.

Quién está en línea

Tenemos 101 lectores conectados
Otros Las recetas del Cuñao Bizcocho de yogurt 1, 2, 3, 4

Bizcocho de yogurt 1, 2, 3, 4

Escrito por Cuñao 30 Mayo 2008
( 4 Votos )
Imprimir
Bizcocho de yogurt 1, 2, 3, 4 3.8 out of 5 based on 4 votes.

Ingredientes:

- 1 yogurt sabor a elección y gusto de cada uno
- 2 medidas de yogurt de azúcar
- 3 medidas de yogurt de harina
- 4 huevos
- Levadura


logo_recetas.jpgMe encontré con Vito y un amigo suyo vasco, que estaba con la mano derecha a modo de visera buscando. Me acerqué y le pregunté:
-¿Qué haces, Patxi?
-Pues aquí, que se me ha parado la moto.
-¿Y por qué no le das unos golpecitos a ver si arranca?
-Pues eso es lo que he hecho, pero ahora no la encuentro.

Los dos son la monda, se contaban entre ellos:
-He vuelto de Alemania con 200.000 marcos y me he construido una casa preciosa en la Costa Brava.
-¿Y para qué quieres una casa con tantas ventanas?

La receta es facilísima, que hay algunos que se quejan a veces de que no se entiende. Álvaro, sin ir más lejos, me pregunta siempre que si lo que escribo se puede comer. En fin un día hablaremos de Álvaro, pero hoy vamos a mezclar todos los ingredientes a mano mientras encendemos el horno a 180º.

El pueblo de Vito es muy curioso, os cuento la anécdota de dos paletos cazando. Ven volar un ala-delta y empiezan a tiros con él. Cuando casi han vaciado los cargadores le dice uno al otro:
-Anda, déjalo ya que me parece que no vamos a poder matarlo.
-Matarlo ya veo que no, pero al final ha soltado al humano que llevaba.

Procedemos a batir los huevos y "a los pocos" (como dice mi amiga Consu) le vamos agregando el azúcar, el yogurt y una vez que hayamos conseguido una mezcla homogénea le añadimos la harina despacito y un poquito de levadura para que nos quede un bizcocho flojito, suave y rico, rico.

Y otra anécdota del pueblo de Vito es esa en la que se encuentran el ligón del pueblo con el tonto. El primero empieza a fanfarronear de sus hazañas:
-¿Ves aquella rubia que viene por allí? Pues me he acostado ya dos veces con ella. ¿Y aquella gordita del abrigo rosa? Pues cayó antes de ayer. ¿Y ves la mujer del boticario? Pues con ella estuve la semana pasada.
Y el tonto del pueblo, mirándole con envidia manifiesta le dice:
-Jo, Roberto, qué envidia me das. Entre tu mujer y tú os vais a tirar a todo el pueblo.

Una vez mezclado todo, lo colocamos en un recipiente para hornear, previamente enmantecado y espolvoreado con harina. Lo metemos en el horno una media hora, teniendo cuidado de que no se queme…

Y Vito tiene un niño muy especial. El otro día para el coche en un semáforo, con el niño sentado en el asiento de atrás. El chaval tiene un cabezón inmenso. Al lado se para otro coche con dos pasotas en su interior que empiezan a discutir y a gesticular. Finalmente un pasota hace señas a Vito y éste baja la ventanilla para ver qué desea. Entonces le dice un pasota al otro:
-¿Ves como el cristal no es de aumento?