Quién está en línea

Tenemos 140 lectores conectados
Otros Discrepo, luego existo 'El Ministro del Interior dice que la 'brillante y eficaz' carga de la policía en Valladolid durante la convención del PP fue para salvaguardar la Constitución'

'El Ministro del Interior dice que la 'brillante y eficaz' carga de la policía en Valladolid durante la convención del PP fue para salvaguardar la Constitución'

Escrito por AFK 12 Febrero 2014
( 4 Votos )
Imprimir
'El Ministro del Interior dice que la 'brillante y eficaz' carga de la policía en Valladolid durante la convención del PP fue para salvaguardar la Constitución' 4.8 out of 5 based on 4 votes.
¿Desde cuándo la Constitución necesita ser protegida a golpes?
¿Se puede manipular el espíritu de la Constitución y usarlo como arma partidista?
¿Por qué no se apela a la Constitución para decir que se está vulnerando e ignorando en lo que se refiere al derecho al trabajo, a la vivienda y a una sanidad justa y digna?
La realidad es que el PP se está pasando por el forro la Constitución, excepto cuando les interesa para sus argumentos partidistas y personales.
La Constitución es de todos y para todos, y son esos todos los que reclaman justicia social, derechos, libertades. Son esos todos a los que cada día se suman más, los que se sienten engañados, estafados, ignorados, humillados y vapuleados por un puñado de fascistas que utilizan su mayoría absoluta para burlarse de todos, tomarnos por tontos y convertir España en su cortijo.
Además, una carga policial contra ciudadanos que protestan reclamando sus derechos, nunca debe ser calificada como brillante y eficaz, porque la policía debe estar al servicio de los ciudadanos y no contra ellos.
El pervertido uso de las fuerzas policiales contra el pueblo, además de mostrar y demostrar el talante de quienes gobiernan, es un error histórico que debería ya ser comprendido y corregido, porque solo siembra más odio, más tensión y más división ciudadana, y de eso, desgraciadamente ya sabemos mucho en este país.
Pero cada día más, a los dirigentes de este gobierno se les ve el plumero, se les nota su fondo, su educación y su forma de pensar.
Y sus manifestaciones y decisiones autoritarias, déspotas y faltas de sentido común, son el caldo de cultivo de reacciones sociales que pueden conducirnos a tiempos pasados que por lo que se ve, algunos añoran y tratan de recuperar.
Pero la calle ha cambiado. No existe el miedo de antes. Ya nadie se calla ni baja la cabeza.
Y el futuro no se construye con represión, al menos el futuro que la mayoría queremos y tenemos derecho a vivir.
Algo huele a podrido en este país.
Esperemos que las urnas lo cambien pronto y se respire un aire más saludable. Δ