.

Quién está en línea

Tenemos 146 lectores conectados
Firmas José Carlos García Fajardo Tender puentes

Tender puentes

Escrito por José Carlos García Fajardo 12 Febrero 2016
( 1 Voto )
Imprimir
Tender puentes 5.0 out of 5 based on 1 votes.
El mundo y nuestro país necesitan puentes y personas-carpintero que generosamente relativizan los desacuerdos y construyen puentes para que podamos vivir por encima de aprender y reaprender siempre a tratarnos fraternalmente.

José Carlos García FajardoLos puentes no existen para mantener separados los márgenes del río, sino para acercar a las gentes y permitir que se reencuentren y puedan caminar como alas de un mismo vuelo. No existe lámpara de Aladino, pero sí existe la posibilidad de que todos juntos constituyamos una red de redes capaz de despertar a una ciudadanía harta de injusticias, de privilegios, de politicastros impresentables, de sindicalismos hueros y de patronales a costa del Estado. Así como de unos medios de comunicación profesionales, libres y responsables. Una primavera desde las entrañas de esta Europa que bordea por el sur con un Mediterráneo capaz de tender puentes de entendimiento, de cooperación y de acogida, de respeto y de justa distribución de las riquezas humanas y naturales. Una Europa que ya no cabe considerar como un "continente" sino como lo que es Eurasia. Pero con lazos insoslayables de tradiciones, culturas y civilizaciones compartidas, de una u otra forma, más o menos justa, pero irrenunciable. Una Eurasia en transformación en sus redes con América, del sur al norte, con África, continente de la esperanza y con el resto de pueblos en los que ya nadie medianamente inteligente y educado puede sentirse extranjero. La tierra no nos pertenece, nosotros formamos parte de este minúsculo planeta en órbitas siderales. Ya no somos ciudadanos del mundo, mucho menos nacionales, sino parte substancial de una red de relaciones y de interconexiones en plena expansión y de alcances inimaginables pero reales.

Hoy leí este sabio relato de mi admirado Leonardo Boff. Los puentes de los espacios sociales, diferentes, pero aceptados y respetados han sido averiados o destruidos. Una sociedad no puede sobrevivir sanamente viendo que su tejido social se está desgarrando. Ahí existe el peligro de los radicalismos de derecha (dictaduras como la de los militares) o de izquierda (como el socialismo soviético totalitario). Más que hacer muchas argumentaciones teóricas, estimo que las historias pueden darnos buenas lecciones y convencernos de la verdad de las cosas. Voy a contar una historia que oí hace mucho tiempo y que tiene una fuerza de convicción efectiva.
Ya no somos ciudadanos del mundo, mucho menos nacionales, sino parte substancial de una red de relaciones y de interconexiones en plena expansión y de alcances inimaginables pero reales.
"Dos hermanos vivían en buena armonía en dos granjas vecinas. Tenían una buena producción de granos, algunas cabezas de ganado y cerdos bien cuidados. Cierto día tuvieron una pequeña discusión. Las razones no tenían mayor importancia: una vaquilla del hermano menor se había escapado y había comido un buen trozo del maizal del hermano mayor. Discutieron con cierta irritación. La cosa parecía haberse quedado ahí.

Pero no fue así. De repente, ya no se hablaban. Evitaban encontrarse en la bodega o por el camino. Se hacían los desconocidos.

Un buen día, apareció en la granja del hermano mayor un carpintero pidiendo trabajo. El granjero lo miró de arriba abajo y, con un poco de pena, le dijo: "¿Ve aquel riachuelo que corre por allá abajo? Es la división entre mi granja y la de mi hermano. Con toda esa leña que hay en la leñera construya una cerca bien alta, para que no me vea obligado a ver a mi hermano ni su granja. Así estaré en paz".

El carpintero aceptó el servicio, tomo las herramientas, y se puso a trabajar. Mientras tanto, el hermano mayor se fue a la ciudad a resolver algunos asuntos. Cuando al caer la tarde volvió a la granja, al caer la tarde, quedo horrorizado con lo que vio. El carpintero no había hecho una cerca, sino un puente que pasaba por encima del río y unía las dos granjas.

Y hete aquí que pasando por el puente venía su hermano, menor diciendo: "Hermano, después de todo que pasó entre nosotros, me cuesta creer que usted haya hecho ese puente solo para encontrarse conmigo. Tiene usted razón, es hora de acabar con nuestra desavenencia. ¡Un abrazo, hermano!". Y se abrazaron efusivamente y se reconciliaron. El hermano encontró al otro hermano.

De pronto vieron que el carpintero se estaba marchando. Y le gritaron: "Eh, carpintero, no se vaya usted, quédese unos días con nosotros... nos ha traído tanta alegría...".

Pero el carpintero respondió: "No puedo, hay otros puentes que construir por el mundo. Hay muchos todavía que necesitan reconciliarse". Y se fue caminando tranquilamente hasta desaparecer en la curva del camino.

El mundo y nuestro país necesitan puentes y personas-carpintero que generosamente relativizan los desacuerdos y construyen puentes para que podamos vivir por encima de aprender y reaprender siempre a tratarnos fraternalmente. Tal vez sea este uno de los imperativos éticos y humanitarios más urgentes en el actual momento histórico. Δ

José Carlos García Fajardo. Profesor Emérito de la Universidad Complutense de Madrid (UCM)
Director del Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS).