Revista Fusión

 Subscripción RSS

FUSION también eres tú,  por eso nos interesan tus opiniones,  tus reflexiones y tu colaboración  para construir un  mundo mejor

Recibe nuestras noticias en tu correo

 


 

 

EL ARBOL DEL BUHO

 

 

El señor del Movimiento es como un duendecillo alegre y juguetón. No tiene una forma definida porque no concibe que la vida pueda ser siempre igual.

EL ARBOL DEL BUHO
LOS TRES SEÑORES
POR ELENA G. GOMEZ

Volar con la mente es viajar a otros lugares donde no existe la limitación del tiempo, del espacio, ni tampoco de la razón.
En estos viajes puedes descubrir muchas cosas. Cosas que están rodeando nuestra vida pero de las que no somos conscientes.
En mi último viaje conocí a tres seres fantásticos, son los tres señores: el Señor del Tiempo, el Señor del Movimiento y el Señor de la Magia.

Parece que cuando uno piensa en el Guardián del Tiempo es inevitable imaginar a un ser encerrado en una habitación en la que no queda ni un sólo rincón sin reloj: relojes suizos, cucos, solares. De líneas antiguas o futuristas. Silenciosos o ruidosos. Pero no, la realidad es que el señor del Tiempo posee un sólo reloj. ¿Que cómo puede ser? Sencillamente porque el tiempo es una ilusión.
El señor del Tiempo mira de reojo su reloj. Ve caer lenta y rítmicamente, grano a grano, esa sutil materia en la que se ha convertido la fina arena del desierto.
En silencio, los granos de arena se deslizan muy apretados hacia su inevitable destino: caer.
El señor del Tiempo posee un gran tesoro, la paciencia. Sabe que el tiempo es el amigo de la Verdad, de la Justicia y de la auténtica Ley.

También reconoce que es un enemigo despiadado de todo aquel que pretende retenerlo. Pero él, que es un fiel guardián, no permite que ni el hombre más rico, ni el más inteligente, puedan comprarlo, porque, sobre todo, el Tiempo es Libre y nadie le detiene.
Enemigo de sus enemigos, de aquellos que tratan de retenerlo, de aquellos que quieren encontrar la fórmula de la eterna juventud, o de los que viven su vida derrochando con su silencio, con su egoísmo y con sus comodidades, sus preciosos segundos.
El señor del Tiempo quiere mucho a sus segundos porque sabe que sin ellos nunca existirían los minutos y mucho menos las horas.
Por eso, al despedirme de él me dio un consejo: Vive cada segundo de tu vida consciente de lo qué haces, con quién lo haces y para qué lo haces. Y recuerda lo valioso que es tu tiempo.

El señor del Movimiento es como un duendecillo alegre y juguetón. No tiene una forma definida porque no concibe que la vida pueda ser siempre igual.
Es revolucionario y un poco anarquista, y lo que más le gusta es el Orden. ¿Contradictorio? Bueno, lo que ocurre es que a él el Orden le gusta para poder destruirlo.
Tal vez fue su espíritu inquieto y juguetón el que creó la variedad de movimientos: hacia arriba o hacia abajo; a la izquierda o a la derecha, hacia uno mismo o hacia los demás; hacia el pasado, el presente o el futuro, etc. etc. Y tal vez fue por su variedad por lo que no comprende, ni admite, ni tolera, que el hombre se empeñe siempre en vivir atado a un movimiento fijo, que haga día tras día las mismas cosas, que sea un ser monótono, repetitivo y lineal, cuando en realidad fue creado para volar.
El Señor del Movimiento me dijo que si quería realmente ser yo, debería prepararme para correr, saltar, volar, tropezar y caer, porque hasta en las caídas hay movimiento y superación.

El Señor de la Magia es especial. Había permanecido a mi lado siempre en un majestuoso silencio. Observando cada cosa, cada situación, cada visión.
Es difícil que se entienda al Señor de la Magia si se ha perdido esa capacidad que se posee cuando se es niño de admirar todas las cosas que nos rodean.
Si nunca has sentido la Magia es difícil explicarlo, pero era lo que de él salía cuando hablaba. Su voz era música. Sus palabras eran una suave melodía, y cada una de ellas dibuja formas mágicas en mi mente.
Con su dedo índice, el señor de la Magia trazó en el aire una figura y ésta tomó vida. Era una blanca montaña.
Con un suave movimiento de su mano, apareció un gigantesco bosque, con árboles, agua y animales.
Sopló sobre aquellas imágenes y todas se reunieron en un gigantesco cuadro lleno de vida, color y sonido.
Pensé de que forma tan sencilla el señor de la Magia había dado vida a un espacio en el que antes no había nada.

Luego, él me miró y sin decirme ni una sola palabra comprendí su pensamiento. En el cuadro faltaba el hombre.
Cogió una parte de la roca, del agua, de los árboles y de los animales y creó una nueva figura: el hombre.
Miré con admiración el cuadro que ahora sí estaba perfecto. Y el señor de la Magia me preguntó. "¿Te gustaría conocer mi secreto?"
"Sí", le respondí.
"Pues es sencillo, -dijo- ama todo lo que te rodea y aprende y comprende que sin ellos tú no eres nada".

 

   

   
INDICE:   Editorial Nacional, Internacional, Entrevistas, Reportajes, Actualidad
SERVICIOS:   Suscríbete, Suscripción RSS
ESCRÍBENOS:   Publicidad, Contacta con nosotros
CONOCE FUSION:   Qué es FUSION, Han pasado por FUSION, Quince años de andadura

 
Revista Fusión.
I  Aviso Legal  I  Política de privacidad 
Última revisión: abril 07, 2011. 
FA