Quién está en línea

Tenemos 173 lectores conectados
Otros Discrepo, luego existo ¿Qué pasa cuando los tontos se creen listos?

¿Qué pasa cuando los tontos se creen listos?

Escrito por AFK 21 Julio 2016
( 6 Votos )
Imprimir
¿Qué pasa cuando los tontos se creen listos? 5.0 out of 5 based on 6 votes.
Pues puede pasar de todo, pero lo peor es que inevitablemente, a los presuntos listos un día se les cae el montaje y descubren que ya todo el mundo sabía que eran tontos menos ellos.

Y sí, estoy hablando del PSOE y de sus " supermentes" que toman decisiones, porque viendo cómo se va encarrilando la película de este segundo intento de formar Gobierno, ya es evidente que Ciudadanos y su X-Men, Rivera, lo digo por sus "transformaciones", siempre fue lo que la mayoría, excepto el PSOE, pensamos que era, o sea, derecha pura y dura edulcorada con una imagen más fresca y un discurso progresista que luego se va deshilachando y se queda en un "si, bueno no", o un "yo no dije exactamente eso".

Tal vez lo mejor que siempre se le entendió perfectamente a Rivera fue su rechazo frontal a Podemos, su sistemática y machacona insistencia en advertir, al modo franquista, "que vienen los rojos" y "el peligro del populismo".

Con ello hacía el trabajo sucio al PP mientras Rajoy se dedicaba a sus cosas, que como buen gallego, nunca sabremos cuales eran.

Pero, al final, Dios los crea y ellos se juntan. Rivera dice que nunca vetó a Rajoy y Rajoy tira de la cuerda para acercar definitivamente a Rivera a su hogar. Y todos felices.

¿Y el PSOE?, pues haciendo el más espantoso ridículo de su historia, porque lo que nadie se atreve a decir, es que todo puede formar parte de un plan preconcebido desde la derecha.
O sea, sería la respuesta definitiva a la pregunta que todo el mundo se hizo en su momento sobre "qué coño pretendía el PSOE con ese pacto extraño con Ciudadanos que tiró por el suelo la posibilidad de que gobernara la izquierda en España".

La respuesta es sencilla, Ciudadanos tenía la labor de meterse como cuña en medio de la izquierda y convertir en imposible una alianza de partidos. Para ello encandiló a Sánchez y le atrajo con vete tu a saber que argucias y pócimas de encantamiento. El caso es que funcionó a las mil maravillas.
Al final, lo de Sánchez y Rivera se quedó en un "calentón" pasajero, pero de fatales consecuencias para la izquierda. Ahora, Sánchez vive el desamor y contempla como su ex vuelve a los brazos de su amor verdadero. Y colorín colorado, está historia, aunque parezca sacada de la pura ficción de Walt Disney, ha ocurrido.

El premio de Ciudadanos para su labor de topo es su integración en el PP, aunque, para disimular, de momento dicen que no quieren participar del gobierno, pero luego Rivera dirá que eso nunca lo dijo. Y todos tan contentos.

De momento, Ciudadanos, la cuarta fuerza política en votos, va a tener una representación en la mesa del Congreso, regalo del PP, que nunca soñaron, ¿o si?, ¿o ya lo tenían prometido?, ¿y qué será lo próximo? Solo es cuestión de esperar un poco.

Y con todo esto, ¿qué hacen los votantes socialistas?, pues aplaudir a Sánchez cuando les habla, extasiarse ante su imagen de galán, rememorar con nostalgia un pasado donde el socialismo tenía dignidad y no se la metían doblada unos recién llegados que, además, van derrochando a su paso un ADN cargado de recetas, cursillos, teorías, métodos y estrategias de lo más escogido de la FAES.

Desde que aparecieron en la escena nacional rezumaron derechona pura y dura por todos sus poros, pero solo consiguieron engañar a Sánchez y a gran parte del PSOE.
Pero ese era el objetivo y bien que lo cumplieron.
¡Hurra por la intuición socialista!
Ahora solo queda achantar y tomarse todos los días buenas dosis de "ajo" y "agua".
Aunque me temo que los "listos" aun no descubrieron que son "muy tontos". Para eso hay que tener mucha humildad y liberarse de esos mal llamados "sabios", porque la verdadera sabiduría no se puede encontrar entre la especie política. Es otra cosa.
Continuará... Δ