.

Quién está en línea

Tenemos 251 lectores conectados
Mujer A Conciencia El regreso de Robin Hood

El regreso de Robin Hood

Escrito por Maria Eugenia Eyras 02 Septiembre 2011
( 7 Votos )
Imprimir
El regreso de Robin Hood 4.4 out of 5 based on 7 votes.

Hace pocas semanas la reportera de la BBC Anne Mwathe denunciaba desde la frontera entre Kenia y Somalia: 'Las madres somalíes están abandonando a sus bebés junto al camino…'

El regreso de Robin HoodUna refugiada lo relataba así: “Hubo una sequía. Luego una guerra. No había nada que dar de comer a los niños… Caminé con mis hijos durante 22 días sin tomar alimento, sólo agua. Uno de ellos estaba tan enfermo que, para salvar a los otros, tuve que dejarlo a un costado del camino. Sus ojos todavía me persiguen…”
Demasiado débil para cargarlo en brazos, prosiguió su viaje, tambaleándose y con los más pequeños asidos a sus faldas, hasta alcanzar la meta salvadora: los campos de refugiados de Dadaab.
Para lograrlo atravesó áreas donde acechan bandoleros y grupos armados que intentaron violarla, a ella y hasta a sus hijas pequeñas. Lo afrontó todo, con tal de llegar a los campos de refugio que, preparados para 90.000 personas, albergan ya a más de 400.000.
Llegan 1.300 refugiados por día, la mayoría mujeres y niños.
Una vez allí, transcurren de siete a doce días antes de que los niños agonizantes reciban la primera ración alimenticia. La desnutrición, sumada a las enfermedades generadas por el hacinamiento y la falta de agua, hacen el resto. Y, por si fuera poco, siguen en peligro de ser violados, cuando buscan leña o van al bosque como letrina.
Ya han muerto 30.000 niños. Más de 12 millones de personas siguen en peligro…
¿Qué originó este verdadero infierno sobre la tierra?
Primero, el cambio climático, los fenómenos de El Niño y la Niña que perturbaron las condiciones de humedad en todo el hemisferio sur.
Y también la especulación alimentaria, las empresas de agricultura industrializada que se han apoderado de las tierras y siembran monocultivos de grano que alcanza en los mercados precios tan disparatados que los países pobres no alcanzan a pagarlo. La Tasa Tobin, ahora rebautizada como Tasa Robin Hood, ya ha sido respaldada por Alemania y Francia
Fue en verano de 2008 cuando la crisis se trasladó dramáticamente al tercer mundo y mató de hambre a millones de personas a causa de la especulación en los mercados de materias primas.
La ONU ha pedido a la comunidad internacional los 1.600 millones de euros necesarios para afrontar la crisis. Pero Francia, por ejemplo, sólo ha destinado hasta ahora menos de 10 millones de euros. Se llegó a anunciar una urgente reunión de donantes, pero tampoco ésta llegó a concretarse… Todo hacía presagiar que, pronto, sucedería lo peor.
Sin embargo, como en los cuentos de hadas, un súper héroe ha acudido a salvar a las personas en peligro.
Esta luz verde de esperanza ha comenzado a brillar desde el pasado 8 de marzo, cuando el Parlamento Europeo aprobó la Tasa Robin Hood, promovida por una alianza de ONG (Intermon Oxfam, Ayuda en Acción, Save the Children, Plan, entre otros) que propusieron un impuesto a las transacciones que realizan los bancos.
Esta tasa del 0,005 % al 0,05 % tendría como objetivo la creación de un fondo para luchar contra la pobreza y ayudar a los países pobres afectados por el cambio climático.
Se calcula que podrían recaudarse unos 300.000 millones € en Europa que, sumados a los 650.000 millones € aportados por el resto de la comunidad internacional, contribuiría tanto a que se redujeran considerablemente las diferencias sociales, como los efectos del cambio climático y a que se cumplieran los compromisos adquiridos en el año 2000 por 189 países: los Objetivos de Desarrollo del Milenio.
La propuesta ante el Parlamento Europeo, defendida por la socialdemócrata griega Anni Podimata, incluye asimismo otras medidas ejemplarizantes, tales como la creación de eurobonos e impuestos verdes.
La Tasa Tobin (así llamada en honor a quien la ideó, el Premio Nobel de Economía estadounidense James Tobin) y ahora rebautizada como Tasa Robin Hood, ya ha sido respaldada por Alemania y Francia, aunque EE UU ha pedido calma para evaluar los efectos…
Si se hiciera realidad y comenzara a aplicarse, la justicia cósmica habría logrado que algo de la riqueza colonial acumulada durante siglos por las superpotencias, y que fue arrebatada mediante el saqueo y la opresión, volviera a manos de sus legítimos propietarios. Δ