Otros Voces El Ventano Hastío

Hastío

Escrito por Elena F. Vispo 28 Noviembre 2008
( 3 Votos )
Imprimir
Hastío 4.3 out of 5 based on 3 votes.

Estoy hasta la bola de la crisis. No puedo más, en serio lo digo. Últimamente no se puede abrir un periódico, ver un telediario o tener una conversación de bar sin que salga la palabrita a flote. Crisis.
El Ventano. HastíoCrisis es un concepto estupendo que vale para todo. En este caso concreto la crisis es muy mala, pero también muy buena, porque es la excusa perfecta. La crisis es la explicación a todos los problemas: si no llego a fin de mes no es porque me organice mal. Es por la crisis. Si no puedo pagar mis deudas no es porque me gasté más de lo que tenía. Es por la crisis, crisis, crisis.
Es maravilloso tener a alguien (o algo) a quien echarle la culpa. La crisis es esa desgracia que nos ha tocado en suerte, cual plaga de Egipto, sin que nosotros hayamos tenido nada que ver. Es un motivo ajeno, caído del cielo, porque los ricos y poderosos se han dedicado, a modo de pequeños dioses, a jugar con nuestro dinero y nuestras vidas. Es maravilloso tener a alguien (o algo) a quien echarle la culpa. La crisis es esa desgracia que nos ha tocado en suerte, cual plaga de Egipto, sin que nosotros hayamos tenido nada que ver.
La crisis es un concepto obtuso, algo sobre unas hipotecas en Estados Unidos y la bolsa que baja. Está bien que así sea, porque si nos parásemos en serio a pensar en los motivos igual nos asustábamos de lo gilipollas que podemos llegar a ser. Así que mejor no. Quedémonos con la palabra como mantra, como algo que podemos invocar para explicar casi todo. Crisis es el continente y el contenido. Crisis es todo.
Dice mi amigo el economista, y por lo tanto conocedor de los misterios arcanos del Dow Jones y aledaños, que la bolsa está recuperando, y que el sistema financiero va unos seis meses por delante del económico. Eso dice él, porque yo no me entero de nada. Lo único que entiendo de sus explicaciones es que lo peor está por llegar, y no hace falta un título universitario para saber esto.
Llegados a este punto, pueden pasar dos cosas. Una, que se cumpla eso de que estamos ante un proceso cíclico, esto es, que la cosa se va a poner muy mala y luego mejorará. Así que cada uno se resguarde como buenamente pueda, aguantemos el temporal y ya saldrá el sol por Antequera.
La otra opción es asumir que ésta es la madre de todas las crisis, y que nos vamos todos al carajo. Si es así, por favor, vivamos lo que nos queda lo mejor posible, pero basta ya de usar el nombre de la crisis en vano, que tampoco ganamos nada. Dichosa palabreja.