Revista Fusión

 Subscripción RSS

FUSION también eres tú,  por eso nos interesan tus opiniones,  tus reflexiones y tu colaboración  para construir un  mundo mejor

Recibe nuestras noticias en tu correo

 


 

UNA NUEVA HUMANIDAD SIN RELIGIONES

PUERTA DIMENSIONAL

Elena G. Gómez

EL HOMBRE Y LA RELIGION
(2ª parte)

UNA NUEVA HUMANIDAD SIN RELIGIONES

EL MENSAJE DE JESUCRISTO, A PESAR DE QUE A LO LARGO DE 2000 AÑOS DE HISTORIA FUE DELIBERADAMENTE TERGIVERSADO Y MANIPULADO, EMPIEZA AHORA A TOMAR FORMA.

NOS DIRIGIMOS HACIA UN FUTURO CON UNA UNICA RELIGION UNIVERSAL: LA DEL AMOR.

Jesucristo dijo que él había venido a establecer una religión universal, para todos los seres humanos, la religión del Amor, de la Fraternidad universal. Pero sus seguidores no sólo interpretaron mal sus palabras, sino que se creyeron con el apoyo divino para cometer todo tipo de atropellos en nombre de Cristo y de su doctrina.
El cristianismo, pasó a ser así una religión impuesta por la fuerza, una religión que despreciaba a las demás, que consideraba infieles a todos aquellos que no entraron por el aro y que no se cortaba a la hora de utilizar la fuerza de las armas para conquistar territorios y "almas" en nombre de Dios.
Aunque los métodos salvajes de meter la fe a base de sangre fueron desapareciendo con el tiempo, la idea de ser los únicos y verdaderos representantes de Dios en la tierra aún continúa en nuestros días, lo que hace que la visión científica y moderna de un Dios-Energía, de un Dios-Mente, de un Creador ajeno a las "cosas" de los hombres, choque frontalmente con la idea carca y retrógrada de un Dios vengativo, del pecado como amenaza permanente sobre nuestras cabezas y, por supuesto, de la curia vaticana como representantes únicos del poder divino en este planeta.
Pero el principio esencial establecido por Jesús el Cristo, de una religión universal para todos, sigue vigente a pesar de los destrozos que los afiliados hayan causado en estos dos mil años de existencia. Es más, cada vez está más claro que el mensaje de Cristo empieza realmente a tomar forma ahora, pero no por medio de, o a través de, intermediarios ansiosos de poder terrenal, sino por medio de las gentes sencillas de buena voluntad presentes en todos los rincones del planeta y que de una forma espontánea, natural, se asocian, se agrupan, para realizar un servicio a la sociedad, a los necesitados, a los que precisamente Jesús les dedicaba más tiempo y atenciones.
Así, poco a poco, y a pesar, repito, de la fuerza y poder dominante de las iglesias del mundo, la nueva religión mundial se está abriendo camino. Es una religión basada en los hechos no en las palabras, con las manos entregadas a la acción, no a la oración.
Es una religión que utiliza un lenguaje común a todos, no importa la raza ni la creencia. Es una religión que se está consolidando poco a poco por encima de las diferencias, enemistades y luchas por el poder de todas las demás, tal vez porque quien la practica no busca el poder terrenal, sino la plenitud interna que emana del servicio a los demás, del no apego a las cosas materiales, de la no posesión por el simple deseo de poseer.
Es la religión del Amor universal, y su cabeza de fila es el Cristo, Jesús el Cristo, ese gran desconocido que nació y vivió como hombre y se convirtió en Dios por la aceptación de su sacrificio.
Pero el gran y único enemigo para el asentamiento definitivo de la religión universal de Cristo, está precisamente en los que se denominan cristianos y, en menor medida, en los líderes de las otras religiones mundiales.
Los cristianos se han inventado un sucedáneo del mensaje de Cristo y lo han transformado en algo cómodo y fácil de practicar, sin la exigencia de grandes sacrificios personales, y todo ello con el beneplácito de sus líderes religiosos que procuran siempre caminar entre dos aguas para no mojarse nunca, estar a bien con todos y sacar la mayor tajada posible del asunto.
Las ansias de poder de los representantes de la supuestamente instituida Iglesia de Cristo en la tierra, les ha conducido a prostituir el mensaje de su Maestro y arrastrar a las masas a una caótica parafernalia de conceptos, dogmas y verdades a medias que trajeron como consecuencia la pérdida casi total de los valores originales del cristianismo.
Por otra parte, los líderes de las diferentes religiones mundiales no estarán, lógicamente, dispuestos a reconocer al Cristo como al Maestro de Maestros, como el auténtico Hijo de Dios, y a su mensaje como la única esperanza de futuro para la humanidad.
Pero mientras las religiones mundiales se deterioran cayendo en extremismos, fanatismos integristas y luchas internas por el poder, la energía crística va tocando los corazones de ese gran núcleo mundial de personas de buena voluntad y va así cimentando la futura y única religión mundial, que tampoco será en S misma una religión, tal y como ahora la entendemos, sino que será más bien una corriente de Energía que una a las personas en el respeto a la vida, a los demás, en la unidad de fuerzas para conseguir fines positivos para todos, en el reconocimiento de un único Dios, el Padre, el Uno, origen de la idea, del Proyecto que implica y abarca a todos los seres creados.
Una corriente de energía que no necesitará intermediarios, ni tampoco ser explicada, razonada o discutida, porque será vivida y asimilada sobre la marcha y en la medida en que la entrega, el altruismo, el Amor, sean la base sobre la que se levante la existencia.
La Nueva Humanidad será forjada por un Hombre Nuevo, y ese Hombre Nuevo surgirá de la purificación, transformación y síntesis del hombre actual.
Cuando todas las mentiras se derrumben y con ellas todos los que utilizan la mentira como bandera y estrategia para conseguir más poder y notoriedad, entonces lo nuevo surgirá como una esperanza de futuro, como la solución definitiva a todos los problemas de la humanidad, porque todos, todos, tienen su única razón en el egoísmo de los hombres, y su única solución en el Amor, el verdadero Amor mostrado por Jesús el Cristo, que no es un Amor místico, sino un Amor práctico, resolutivo, eficaz, activo.
Y el futuro espiritual de la humanidad pasa por la comprensión y vivencia de ese Amor.
Pero el Amor, con todo su potencial, no es la meta del futuro, sino más bien la base, la base sobre la que se puede acceder a otros estados superiores de conciencia, de realización y de vida.
El futuro, el único futuro posible para esta humanidad, pasa por la unidad de todos, por la unificación de ideas, de fuerzas, de potencial y también, cómo no, de dinero, de esa poderosa energía que es el dinero y que condiciona la existencia de la vida en el planeta.
Sería importante, muy importante, comprender que el sacrificio de Jesús el Cristo nunca fue en balde. Ello significa que su sueño, su proyecto de una única religión universal, no es algo utópico que esté en función de los caprichos o razonamientos de los hombres.
Su energía, la energía crística, se abre camino lenta e imparable, y ello conduce inexorablemente a la implantación en un futuro de la única religión que es entendida y respetada por todos, la de la Fraternidad Universal.
Podemos, por tanto, hablar de una nueva humanidad sin religiones, o con una única religión para todos, pero sin intermediarios, porque el hombre habrá comprendido que Dios está dentro de cada uno y la mejor manera de conectar con El es a través del respeto y reconocimiento de su presencia en los demás.
Tampoco habrá templos, porque la madre tierra es el más sagrado de los templos y a medida que el hombre se reconcilie con la naturaleza y descubra en ella lo que para él está dispuesto, no necesitará levantar monumentos ni construir ídolos de barro donde esconder sus miserias.
Y aunque todo parezca una utopía, un sueño inalcanzable, lo cierto es que todo forma parte del sueño del Creador, del Uno, del Padre, que envió a sus hijos en el tiempo para preparar a la humanidad para el gran cambio.
Y estos son los tiempos del gran cambio.
Los hijos han cumplido su misión. Ahora es el tiempo del Padre y de su justicia.

 

   

   
INDICE:   Editorial Nacional, Internacional, Entrevistas, Reportajes, Actualidad
SERVICIOS:   Suscríbete, Suscripción RSS
ESCRÍBENOS:   Publicidad, Contacta con nosotros
CONOCE FUSION:   Qué es FUSION, Han pasado por FUSION, Quince años de andadura

 
Revista Fusión.
I  Aviso Legal  I  Política de privacidad 
Última revisión: abril 07, 2011. 
FA