.

Quién está en línea

Tenemos 119 lectores conectados
Mujer El Arbol del Buho Dice la Luna

Dice la Luna

Escrito por Elena G. Gómez 14 Mayo 2009
( 39 Votos )
Imprimir
Dice la Luna 4.9 out of 5 based on 39 votes.
Dice la Luna, madre, que está triste, que ya no hay jóvenes enamorados que se hagan promesas de amor ante ella, que ya no hay niños que le canten, que ya no hay ancianos que cuenten su historia porque ya nadie les escucha.
Hijos de la necesidadDice la Luna, madre, que tus hijos están enfermos, y que su enfermedad les hace estar ciegos, ciegos y sordos, porque ya no ten ven ni te escuchan.
Y ve que tus hijos son ignorantes, porque piensan  que lo que les sucede a unos no les va a afectar a otros.
Y ve que están muertos, porque con su  pasividad no luchan por construir una forma de vida distinta.
Dice la Luna, madre, que contempla a los hombres, y ve en ellos arrogancia, una arrogancia que les hace pensar que son superiores a otras formas de vida, incluso superiores a ti.
Hombres que creen que manejan “poder” y se consideran los amos del mundo.
Hombres que no tienen escrúpulos y a los que no les importa nada de lo que suceda a su alrededor, ni las implicaciones de sus actos, ni la destrucción de la vida.
Son hombres oscuros, hipócritas, artificiales. Hombres que no ríen.
Pero dice la Luna, madre, que no todos tus hijos son así, que hay hombres que dedican su vida a los demás, hombres que luchan por otros hombres, por construir juntos una vida justa, porque todos tengan las mismas opciones y posibilidades.
Hombres que luchan por hacer realidad su sueño, que dedican su vida a buscar la solución de una enfermedad  o a superarDice la Luna, madre, que no te preocupes, que llegará un nuevo tiempo, y que algunos de tus hijos  volverán sus ojos hacia ti y comprenderán que lo único que necesitan es nacer al Amor. los límites humanos.
Hombres que aportan su energía, su espíritu de sacrificio, de aventura.
Hombres que enriquecen la vida con su propia vida.
Hombres que de forma anónima hacen que el hombre pueda crecer en la comprensión de los que les rodea y de ellos mismos.
Dice la Luna, madre, que no te preocupes, que llegará un nuevo tiempo, y que algunos de tus hijos  volverán sus ojos hacia ti y comprenderán que lo único que necesitan es nacer al Amor.
Dice la Luna, madre, que  tus hijos comprenderán que el amor no es un sentimiento cursi, ni religioso, ni sexual.
Comprenderán que el Amor es una energía, la única energía que les hace luchar  los unos por los otros, que les hace olvidarse de ellos mismos, que despierta sus mentes, que les da fuerza cuando se necesita, que les hace sensibles al mundo que les rodea, que les eleva, que les transporta, que les hace volar.
Comprenderán que el Amor es movimiento, vibración, acción. Es Sacrificio, esfuerzo, lucha.
Sentirán el fluido del Amor a través de sus palabras, de sus caricias, porque el Amor es ternura y sensibilidad.
Pero también comprenderán que el Amor es inteligencia, es comprensión mental de la vida. Porque el Amor es la única energía que tienen a su alcance para poder avanzar en la evolución.
Dice la Luna, madre, que aquellos que vibren en el Amor comprenderán que en realidad todo es muy sencillo, que el futuro depende de su respuesta madura e inteligente a la vida, depende de que sean capaces de amar, amar a su madre, amar a la vida que les rodea, amar a las personas que les acompañen, y también amarse a ellos mismos.
Porque comprenderán que quien ama es responsable y quien es responsable se preocupa, y el que se preocupa piensa y sólo el que piensa evoluciona.
Dice la Luna, madre, que tus hijos dejarán de ser estériles, fríos, secos, y aprenderán a ser fuertes ante las dificultades, serán capaces de sonreír, de vibrar y de fluir.
Dice la Luna, madre, que se convertirán en tus hijos agua...Δ