.

Quién está en línea

Tenemos 136 lectores conectados
Mujer A Conciencia Los músicos del Titanic

Los músicos del Titanic

Escrito por Maria Eugenia Eyras 08 Enero 2010
( 4 Votos )
Imprimir
Los músicos del Titanic 5.0 out of 5 based on 4 votes.
La Cumbre de Copenhague, convocada para luchar contra el cambio climático, ha fracasado, provocando entre la mayoría de los habitantes del planeta un sonrojo general -por la ineptitud de sus gobernantes- y también una enorme inquietud ante lo que se avecina.
aconcienciaEl panorama del futuro del planeta es sombrío: aumento de las temperaturas; retroceso, deshielo y desaparición de los glaciares; subida del nivel de los mares; acidificación del océano; desertificación de las tierras fértiles en unos países e inundaciones incontroladas que barrerán y pudrirán los suelos en otros…
Lo cierto es que está ya probado que el dióxido de carbono (CO2), introducido por el hombre desde el comienzo de la era industrial, es el más importante de los gases de efecto invernadero y que sus emisiones anuales han crecido un 80% entre 1970 y 2004.
No sólo desde el ecologismo sino también desde los más diversos sectores comienzan a llegar serias advertencias. Citaré sólo algunas:
  • 1. El Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (o IPCC) estima que en 2080 una tercera parte de la población del planeta, alrededor de 2.300 millones de personas, no dispondrá de agua suficiente para cubrir sus necesidades y que 600 millones de personas no tendrán alimento que llevarse a la boca.
  • 2. Christian Aid, una ONG creada en 1945 para atender a los refugiados de la segunda guerra mundial, ha realizado un informe en el que:
      a) asegura categóricamente que la verdadera crisis de las migraciones todavía no ha comenzado, pronosticando que en 2050 serán mil millones las personas desplazadas de sus regiones como consecuencia del cambio climático
      b) aconseja a los países desarrollados, principales responsables de la contaminación planetaria, que asuman sus responsabilidades con estos refugiados, ya que las migraciones forzosas constituyen la amenaza más grave que pesa hoy para las poblaciones sin recursos de los países en desarrollo (por citar sólo un ejemplo, América Latina habrá perdido, en 2050, la mitad de sus tierras agrícolas, lo que será a su vez origen de desplazamientos humanos)
      c) precisa que estos refugiados serán la consecuencia de las penurias de agua y alimentos que asolarán amplias regiones del globo y que probablemente se desencadenarán guerras por el control de los recursos planetarios
      d) detalla cómo será el proceso: 645 millones de desplazados debido a grandes proyectos (en la actualidad esta actividad genera 15 millones de desplazados cada año), 250 millones vinculados directamente a cambios climáticos y sus secuelas (como las inundaciones, sequías, hambrunas) y 50 millones más debido a conflictos armados y atentados contra los derechos humanos
      e) advierte que, aunque hoy preocupa mucho el fenómeno de la inmigración clandestina, que castiga especialmente a Europa y Estados Unidos, la crisis real de la inmigración todavía no ha comenzado, sino que se está gestando en la actualidad, al tiempo que está siendo ignorada por los organismos internacionales
  • 3. El Military Advisory Board, un comité de generales y almirantes estadounidenses, expuso -en un informe titulado National Security and the Threat of Climate Change (Seguridad Nacional y la Amenaza del Cambio Climático)- que el cambio climático provocará peligros tan graves para la seguridad nacional norteamericana como lo son los fenómenos migratorios y la competencia por los recursos, afirmando: "Quizás el problema más preocupante asociado con el aumento de las temperaturas y el nivel del mar sean a largo plazo las migraciones humanas que provocarán."
Mientras tanto, el modelo económico actual prefiere mirar hacia otro lado y se entretiene contando con avaricia sus monedas de oro con el autismo de la orquesta de música del Titanic, que hizo oír sus melodías hasta que el buque se hundió de golpe.
El modelo económico actual prefiere mirar hacia otro lado y se entretiene contando con avaricia sus monedas de oro con el autismo de la orquesta de música del Titanic, que hizo oír sus melodías hasta que el buque se hundió de golpe.En su Ensayo sobre el Principio de la Población de 1798, Thomas Robert Malthus ya pronosticaba que llegaría un día en que la población no encontraría recursos suficientes para su subsistencia, lo que provocaría una catástrofe.
También dijo que “posibles frenos positivos para prevenir este desastre son la guerra, el hambre, las plagas o las enfermedades”, que diezmarían la población.
O sea, que unos deben morir para que otros podamos vivir…
Tal vez en las sociedades desarrolladas haya quien piense que este problema de un posible genocidio climático no le afectará.
Como Caín, probablemente se alce los hombros ante la perspectiva de que desaparezcan en el futuro gran parte de los africanos, asiáticos o latinoamericanos…
Como contrapartida, rescato las nobles palabras del texto del Pasaporte Universal, -una encantadora utopía cuya adopción se discutió en 2008 en el III Foro Social Mundial de las Migraciones realizado en Rivas Vaciamadrid, bajo el lema ‘Nuestras Voces, Nuestros Derechos. Por un Mundo sin Muros’-, en cuya Visa reza ‘ Planeta Tierra, Ciudadano Universal, Permiso de Entrada’:
“La persona portadora de este pasaporte tiene permiso indefinido para viajar libremente por el Planeta; no será objeto de ningún tipo de discriminación, violencia, persecución, detención, encierro, expulsión o cualesquiera otras acciones, actitudes o medidas administrativas que atenten o amenacen su dignidad, su integridad física o moral. En tanto que ciudadan@ universal, el titular de este documento se compromete a mantener y respetar todas las tradiciones y culturas de territorios que recorra o en los que decida vivir, y aportar su propio bagaje humano y cultural. Se compromete así mismo a promover, en la medida de sus posibilidades y allá donde se encontrare, los derechos humanos y de la naturaleza”. Δ