.

Quién está en línea

Tenemos 104 lectores conectados
Mujer La Hora Violeta Más hombres que no aman a las mujeres

Más hombres que no aman a las mujeres

Escrito por Isabel Menéndez 02 Octubre 2009
( 4 Votos )
Imprimir
Más hombres que no aman a las mujeres 4.8 out of 5 based on 4 votes.
El Observatorio de la Violencia de Género del Consejo General del Poder Judicial otorga cada año un premio a quien haya destacado por su labor por erradicar la violencia contra las mujeres. Este año, la quinta convocatoria de dicho galardón, la persona destacada (a título póstumo) ha sido el sueco Stieg Larsson, autor de la trilogía 'Millenium'.
violeta.jpgRecordarán que, hace ya algunos meses, cuando los libros de Larsson apenas empezaban a ser conocidos en España, una de estas columnas se dedicó a loar una obra comprometida con las mujeres. En aquella ocasión recordaba lo más conocido de la biografía de su autor, esto es, su muerte prematura y fulminante (un infarto), una muerte que le impidió ser testigo del éxito de sus libros. De origen humilde, sus padres lo enviaron a vivir con sus abuelos porque no tenían hogar ni empleo cuando él nació. Larsson era un periodista comprometido, experto en grupos de extrema derecha, que trabajaba en la revista “Expo”, fundada por él. De ahí que, además de soportar amenazas de muerte, fuera consultado por Scotland Yard.
Cerca de cumplir los 50 años, y seguro del éxito que tendrían sus libros, escribía por la noche, a toda velocidad, descuidando probablemente su salud y su alimentación. Esos libros “serán nuestro plan de pensiones” le decía a su compañera, Eva Gabrielsson. Creía que los beneficios llegaríanCasi todo el mundo se estremece ante la causa de esta mujer que, además de perder al compañero de su vida, no ha recibido ni una corona por el trabajo que él realizó ni ninguna potestad sobre su legado. La ley sueca no contempla derechos a las parejas de hecho. a alcanzar los 300.000 euros… se equivocaba. A día de hoy, las historias protagonizadas por la curiosa hacker Lisbeth Salander han recaudado más de 24 millones de euros. Larsson tenía pensado escribir diez libros, dedicando el beneficio de los últimos a causas justas, como los derechos de las mujeres. Sólo el dinero generado por los tres primeros sería para ellos. Se equivocaba también. Aunque en otro sentido.
Gabrielsson, arquitecta de profesión, acaba de pasar por Madrid para recoger el premio otorgado a Larsson. Se conocieron en un mitin contra la guerra de Vietnam, en 1972, y vivieron juntos durante 32 años. Nunca se casaron porque temían que, al aparecer Stieg en algún registro público, pudieran encontrarle quienes le amenazaban. Casi todo el mundo se estremece ante la causa de esta mujer que, además de perder al compañero de su vida, no ha recibido ni una corona por el trabajo que él realizó ni ninguna potestad sobre su legado. La ley sueca no contempla derechos a las parejas de hecho. Y, según la propia Eva, no habían hecho testamento porque carecían de ingresos holgados… probablemente tampoco pensaron que iba a ocurrir esa muerte tan prematura e inesperada. El padre (Erland) y hermano (Joakim) del escritor, con quienes apenas tenían relación, no han considerado oportuno compartir nada de los astronómicos beneficios ni tampoco sobre los derechos de la obra. De hecho, son los herederos de la mitad del piso que compartían Stieg y Eva, de 56 metros cuadrados y sin ascensor. Su mejor oferta a la viuda fue la permuta de dicha propiedad por el ordenador del autor. Tampoco la revista que fundó Larsson, “Expo”, ha alzado la voz en su defensa, patrocinada ahora por Erland Larsson.
Sí lo ha hecho, en cambio, la publicación antifascista “Searchlight” con la que colaboraba el escritor y periodista fallecido. De hecho, han auspiciado un proyecto “supporteva.com” con el que recaudan fondos solidarios para ella. Mientras tanto, Gabrielsson, tras recibir tratamiento para superar su duelo y su decepción, viaja por todo el mundo recibiendo los homenajes que le dedican a su compañero. E intenta respetar su legado, algo que cree que no han hecho su padre y hermano. También ha escrito un libro, en el que cuenta la realidad del año siguiente a la muerte de Stieg. En él, habla de otros hombres diferentes a los que relataba la ficción de “Millenium”, aunque comparten con aquellos que tampoco aman a las mujeres. Δ