.

Quién está en línea

Tenemos 105 lectores conectados
Reportajes Reportajes La ciudadanía 'recupera' el sol

La ciudadanía 'recupera' el sol

Escrito por Mariló Hidalgo 11 Mayo 2016
( 5 Votos )
Imprimir
La ciudadanía 'recupera' el sol 5.0 out of 5 based on 5 votes.
En sólo un año, miles de ciudadanos han conseguido reunir dos millones de euros para rescatar plantas solares con riesgo de acabar en manos de bancos, en fondos buitre o cerradas por falta de rentabilidad. La iniciativa 'Recupera el sol' es una nueva forma de participación ciudadana en la generación de energía renovable, a cambio de una rentabilidad social, ambiental y también económica.

La ciudadanía 'recupera' el sol

El proyecto se llama "Recupera el sol", y es una iniciativa de la cooperativa de energía verde Som Energía y la empresa Ecooo, ambas organizaciones sin ánimo de lucro que trabajan por hacer viable un nuevo modelo energético basado en energías renovables. Con esta idea pretenden poner en manos de la ciudadanía plantas fotovoltaicas en explotación que, como consecuencia de las últimas reformas energéticas del Gobierno contra las renovables, corren el peligro de acabar en manos de los bancos o de los fondos buitre, dejando de producir y abastecer de energía limpia a la red. "Se trata de poner la energía en manos de las personas con una innovadora forma de participar, que combina el compromiso medioambiental con la rentabilidad económica. Por una pequeña cantidad de dinero, cualquiera puede convertirse en productor de energía solar y conseguir una rentabilidad anual del 5%", explica Antonio Quijada, coordinador de Som Energía Madrid y miembro del Consejo Rector.
Esta iniciativa ha conseguido reunir en tan sólo un año dos millones de euros y recuperar siete plantas solares en Madrid y Valencia, que suman un total de 430.000 kWh de energía renovable. "Los pequeños ahorradores venden su instalación a cambio de saldar la deuda que tienen contraída con el banco, expone Quijada. Y son los ciudadanos, con sus aportaciones, los que las rescatan. Con ello se están consiguiendo dos cosas: recuperar esas plantas que dejarían de producir por falta de mantenimiento, y ayudar a las familias o pequeñas empresas empeñadas a punto de hundirse". La respuesta recibida ha superado todas las expectativas. Son los ciudadanos los que lideran este cambio de modelo energético y no las grandes empresas, comentan los promotores de "Recupera el sol".

Impuesto al sol

Entre 2005 y 2007 invertir en energía fotovoltaica parecía todo un negocio. En aquellos momentos la tecnología era muy cara, por eso se incentivó desde el gobierno, para abaratar los costes. "El propio Estado animó a familias y pequeñas empresas a instalar energía renovable. Esto hizo que se produjese un boom parecido al inmobiliario, sólo que con la fotovoltaica, que incluso se ayudaba a través de un crédito ICO, recuerda Antonio Quijada. "Al cabo de un año y medio cambiaron las condiciones, afectando a las familias y pequeñas empresas que habían solicitado importantes créditos. A los gastos de mantenimiento de las placas deben sumar la cuota del banco, que es superior al beneficio de la planta. Miles de familias que habían avalado el crédito con su patrimonio personal, con su casa o la de sus hijos, quedaron en bancarrota".
"Por una pequeña cantidad de dinero, cualquiera puede convertirse en productor de energía solar y conseguir una rentabilidad anual del 5%", explica Antonio Quijada, miembro del Consejo Rector de Som Energía.
¿Por qué dio marcha atrás el gobierno? En 2008, España tenía la mitad de las nuevas instalaciones de energía solar del mundo por vatios producidos. Estábamos en puertas de conseguir el objetivo de la UE de generar el 20% de consumo de energía de fuentes renovables para el 2020. Pero la llegada de la crisis hace que el Gobierno aplique una serie de recortes por insostenibles, o al menos eso es lo que argumenta el Ejecutivo. "Eso fue lo que se nos dijo, pero pronto pudimos comprobar que ése no era el problema, describe Juan Castro-Gil, secretario de la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (Anpier). Entre 2008 y 2013, el ministro Soria reduce los subsidios a través de varios Reales Decretos, hasta eliminar las subvenciones a las renovables. Incluso se intentaron instalar plantas sin primas un año antes de la famosa moratoria y tampoco se permitió. Posteriormente sancionan el autoconsumo y le ponen un 'impuesto al sol' que es el hazmerreír de toda la UE. Con todas estas medidas lo que en realidad se quiere evitar es que el ciudadano se convierta en productor de energía, algo que a día de hoy sólo está en manos de cinco compañías, más bien de tres. De ser así, éstas perderían el status quo que ahora poseen y eso no lo va a permitir el Gobierno. La iniciativa de Som Energía es extraordinaria porque recupera la vida de las personas y también la de esas plantas fotovoltaicas para que no cierren y sigan produciendo".La ciudadanía 'recupera' el sol
Además de Madrid y Valencia, se están estudiando varios proyectos de recuperación en Cataluña y Asturias a propuesta de grupos locales de Som Energía. "Estamos haciendo unos esfuerzos tremendos por poner en marcha nuevos proyectos, declara Quijada. Nos parecía absurdo que existiera un 'sumidero' de energía renovable que se estuviera perdiendo por falta de mantenimiento. Poco a poco las instalaciones vuelven a quienes tendrían que ser sus titulares desde el principio: personas concienciadas que invierten sus ahorros en valores en los que creen, en energía limpia, participando en proyectos colectivos y además obteniendo una rentabilidad por ello".

Romper el oligopolio energético es posible.

Actualmente el sector energético en España está controlado por cinco empresas, de las cuales tres -Endesa, Iberdrola y Unión Fenosa- copan el 90% de la comercialización y el 80% de la producción de energía generada principalmente a partir de fuentes fósiles: gas, carbón o petróleo. Este oligopolio defiende a capa y espada su modelo energético, y en los últimos diecisiete años las leyes que se han aprobado parecen hechas a su imagen y semejanza. Juan Castro Gil, de Anpier, aporta más datos: "El pasado año publicamos un informe donde se demostraba la rentabilidad de las centrales nucleares e hidroeléctricas en nuestro país. Las primeras trabajan con un margen del 280% y las segundas entre 450 y 600%. Son plantas que estamos manteniendo los consumidores a través de las tarifas. En el caso de las nucleares las pagamos nosotros, nuestros hijos y nuestros nietos; y en cuanto a la hidráulica, los saltos de agua son de dominio público, la mayoría de ellos se hicieron durante el franquismo y no obstante están haciendo multimillonarias a muchas personas. Una central hidráulica en el río Sil o en el Duero tiene un 600% de margen, según datos de la Comisión Nacional de la Energía. Acabamos de conocer que Iberdrola, sólo en los tres primeros meses del año, ha ganado 830 millones. Las hidroeléctricas han duplicado sus ingresos durante la crisis. Ellos esponsorizan a equipos, consiguen que periodistas hablen mal de las renovables o digan que el cambio climático no es para tanto. La guerra está aquí y los ciudadanos en esta ocasión la vamos a ganar por dos cosas: tenemos razón y somos más".
Esta iniciativa ha conseguido reunir en tan sólo un año dos millones de euros y recuperar siete plantas solares en Madrid y Valencia, que suman un total de 430.000 kWh de energía renovable.
El dominio de los medios de comunicación por los grupos de interés y el seguidismo del Gobierno solo se puede romper potenciando una nueva cultura energética alejada de las propuestas que se han puesto hasta ahora encima de la mesa. Una cultura que refleje los intereses y demandas de los ciudadanos, que aporte información al usuario para que éste sea consciente del poder que tiene en sus manos. "De momento tenemos treinta mil contratos, -dice el coordinador de Som Energía Madrid-, somos una hormiguita frente a Iberdrola pero esta tendencia de cooperativas puede llegar a ser una competencia. Y nuestro objetivo no es éste, sino cambiar el modelo energético a un 100% de renovables. No tiene sentido que la producción esté en manos de tres empresas, cuando la fotovoltaica, ya sea en tu tejado, a nivel familiar o en plantas colectivas, puede producir energía desde tu propia casa o a pocos kilómetros de ella. La electricidad debería ser un negocio liberalizado al público como está en Alemania".

La ciudadanía 'recupera' el sol

La nefasta gestión del ministro Soria.

Tras la dimisión de José Manuel Soria, precipitada por los "papeles de Panamá", Greenpeace España hacía público un comunicado donde señalaba que éste había sido "el peor ministro de Industria de la democracia". El director de la organización, Mario Rodríguez, declaró que "deja un legado envenenado a la persona que le suceda. En el campo de la energía su gestión ha sido contraria a los intereses generales y favorecedora de intereses empresariales". El día antes de su marcha, autorizaba a ampliar dos proyectos de fracking en los que participaban Gas Natural y Repsol en Cantabria "a pesar de la oposición mayoritaria y manifiesta del Parlamento".
José Manuel Soria, ex ministro de industiaPor su parte Anpier, hace unas semanas exigía por escrito la comparecencia del Presidente del Gobierno en funciones para explicar los pormenores de la renuncia del ministro y las motivaciones que tuvieron lugar en su día para designarle como Ministro de Industria. "Esta asociación viene años señalando que la designación del señor Soria como máximo responsable de sectores regulados estratégicos para este país es inadecuada y dañina para el interés general, por lo que se reafirma en la necesidad de revisar la normativa impuesta sin consenso alguno al sector renovable español, que ha supuesto grandes beneficios para las empresas del oligopolio energético y el desmantelamiento abrupto del sector fotovoltaico". Los hechos están ahí. Apoyó las prospecciones y explotación de Repsol en Canarias, quiso que España fuera un referente en el fracking recurriendo toda la normativa en contra que pusieron en marcha ayuntamientos y comunidades autónomas, suspendió las primas a las eólicas y fotovoltaica y aprobó el "impuesto al sol" que grava el autoconsumo cuando se está conectado a la red. No se ha instalado nada en materia de renovables en los últimos dos años, sacando a España del TOP10 de los mejores países para invertir en renovables. Miles de inversores han quedado en la ruina. Intentó hasta el último momento trasladar el calendario de cierre de las nucleares de cuarenta a setenta años. Las emisiones de CO2 en nuestro país han vuelto a subir, debido entre otras cosas a que en 2015 el uso del carbón aumentó en un 23%, según apunta Greenpeace España.
"José Manuel Soria ha sido el peor ministro de Industria de la democracia". Greenpeace.
"Si tuviésemos la certeza de que este señor actuó bajo intereses económicos personales, ya lo habríamos llevado a los tribunales, apunta Juan Castro Gil, secretario de Anpier. De lo que no cabe duda es del daño que ha hecho toda su gestión".
Dieciocho partidos -entre los que figuran PSOE, Podemos, Ciudadanos, IU, UpyD o Equo- y cuarenta y cuatro asociaciones firmaron un manifiesto en el que solicitaron eliminar el "impuesto al sol" y fomentar el autoconsumo. La normativa aprobada por Soria "va en contra de la democratización de la energía", derecho reconocido en la UE, recoge el manifiesto. "Dichos partidos no sólo firmaron este acuerdo sino que me consta que hay en marcha anteproyectos que cuentan con el apoyo de todos los partidos menos el PP, cuya intención es derogar las medidas adoptadas por este Gobierno y, lo más importante, aprobar el autoconsumo con balance neto, como ocurre en la mayoría de países europeos", apunta Antonio Quijada. En qué consiste esta modalidad: "Tú produces energía renovable durante el día pero como la mayoría de la gente no la aprovecha porque trabaja, la vuelcas al sistema. Un contador registra cuánto estás volcando a la red y cuando gastas, recoge lo que consumes. Así, cada cierto tiempo se factura y se resta lo que has producido y lo que has gastado, y te cobran la diferencia".
Ha empezado un movimiento que ya es imparable. Son decisivos los próximos meses. Δ

 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar