Quién está en línea

Tenemos 184 lectores conectados
Otros Discrepo, luego existo La unidad según Rajoy

La unidad según Rajoy

Escrito por AFK 17 Noviembre 2015
( 6 Votos )
Imprimir
La unidad según Rajoy 5.0 out of 5 based on 6 votes.
Los últimos acontecimientos que tienen en vilo a la opinión pública y a los políticos de este país, son una fuente inmejorable de referencias para analizar las mentes, las intenciones y lo que hay detrás de los que llevan las riendas de nuestro 'buque nacional' y de los que aspiran a llevarlas.
Y los últimos acontecimientos son, por una parte la reclamación de independencia de Cataluña y, por otra, los atentados terroristas en Francia.

En ambos casos Rajoy apela a la unidad nacional, en la primera, y a la unidad de todos los países "civilizados" contra el salvajismo de los terroristas, en la segunda.
Respecto a la unidad nacional, y si tenemos en cuenta lo ocurrido en la última legislatura, parece un mal e inoportuno chiste que Rajoy hable de unidad cuando su política económica ha potenciado a los ricos y hundido más a los pobres, incrementado además este último colectivo con todos aquellos que perdieron su empleo, sus casas, sus derechos sanitarios y, de paso, sus derechos humanos.
La Unidad, la verdadera Unidad, no entiende de ideologías, de castas, de privilegios ni de inmigración, la verdadera Unidad entiende de seres humanos y de sus necesidades reales, sea cual sea su color, su origen y sus circunstancias personales.

Rajoy y su gobierno han elevado el índice de pobreza en este país a niveles tercermundistas, destacando su pasotismo ante la situación de los niños cuyos padres no podían ni pueden alimentarles correctamente.
Rajoy y su gobierno han servido a los poderes que están especializados no en unir, sino en separar, en dividir.

Rajoy y su gobierno se han comportado con una falta de humanidad impensable hace años, por lo que están moralmente descalificados para enfocar el "problema" de Cataluña apelando a la unidad nacional. ¿De qué unidad habla? ¿La que está escrita en la Constitución?, pero si ellos fueron y son los primeros en cargarse la Constitución, en no cumplir los principales y más humanitarios derechos que ésta le otorga a los ciudadanos.
Es más, si hubiera auténtica unidad en España, entre los políticos, entre los empresarios, entre los ciudadanos, entre todos los que conforman la red que somos o debemos ser, seguro que Cataluña no querría separarse.

¿Alguien ha detectado alguna vez algún vestigio de unidad, de respeto, de servir al mismo objetivo, que es España, en el Congreso de los Diputados en alguna ocasión?
Pues esa es la realidad que tenemos que ver, no las palabras vacías, dichas con solemnidad, cuando un grave problema nos pone delante que estamos haciendo mal las cosas y que, en realidad, nunca nos importó lo más mínimo.

Y respecto al segundo punto, a la llamada a la unidad ante el terrorismo internacional, pues más de lo mismo. Rajoy sale a la palestra, después de los atentados de París diciendo que "no nos vencerán", que éste es un "enfrentamiento entre la barbarie y la civilización", y que la unidad de los países "civilizados" vencerá la batalla.

El Sr. Rajoy tiene mala memoria, se le nota cuando pide la unidad de España ante la independencia de Cataluña tras una legislatura en la que él se pasó por el forro esa unidad, y se le sigue notando cuando hace pocos años él y los suyos apoyaron con fervor una invasión a Irak, avalada con mentiras que su "dios" Aznar ayudó a propagar, que llevó el terror, la muerte, la destrucción masiva a miles de ciudadanos inocentes, a familias enteras que fueron borradas del mapa por las bombas "inteligentes" de los nuevos cruzados que fueron a luchar contra los "infieles" que suponían un peligro para la humanidad.
Pero todo aquello, como acaba de reconocer Blair, uno de los ilustres del trío de "ases" que nos metieron en aquella absurda y mentirosa guerra, que aún continúa desarrollándose allí, fue la fuente de alimentación, el desencadenante, de todo lo que ahora está comenzando, sólo que ahora sigue ocurriendo allí y comienza a ocurrir aquí.

Los llamados por Rajoy "civilizados", fueron los "salvajes" que venían de occidente a destrozar las vidas y el futuro de aquellas gentes que también querían vivir en paz. Y no debemos olvidar que en aquella parte del mundo aún persiste el recuerdo de lo vivido durante las cruzadas, que tan sabia y humanitariamente fueron dirigidas por los Papas, los máximos representantes de la Iglesia católica, apostólica y romana.

Sólo estoy de acuerdo con Rajoy en que lo ocurrido en París es una salvajada, y en eso creo que lo estamos todos, pero tendrían que ocurrir, esperemos que no, muchas, muchísimas más salvajadas como esta para llegar a aproximarse a lo que en aquellas tierras hicieron los marines, y todos los que formaron parte de la coalición internacional para la destrucción de las "armas masivas" de Sadam.

¿Qué ironía verdad? ¿Alguien se imaginó entonces que nos devolverían el terror y la barbarie? Pues aquí está.
Pero los que colaboraron en aquella salvajada, siguen gobernando este país y siguen estando los primeros en intención de voto ante las próximas elecciones generales.
¿Somos los españoles gilipollas? Buena pregunta.

Quiero dejar muy claro, antes que las mentes sucias distorsionen estas palabras, que la condena a los atentados de París es absoluta y sin paliativos, que me parece una forma salvaje y primitiva de actuar en pleno siglo XXI, pero también se debe de recordar que los culpables iniciales de esta situación, los que fabricaron mentiras para invadir Irak, siguen con inmunidad total ante la justicia.
No sé cómo andarán sus conciencias, pero si sé que la verdadera Justicia espera por ellos.

Ahora, las consecuencias de su vergonzosa actuación están ante nosotros. En oriente dirían que el Karma siempre se paga. Es la actuación de la verdadera Ley.
Jesús dijo "Quien a hierro mata a hierro muere". Pero claro, el mundo está lleno de católicos, no de creyentes.

Y respecto a la unidad, si algo tenemos que pagar todos, ellos y nosotros, es precisamente haber vivido en contra de la verdadera Unidad, la que no contempla diferencias entre los seres humanos, la Unidad que parte del diseño original de los hombres, de su fraternidad, de ser contemplados por el Creador como una sola familia, como Uno solo.

Sé que puede sonar raro todo esto cuando el odio, y la siembra de más odio contra el odio, es lo único que prevalece en estos días, lo único que se lee y se escucha, pero esta situación sólo se podría solucionar con respeto, con diálogo, con un acto masivo de pedir perdón por parte de los países occidentales hacia los países de aquella parte del mundo que en su historia nunca conocieron la verdadera paz.

Si hubiera una actitud de rectificar, por parte de los mandatarios mundiales, uniéndose para solucionar los problemas de aquellas gentes allí, en su propio terreno, apoyándoles en todo lo humanamente necesario, tal vez, tal vez, todo daría un giro.

Pero mientras existan mandatarios, como Rajoy, que siguen diferenciando entre "los civilizados", que pueden convertirse en salvajes a voluntad, y bárbaros salvajes que lo hacen por venganza hacia los primeros, mientras unos no vean "la viga en su ojo" y señalen "la paja en el ajeno", mientras se prostituya el verdadero significado de la palabra Unidad y se utilice interesadamente, las consecuencias, el terror, la venganza, el odio, seguirán su escalada hasta que la Madre Tierra lo pare todo de forma definitiva.

Ya sucedió así en el pasado y me temo que hacia ello vamos de nuevo.
Es lamentable que esa sea la única solución.
El ser humano no aprende. Δ