.

Quién está en línea

Tenemos 92 lectores conectados
Otros El Rincón del Poeta Esclavos en Europa

Esclavos en Europa

Escrito por Victor Corcoba 20 Junio 2013
( 0 Votos )
Imprimir
En esta Europa de la unión interesada,
millones de ciudadanos malviven,
bajo escenarios que nos degradan
y sobre atmósferas que nos corrompen.

Cuando se pierde el respeto por la persona,
someterse es indigno y despreciable,
doblar la rodilla, ruin y mezquino,
y darse por vencido, el fracaso del ser.

Cierto. Todo es puro mercado sin ética.
El comercio de la explotación del sexo.
El trabajo forzado como sueño de libertad.
La mentira como abecedario de soborno.

Hay que emanciparse de esta esclavitud.
La esclavitud es una cadena que encadena.
Nos encadena a ser esclavo de uno mismo.
Uno siempre ha de ser dueño de sí.

Quien tiene la voluntad tiene la fuerza.
Quien tiene la fuerza tiene la energía.
Quien tiene la energía lo tiene todo.
Tiene el camino para valorarse y merecerse.

Alcanzar la meta sin ser esclavo de nada,
ni de nadie, no es un amor imposible,
porque uno es dueño de lo que emprende
y sirviente de lo que aguanta.

Podremos ser engañados por el disfraz
del poder, pero tras el desengaño,
marcha un estado de ánimo imparable,
que los sentidos obedecen y la razón impone.

El coraje hace gozosa la existencia,
uno existe por el entusiasmo,
para renovar la vida y reactivar la luz
que nos permita ver el lenguaje de las flores.

Podrán aprisionar todos los jardines del yo,
pero no podrán contener su primavera.
Quitarán el verso de los labios del hombre,
pero jamás podrán retener su poesía.

Abrid, pues, todas las ventanas
a los campos radiantes y serenos, ¡respirad!,
y cerrad los mercados de compraventa,
antes que nos echemos al fuego destructor.

Que la vida es para vivirla y donarla,
para protegerla y compartirla,
para cuidarla y custodiarla,
para gozarla mientras somos corazón.

Latidos que nos elevan y nos llevan a los sueños.
Sueños que se tejen a las horas vividas.
¡Despertad a la ilusión de vivir! ¡Despertad!
¡Que somos seres en misión, no en sumisión!. Δ