Otros Voces La Hora Violeta La vacuna contra el VPH

La vacuna contra el VPH

Escrito por Isabel Menéndez 05 Marzo 2009
( 8 Votos )
Imprimir
Varias niñas están sufriendo reacciones adversas a la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), que previene el cáncer de cuello de útero y que han auspiciado las administraciones españolas desde hace poco más de un año. El VPH pertenece a un grupo de virus que infectan la piel y las mucosas. Existen más de cien tipos de este virus y, de ellos, casi una docena pueden favorecer la aparición del cáncer.
violeta.jpg
Este virus únicamente se transmite mediante relaciones sexuales y, de hecho, la infección genital por VPH es posiblemente la infección de transmisión sexual más frecuente entre personas sexualmente activas. No obstante, infectarse no significa que se vaya a desarrollar necesariamente un cáncer. El 90 por ciento de las infecciones se curan de forma espontánea.
La vacuna del VPH se recomienda para aquellas que no han comenzado a tener relaciones sexuales y se podría administrar a mujeres entre 9 y 26 años. No se ha estudiado su funcionamiento en hombres ni en mujeres de edades distintas a esas. En España entró en el calendario oficial de vacunas de las niñas de entre 11 y 14 años. Con la noticia de dos casos de problemas de salud graves, vuelve a ser cuestionada por los sectores sanitarios que ya en su momento habían considerado precipitado aplicarla con carácter general. Se argumentaba que ni su eficacia ni su seguridad habían sido demostradas a largo plazo y pedían, por ello, una moratoria. Juan Gervás, médico de familia que coordina el grupo de estudios CESCA que ha impulsado un manifiesto para volver a exigir dicha moratoria, considera que la vacuna es experimental. Estos especialistas en salud pública creen que no debe ser incluida en el calendario oficial de vacunaciones hasta que se pruebe totalmente. Explican que la vacuna sólo protege ante cuatro cepas del virus, responsables de entre un 55 y un 28 por ciento de los cánceres de cuello de útero, por lo que sigue siendo necesario adoptar medidas adicionales, como el uso de preservativo o la citología periódica. Incluso consideran que la vacuna generalizada puede inducir a relajar las medidas de protección.
En Estados Unidos, la vacuna se aprobó en 2006 y desde entonces se han administrado 16 millones de dosis. Los efectos adversos que se han recogido son casi 10.000 y, de ellos, casi un 6 por ciento de los casos se evaluaron como graves. En Estados Unidos, la vacuna se aprobó en 2006 y desde entonces se han administrado 16 millones de dosis. Los efectos adversos que se han recogido son casi 10.000 y, de ellos, casi un 6 por ciento de los casos se evaluaron como graves. Incluso, aunque no se puede argumentar que la vacuna sea la causa directa, veinte chicas han fallecido después de ser vacunadas según una información del diario “El País”. En España, desde 2007, se han distribuido algo más de un millón de dosis y según el Sistema Español de Farmacovigilancia, se han notificado algo más de un centenar de efectos adversos, 35 de ellos graves según los criterios internacionales de clasificación. Con todo, el Ministerio de Sanidad y Consumo explica que únicamente son clínicamente graves los dos casos de las niñas hospitalizadas en la Comunidad Valenciana.
Según un grupo de investigadores de la Universidad de Navarra, se desconoce la eficacia más allá de cinco años y tampoco se sabe si harán falta dosis de recuerdo. Entre otras incógnitas, mencionan que se desconoce el valor mínimo de anticuerpos para obtener protección y tampoco hay evidencias científicas sobre la reducción del cáncer invasivo. Asimismo, se carece de información sobre si la vacunación modificará los patrones de conducta sexual o su impacto en el uso de preservativo y los programas de cribado. Advierten también del alto coste que tiene implantar esta vacuna que no creen prioritaria pues España, junto a Francia, es el país con menor incidencia de este tipo de cáncer. Para investigadores como Gervás o Pedro Lazo, esta vacuna sería más efectiva en países donde no existe un buen sistema sanitario con revisiones periódicas y advierten que es incorrecto denominarla como vacuna contra el cáncer: “es una vacuna profiláctica (evita el contagio) pero no terapéutica (que elimina el virus de las células)”. ¿Tenemos información suficiente?, ¿son los intereses farmacéuticos los principales actores en esta película?Δ