Otros Voces El Arbol del Buho Arrugas...

Arrugas...

Escrito por Elena G. Gómez 15 Enero 2009
( 57 Votos )
Imprimir
Arrugas... 4.9 out of 5 based on 57 votes.
En un mundo donde se rinde pleitesía a la belleza, donde parece que juventud es sinónimo de belleza, y vejez sinónimo de fealdad, yo, cuando miro para tu cara, para tus arrugas, sólo veo belleza, la belleza de la experiencia, del paso del tiempo, de la serenidad y dulzura de tus ojos.
Hijos de la necesidad Sí, veo arrugas, pero son arrugas que tienen nombre propio…
Hay arrugas esfuerzo, ésas que se asentaron en tu frente, que se forjaron por las horas que pasaste preocupada por los tuyos o  buscando soluciones a los problemas de todos aquellos a los que querías.
Son arrugas en las que se puede ver tu necesidad de superación, ésa que te acompañó en tantos momentos difíciles de tu vida, momentos de soledad en los que tuviste que hacerte fuerte y hacer frente a situaciones desconocidas.
Luego veo arrugas dolor. Esas que surcan tus ojos, las que crearon las lágrimas derramadas por la pérdida de seres queridos. Las que hablan de tu silencio unas veces, y de la rabia e incomprensión, otras.
Y muy cerca de ellas, tal vez para compensar tanto dolor, están las arrugas de la alegría, las que adornan tu boca, la que iluminan tu cara. Arrugas que suenan a risa de niña, esa risa que aún conservas y por la que no pasan los años.
Y muy cerca de ellas, tal vez para compensar tanto dolor, están las arrugas de la alegría, las que adornan tu boca, la que iluminan tu cara. Arrugas que suenan a risa de niña, esa risa que aún conservas y por la que no pasan los años.Más abajo están las arrugas ternura. Las que viven en tus pechos, las que hablan de los labios tiernos de tus hijos o del placer de las caricias de aquel que tanto amaste.
También están las que yo llamo arrugas biblioteca, ésas que se instalan en tus manos y hablan no sólo de tu pasado sino también de tu futuro. Arrugas que marcan la línea de tu vida, el amor desarrollado, los sueños vividos. Arrugas que te transportan al infinito, a la profundidad, a lo oculto que se encuentra dentro de cada uno.
Arrugas unas y otras que son sólo iguales en apariencia porque cada una de ellas contiene una vivencia, un instante de tu vida.
¿Cómo no voy a pensar que la arruga es bella, si encierra en su interior un paisaje infinito de vivencias, experiencias y aprendizajes?
Miro tu cara surcada de arrugas, de bellas arrugas y pienso qué suerte tienes de tener tantos años, porque eso significa que has vivido y también que has tenido la oportunidad de aprender muchas cosas.
Qué distinto podría ser todo si, empezando por vosotros, los mayores,  reconocierais el valor de la experiencia, ésa que se forja tras los éxitos y sobre todo tras los fracasos, porque es en los fracasos donde más aprendemos, donde más podemos reflexionar.
Hay una frase que a mí personalmente me gusta mucho, es de uno de los montañeros más importantes de los últimos tiempos, una persona que venció sus miedos en incontables ocasiones, que desafió la opinión de mucha gente y abrió un camino único, él dice “No soy joven ni viejo, soy fuerte”.
Hay personas jóvenes físicamente pero que mentalmente son viejos. Hay viejos que sólo son viejos físicamente, porque todo lo demás es eternamente joven.
Tú eres risas, caricias, consejos, sueños, palabras, miradas, reflexiones, silencios, pensamientos, y todos ellos no tienen edad.
Sólo tu cuerpo físico habla de vejez pero tú eres más, mucho más, y mientras estés aquí, cada día es una oportunidad para aprender algo nuevo, para abrir tu mente y tu corazón, porque realmente sólo es viejo aquel que cree que ya no puede cambiar, que ya no tiene nada que aprender. Δ