Otros Voces El Ventano No hay derecho

No hay derecho

Escrito por Elena F. Vispo 19 Diciembre 2008
( 4 Votos )
Imprimir
No hay derecho 4.5 out of 5 based on 4 votes.

Ya estamos otra vez. Llega el invierno y por lo tanto hace mal tiempo. Ya sé que el puñetero cambio climático nos tiene acostumbrados a otra cosa, y que en los últimos años empezaba a ser normal ir en mangas de camisa en febrero y enrollarse una bufanda a primeros de junio.
El Ventano. HastíoQuizá sea engañoso, pero resulta que por una vez tenemos nevadas incluso tempraneras. Y también llueve. Y hace un tiempo de perros. Lo normal, vamos. Tal y como está el patio últimamente, la normalidad es muy de agradecer.
El caso es que las noticias de temporal suelen venir acompañadas de las de coches atrapados por el mal tiempo. Porque el fin de semana es fin de semana, las vacaciones son vacaciones y uno no puede quedarse en casa, así caiga el cielo encima. Luego es cuando se ven esas imágenes de caravanas interminables y cabreos monumentales de los transeúntes: no hay derecho, dónde se ha visto, esto en un país desarrollado no pasa. Da igual lo mucho que alerten en todos los medios, siempre salta alguno a quejarse: es evidente que no avisaron, porque yo no me enteré. Que sólo falta que vaya un servicio de azafatos/as puerta a puerta informando de que el cielo se va a poner intratable. Y ni así, porque seguro que a más de uno no lo pilla en casa. Sea como sea, si te atrapa una de éstas, la conclusión es evidente: la culpa es del gobierno. O eso dicen todos.
Las noticias de temporal suelen venir acompañadas de las de coches atrapados por el mal tiempo. Da igual lo mucho que alerten en todos los medios, siempre salta alguno a quejarse: es evidente que no avisaron, porque yo no me enteré. Y vale que el gobierno -el que sea, porque esto ha pasado siempre- no lo hace todo bien, pero de ahí a pedirle que controle el clima como si fueran chinos... Como mucho, se les puede pedir que inviten a chocolate con churros a los que estén atrapados en la nevada. Y que los lleven los azafatos/as por los coches, amortizando el sueldo.
Yo, por mucho que me digan que soy una bruta, soy partidaria de que cada palo aguante su vela. Es más, si con semejante temporal te pilla la benemérita sin cadenas, que te caiga una multa simpática. Y si te quedas atrapado por la nieve y tienes que dormir en el coche, te jorobas. Diferenciando casos, claro. Tampoco es cuestión de coger una hipotermia, pero más de uno se queda en un área de servicio, que la mayoría abren toda la noche y ofrecen comida y cafelito caliente. Digo yo que pasar la noche en un área de servicio o en un polideportivo no es lo más cómodo del mundo, pero tampoco justifica que tenga que venir el ejército a sacarte de allí. Que eso se paga con mis impuestos: en peores hostales he dormido yo sin que nadie me rescatara.
Uno se puede meter en carretera por capricho o por algo imposible de posponer, aunque estos casos son contados y voy a dejarlos aparte. Si el viaje es optativo la idea es tener toda la información y que cada uno tome sus decisiones. Pero luego, si la cosa sale mal, las reclamaciones al maestro armero. Plagiando el lema de la DGT: no podemos pensar por ti. Ni falta que debería hacerte, añado, que a eso sí que no hay derecho.