Revista Fusión

 Subscripción RSS

FUSION también eres tú,  por eso nos interesan tus opiniones,  tus reflexiones y tu colaboración  para construir un  mundo mejor

Recibe nuestras noticias en tu correo

 


 

 

EL ALEPH

 

 

Y es que el poder es así: hermoso y altanero sobre el cielo del universo social, y bajo y ruín en las guaridas, en los entresijos y podridos meandros de sus cloacas.

 

EL ALEPH
LOS RECURSOS DEL PODER
POR JOSE ROMERO SEGUIN

Estimado Sr:
Posiblemente en este momento mi carta navegue sobre la mesa de su despacho, ausente y fría, embozada en un sobre sospechoso pese a su inocente y esplendorosa blancura, un sobre de papel satinado y terso. Idéntico al que Ud. utilizó para dirigirse a mí solicitando el distinguido cargo que ahora desempeña.
Hay cartas, amigo, que nos atrapan de por vida, y peor son las consecuencias que de ellas se derivan.
Pero no hay por qué avergonzarse, no somos pordioseros. Pedimos desde la suntuosidad que ofrece el poder y ello nos implica en un juego de reprocidad y mutuo apoyo. Ya sé que estoy refiriendo obviedades, pero así ha de ser, para ir cimentando los razonamientos que sustentan el ruego que le formulo.

No me cabe la menor duda que aún antes de abrirla sabrá que la ha leído, y conocerá como es lógico las pretensiones que encierra, es más, tendrá ya formada opinión y resuelta la postura a adoptar en relación con lo que en ella se demanda. Y no es que sea una premonición, o que tenga Ud. dotes de adivino, sino que como ya he dicho es la consecuencia lógica del devenir, en este caso nefasto, de los acontecimientos de los que sin duda habrá tenido sobrada información.

Por todo ello deberían sobrar las palabras, tal como Ud. decía en su carta, que he desempolvado de uno de los cajones de la mesa de mi despacho y en la que leo textualmente: "no deberían avalarme mis palabras y la exhaustiva narración de mis méritos e inquebrantables adhesiones, sino el sólo peso de mi nombre. No obstante en atención y comprendiendo sus muchas ocupaciones, he de referirme a ellos aunque me resulte bochornoso expresarme en estos términos". Sabias palabras, porque en verdad era así, no debiera haberse visto en la necesidad de resaltar lo que saltaba a la vista y ser su nombre aval más que suficiente. Y es que es cierto, su nombre me lo susurró alguien al oído meses antes de que comenzara a debatirse la composición de ese órgano, pero en mi cabeza habitaba en ese tiempo el estado, y el estado amigo mío, está plagado de nombres y de notabilísimos servidores y de sus innumerables e inombrables servicios. Por ello hizo bien en recordármelo, como yo lo hago ahora.

Seguramente le temblará el pulso cuando sienta que ha llegado el momento de decidirse, que es ahora el momento y no como todos creen cuando llegue el recurso que se está redactando y que firmaré. Un recurso lleno de tecnicismos, sabia jurisprudencia y demás argucias legales. Y es que cuando eso ocurra Ud. ya habrá debido tomar partido, y su razón se pondrá al servicio de una causa que le llevará a contradecir y desmontar los argumentos de aquellos que se opongan a la feliz resolución del caso.
Lo duro, estimado amigo, es la génesis de la batalla, cuando uno se prepara para decidir y comprende que ya está decidido, que su decisión no depende sino de una lógica que nos induce a implicarse sin más razonamiento que el de devolver el favor. Yo lo he tenido que hacer. En su caso, recuerdo que fue a pesar de sus méritos particulares. Otros tenían mejor currículum profesional que Ud., sin embargo yo los obvié y puse su nombre allí donde debía, y es que el poder es así: hermoso y altanero sobre el cielo del universo social, y bajo y ruín en las guaridas, en los entresijos y podridos meandros de sus cloacas.

Ud, tal vez piense que el caso no es comparable, y le vendrá a la cabeza la figura delictiva que Ud. tanto teme, pero le diré que para un político el nepotismo y el favoritismo partidista no es menos delictivo y denigrante.
Ahora estimados amigos soy yo el que le pide que ignore otras razones y cumpla con la causa que nos ocupa y constriñe, para que yo pueda seguir con decencia en la vida pública o al menos disfrutar del merecido reconocimiento, lo que sin duda puede reportarle en el devenir de los acontecimientos nuevas satisfacciones. No olvide, por si le asalta alguna duda que a nosotros nos avala la voluntad popular y a Ud. sólo la voluntad de los elegidos. Y si bien es verdad que la gloria se diluye y hasta resulta cansina, pero no así la ambición, que siempre demanda a nosotros otras metas que nos den a la par que poder, renombre y prestigio.

En sus manos estamos, en las suyas y en las de otros muchos que ahora tienen sobre su mesa el mismo sobre, que contiene una carta escrita en parecidos términos, a las que le faltan, es cierto, argumentos jurídicos, pero le sobran razones.
Sin más me despido con un afectuoso saludo.

 

   

   
INDICE:   Editorial Nacional, Internacional, Entrevistas, Reportajes, Actualidad
SERVICIOS:   Suscríbete, Suscripción RSS
ESCRÍBENOS:   Publicidad, Contacta con nosotros
CONOCE FUSION:   Qué es FUSION, Han pasado por FUSION, Quince años de andadura

 
Revista Fusión.
I  Aviso Legal  I  Política de privacidad 
Última revisión: abril 07, 2011. 
FA