.

Quién está en línea

Tenemos 278 lectores conectados
Mujer A Conciencia El abuelo de los indignados

El abuelo de los indignados

Escrito por Maria Eugenia Eyras 01 Julio 2011
( 7 Votos )
Imprimir
El abuelo de los indignados 3.7 out of 5 based on 7 votes.
#15M #indignados Stéphane #Hessel tiene 94 años y hace pocos meses ha publicado un librito, Indignez-vous! (¡Indignáos! Un alegato contra la indiferencia y a favor de la insurrección pacífica’) , que ha vendido más de un millón de ejemplares en Francia, España y el resto de Europa.
El abuelo de los indignados¡Indignáos!, prologado en su edición en español por José Luis Sampedro (93 años) ha sido la chispa que, como decía Mao, ha incendiado la pradera, para después convertirse en la antorcha enarbolada por las protestas de España y Francia del mes pasado, así como de los movimientos ¡Democracia Real YA! e Indignados 15-M.
Pero, ¿quién es Hessel?
En su juventud fue un valeroso miembro de la Resistencia francesa durante la Segunda Guerra Mundial, por lo que fue capturado y torturado por la Gestapo y recluido en los siniestros campos de concentración de Buchenwald y Dora-Mittelbau. Más tarde se convirtió en un militante y político francés y posteriormente fue diplomático y escritor. Participó activamente en la reconstrucción europea de posguerra, fue embajador de Francia ante la ONU y uno de los redactores de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948.
Ahora acaba de publicar un segundo libro, Engagez-vous! (‘¡Comprometéos! Ya no basta con indignarse’) en el que convoca a la juventud a sacudirse la indiferencia y a luchar contra la desigualdad social y la degradación medioambiental y en defensa de los derechos humanos.
Señalando la enorme brecha que separa hoy a la clase política de los ciudadanos, da la voz de alerta sobre el retroceso de todos los avances sociales de la segunda mitad del siglo XX que, después de tantos esfuerzos, logró su generación. En el anochecer de la vida, cuando muchos ancianos sólo se preocupan por sus dolores de huesos, añoran la juventud perdida y temen la proximidad de la muerte, hay otros en cambio que no se rinden.
Desde estas páginas, afirma: "Comprometerse significa abrirse al mundo que nos rodea. Supone decir, en contra del determinismo histórico, que hay algo para inventar. Es lo contrario del derrotismo y la resignación".
Con el carisma, el poder de convicción y la autoridad moral de los verdaderos líderes, su mensaje ha penetrado profundamente en los jóvenes de hoy, convirtiéndose en un poderoso revulsivo contra el letargo y el conformismo que suponen los valores individualistas y hedonistas de nuestra sociedad. "No basta con indignarse ante la injusticia del mundo, como si se tratara de un vasto panorama... La injusticia se presenta ante mi puerta, ahora, de manera inmediata", los arenga Hessel. Y ellos han respondido, sublevándose pacíficamente como ya lo hiciera la juventud árabe esta primavera.
Estamos, sin lugar a dudas, ante fenómenos propiciados y posibilitados por Internet y las redes sociales...Comienza una nueva era de la humanidad con sus propios desafíos.
¿Desembocará, tal vez, en una democracia planetaria que promulgará leyes y tomará decisiones instantáneamente a través de las nuevas tecnologías?
Stéphane Hessel, convertido en un auténtico ídolo de los jóvenes, dice que sus libros convocan a la acción contra la tiranía de los mercados y por la dignidad humana, pero que no proporciona soluciones, sugiriendo que éstas se encuentran en obras como La Voie (La vía), de Edgar Morin, o el ensayo de Susan George -movimiento altermundialista Attac-, 'Sus crisis, nuestras soluciones'.
El indudable protagonismo de estos nonagenarios, Hessel y Sampedro, nos deja, asimismo, una valiosa lección: hay vida hasta el final de la existencia, hay luchas hasta el último día, hay victorias hasta el final…
En el anochecer de la vida, cuando muchos ancianos sólo se preocupan por sus dolores de huesos, añoran la juventud perdida y temen la proximidad de la muerte, hay otros en cambio que no se rinden, y, trascendiendo su propia y limitada condición humana, continúan construyendo el mundo del futuro e influyendo poderosamente sobre el presente. Δ