.

Quién está en línea

Tenemos 86 lectores conectados
Mujer A Conciencia El affaire Ruby

El affaire Ruby

Escrito por Maria Eugenia Eyras 25 Febrero 2011
( 5 Votos )
Imprimir
El affaire Ruby 4.8 out of 5 based on 5 votes.
Hace exactamente un año, el 14 de febrero de 2010, Ruby tocó el timbre de Arcore, la villa que posee en Milán el primer ministro italiano Silvio Berlusconi. El affaire RubyRuby (o Karima El Mahrohug, su verdadero nombre), una inmigrante ilegal marroquí de entonces 17 años, asegura que le dijo: “Encantada, soy Ruby, de 24 años”.
Y que, tras una larga e inocente conversación en la que ella le contó su triste historia, ‘Il Cavaliere’, de 74 años, conmovido por su relato, le dijo que era muy inteligente y le regaló 7.000 € para ayudarla en sus estudios. “Jamás me ha tocado”, insiste Ruby, “ni siquiera con un dedo”.
Hasta aquí la versión de la jovencita que se encuentra en el epicentro del escándalo.
Pero existen dudas -más que razonables-, de que Ruby miente para proteger a Berlusconi de la acusación de prostitución de menores y de abuso de poder y que el pago por su silencio le ha costado hasta ahora al anciano político la friolera de unos 5 millones de euros.
Gracias a teléfonos pinchados, los investigadores han encontrado numerosas pruebas de prestaciones sexuales: muchas llamadas entre los móviles de los dos protagonistas y evidencias de que la chica se quedó a dormir varias noches seguidas en la villa, en diferentes ocasiones, cuando todavía era menor de edad.Berlusconi, quien hasta hoy se había comportado a la manera de un ‘pater familiae’ de los orígenes del patriarcado de la antigua Roma -disponiendo a su antojo de cuerpos, vidas y personas-, se enfrenta ahora a la sentencia que puede derribar su imperio
Las llamadas de Berlusconi a Ruby incluían consejos para ocultar que ambos habían mantenido una relación, como el de declararse ‘loca’ o ‘fantasiosa’, o bien afirmar que ‘su dura infancia’ la había llevado a ‘inventarse una vida paralela’.
Ruby, por su parte, asegura también que fue violada por dos tíos paternos cuando tenía 9 años y que a los 12 su padre le tiró encima una sartén con aceite hirviendo.
La opinión pública italiana se pregunta: ¿Verdad o mentira? ¿Se tratará de otra ‘fantasía’ más?
Berlusconi asimismo afronta la acusación de abuso de poder, por haber presionado, el 27 de mayo pasado, a una comisaría de Milán para que liberara a Ruby (detenida por robar 3.000 €), alegando que se trataba de la hija del entonces presidente de Egipto, Hosni Mubarak.
Ya en otras ocasiones en que se le había acusado de su afición a las fiestas sexuales con jovencitas, Berlusconi se había alzado de hombros, ufano, para alardear: “Amo la vida, amo a las mujeres. ¿Qué hay de malo en eso? ¿Sería preferible que me gustaran los hombres?”.
Ya hubo otros escándalos a causa de su incontenible adicción al sexo, como el protagonizado con la modelo Noemí Letizia cuando ésta tenía 17 años o el intercambio de favores sexuales por negocios ilegales que mantuvo con una conocida prostituta de lujo, Patrizia D’Addario. Hechos que cuando se hicieron públicos provocaron que su segunda esposa y madre de tres de sus hijos le abandonara y presentara una multimillonaria demanda de divorcio.
Todo esto no se trataría más que de otro caso de un anciano político lujurioso si no existiera detrás una sórdida realidad: la del tráfico de menores en las redes de la prostitución italiana.
No sólo Ruby participaba en las orgías caseras de Berlusconi, hay también otras 14 menores implicadas, muchas de ellas inmigrantes que viven en las afueras de Milán.
Según cifras de 2010 de la organización Save the Children, en los últimos ocho años casi 5.000 niños de entre 15 a 18 años, provenientes de Afganistán, Bangladesh, Egipto y Rumania, recibieron ayuda y asistencia por ser víctimas de la trata de personas.
En un caso sin precedentes en la historia judicial italiana, Silvio Berlusconi será juzgado el próximo 6 de abril por las juezas Giulia Turri, Carmen D’Elia y Orsolina de Cristofaro, tres magistradas de renombre en la comunidad legal y que en los últimos años han estado al frente de procesos delicados y de importancia nacional.
Berlusconi, quien hasta hoy se había comportado a la manera de un ‘pater familiae’ de los orígenes del patriarcado de la antigua Roma, disponiendo a su antojo de cuerpos, vidas y personas, se enfrenta ahora a la sentencia que puede derribar su imperio y cambiar su destino para siempre.
Paradójicamente, esa sentencia estará firmada por manos de mujer. Δ