Quién está en línea

Tenemos 93 lectores conectados
Otros Discrepo, luego existo Meterse a puta

Meterse a puta

Escrito por AFK 28 Febrero 2014
( 16 Votos )
Imprimir
Meterse a puta 4.4 out of 5 based on 16 votes.
Parece ser que el responsable de empleo de Villarrobledo (Albacete), del PP, le dijo a una mujer que fue a pedirle empleo y que no podía mantener a su hija pequeña que la diera en adopción y se metiera a puta.
Y uno se pregunta hasta donde llegarán ésta pandilla de indeseables, de tarados mentales, de mierdas a los que se les ha subido el poder a la cabeza, si no les paramos los pies ya, bien los ciudadanos, bien la justicia, porque lo que son los responsables de sus partidos no lo van a hacer, y para ello no hay más que escuchar las respuestas de Rajoy en el Congreso a algunos de los responsables de otros partidos, respuestas cargadas de chulería, de prepotencia y de desprecio.
Lo cierto es que, como sucedió siempre, a la sombra de los poderes excesivos crecen los más repugnantes y sucios especímenes, que son los que más buscan destacar y aprovecharse de la bonanza reinante.
Para tratar así a una persona, en este caso mujer, que necesita trabajo para su sustento y el de su hija, no sólo hay que ser una mala persona, sino también un machista asqueroso, una escoria humana, independientemente que lo hace desde un puesto, seguramente otorgado a dedo, en el cual cobra del dinero de los ciudadanos, o sea, que en realidad él es un empleado, un servidor público, de esa mujer a la que degrada, insulta y desprecia.
Y conste que no es ofensivo el hecho de que la mande a buscar el trabajo de puta, en este caso, porque una puta tiene bastante más dignidad que él, es infinitamente más honesta que él y, para más inri, a cambio de su trabajo ofrece un placer que él ni siquiera debe conocer, porque, visto lo visto, debe formar parte del séquito mental y moral de su compañero de partido, Gallardón, formado en las excelencias culturales de la extrema derecha, custodios de la "decencia" y la "ética" de una iglesia que por donde más rompe precisamente es por la entrepierna, y sino que se le pregunte a las innumerables víctimas de su enfermiza moralidad.
Volviendo al hecho en si, la aberrante y despreciable respuesta de este individuo a esa mujer es una más de las gotas que últimamente están colmando el vaso y que ya piden, gritan, claman, que se ponga freno a esta gentuza, que se les derribe de sus pedestales, que se les devuelva a las pocilgas de donde salieron y que se recupere el sentido común, la educación, el respeto y el equilibrio en este país, tan expuesto siempre a la proliferación de indeseables, de esa calaña que disfruta pisoteando a los demás, robando sus derechos y sus libertades, y todo ello porque se consideran superiores, o lo que es lo mismo, víctimas de esa enfermedad genética, como los nazis, que tanto prolifera en esta humanidad.
Pero, ¿qué hubiera sucedido si la mujer insultada y despreciada le hubiera partido la cara a semejante imbécil?
Pues seguro que ahora estaría en la cárcel y luego tendría que indemnizarle.
¿Y es esa la justicia digna de una democracia? ¿Y no hay un castigo para un cargo público que agrede verbalmente a una ciudadana?
Pues parece ser que no, al igual que no lo hay para todos aquellos cargos del PP que a pesar de haber cometido delitos de corrupción siguen en sus puestos cobrando de los ciudadanos.
Hemos permitido que la democracia se convirtiera en un basurero donde cabe todo, donde se alimentan los carroñeros, donde los personajillos de mierda, como el de la noticia en cuestión, se sienten con autoridad para insultar y vejar a los que pagan su inmerecido sueldo.
Esto apesta a podrido. ¿Quién lo va a limpiar...? Δ