.

Quién está en línea

Tenemos 110 lectores conectados
Mujer La Hora Violeta El requisito de la belleza profesional

El requisito de la belleza profesional

Escrito por Isabel Menéndez 17 Julio 2009
( 8 Votos )
Imprimir
El requisito de la belleza profesional 4.3 out of 5 based on 8 votes.
En el primer capítulo de la famosa serie de televisión 'Anatomía de Grey', Cristina Yang (personaje interpretado por Sandra Oh) se quejaba de que, entre quienes formaban parte del grupo de recién llegados al hospital, se encontrara una ex modelo (Izzie Stevens, personaje al que da vida Katherine Heigl).
violeta.jpgPara la novata doctora, la presencia en los quirófanos de una mujer que se había ganado la vida exhibiendo su cuerpo, no ayudaba (más bien todo lo contrario) a ganarse el respeto del resto del personal. De esta forma, se abordaba sutilmente el problema del prestigio y la autoridad en el mundo del empleo, algo que conocen bien la mayoría de mujeres incorporadas al espacio productivo, especialmente si lo hacen en entornos laborales tradicionalmente masculinos o dotados de gran valor social (como es el caso de la cirugía).
Aunque las series no retratan la vida real, la mayoría de las veces se inspiran o se acercan a ella. En España, acabamos de ver a una becaria de comunicación en la portada de la revista “Interviú”, posando semi desnuda. La periodista en ciernes, que colabora en el programa “Atrévete” de “Cadena Dial”, explicó que su aparición en la revista se debe a un reto. Al parecer, tanto los oyentes como sus compañeros la animaron a posar desnuda y ella aceptó, siempre y cuando la propuesta alcanzara varios millones de votos. Es de suponer que los oyentes estarían al tanto de su pasado como participante en el concurso Miss España y que sus compañeros alabarían frecuentemente su físico pues, de otra manera, y a través de la radio, no alcanzo a comprender cómo puede resultar tentador ver la desnudez de alguien que no se sabe cómo es. Sara Gil, que es el nombre de esta becaria que estudió periodismo en la Universidad Rey Juan Carlos, bromea asegurando que desea inventar la “radiovisión”. Más en serio, asegura que su reto es una forma de interactuar con los oyentes y, además, cree que esa es una forma bonita de hacer feliz a la gente, a través de un periodismo diferente.
Hace más de veinte años, Naomi Wolf definió en su libro “El mito de la belleza” lo que ella llamaba “el requisito de la belleza profesional”, un problema al que únicamente deben hacer frente las mujeres y que, en la práctica, se convierte en un difícil escollo Si aparecer desnuda en una portada es una forma de nuevo periodismo, que vayan abandonando sus estudios todas las mujeres que no den la talla del modelo normativo.para la igualdad en el empleo. En algunas profesiones, es obvio, mucho más que en otras, como el periodismo, que solo a ellas se les exige una apariencia joven y bella que, en la práctica, se convierte en un mecanismo de exclusión. El reto de Sara Gil consolida este estado de cosas y ella no parece ser consciente de ello. Difícil lo seguimos teniendo las mujeres mientras la vanidad esté por encima de la capacidad. Si aparecer desnuda en una portada es una forma de nuevo periodismo, que vayan abandonando sus estudios todas las mujeres que no den la talla del modelo normativo. Que se olviden de prosperar todas las inteligentes porque, al final, seguiremos con lo de siempre: las trabajadoras valen más por su físico que por su currículum. Y hasta las guapas se encontrarán enganchadas en la misma trampa porque nadie creerá en sus talentos.
Todos los esfuerzos de las políticas de igualdad y de las trabajadoras anónimas que pelean cada día contra los estereotipos, el sexismo y el acoso sexual en el trabajo, se diluyen ante asuntos frívolos como éste, a los que los propios medios están encantados de darle espacio. Lo cierto es que no he escuchado ninguna crítica sobre el sexismo latente que se esconde detrás del curioso “reto” al que Gil se ha prestado tan contenta. Y la verdad es que dudo que se haya planteado en serio las consecuencias para su futuro profesional (si realmente quiere dedicarse al periodismo).
Después nos escandalizamos de la enésima propuesta sexista, la más castiza y reciente, la fiesta de un pueblo de Zamora que ha sido tan original como para programar el evento “chicas lava tractores”. Las jóvenes, como es obvio, ejerciendo tan noble tarea en biquini, para el deleite de los parroquianos. La realidad supera a la ficción. Por mi parte, incluso llegué a pensar que se trataba de otra creación de Ozores, Pajares y Esteso. Δ