que posee las claves de una sociedad más justa, más solidaria, más tolerante. Y pese a los resultados incide y reincide respetuoso en su noble intención. Porque eso hoy no vende, hoy lo que se lleva es la falsa seducción, esa que te susurra al oído ¿qué me quieres elector?

Yo no creo que el populacho acierte siempre, sino que se equivoca en masa, que no es sino una forma como otra cualquiera de acertar. Y no es que al pueblo le falten luces, sino que se halla deslumbrado de tantas luces falsas como instalan a su alrededor. Y cuando no hay razones ideológicas serias, no puede haber sino mentiras enteras y a medias, cómo pues no engañarse si parte del engaño.
Pero es más, el pueblo se equivoca, el elector miente y no sólo eso, no es siempre consecuente, ni honrado, ni mucho menos justo. El elector es hoy un comprador en día de rebajas, que se pasa por las covachas de los mercadillos de sueños sociales buscando lo que mejor le viste, sin importarle para nada el bien común.
Tenemos lo que queremos y no, como sostienen, lo que merecemos. Merecer contiene en sí mismo un algo de inocencia, y no somos como pueblo inocentes de nada que no sea corromper el sistema en torno a nuestros corruptos intereses.

No digo yo que la evolución sea mala, pero sospecho de quien con tal rapidez y fanática contundencia cambia de postulado, no es oportuno, sino -¡ojo amigos!- de oficio oportunista.

 

   

   
INDICE:   Editorial Nacional, Internacional, Entrevistas, Reportajes, Actualidad
SERVICIOS:   Suscríbete, Suscripción RSS
ESCRÍBENOS:   Publicidad, Contacta con nosotros
CONOCE FUSION:   Qué es FUSION, Han pasado por FUSION, Quince años de andadura

 
Revista Fusión.
I  Aviso Legal  I  Política de privacidad 
Última revisión: abril 07, 2011. 
FA