.

Quién está en línea

Tenemos 136 lectores conectados
Editorial Editorial El mensaje de las urnas

El mensaje de las urnas

Escrito por Fusión 24 Diciembre 2015
( 12 Votos )
Imprimir
El mensaje de las urnas 4.8 out of 5 based on 12 votes.
Las urnas han hablado, o lo que es lo mismo, los españoles se han expresado con rotunda claridad.
Su mensaje es NO al secuestro de la democracia por un partido político, sea el que sea. NO al recorte de derechos constitucionales. NO a la pérdida de libertades. NO a los que utilizan la política para sus intereses personales. NO a los que anteponen cumplir con 'Europa' en contra de la obligación contraída de cumplir con los que les votaron. NO a las mentiras disfrazadas de promesas.

La sagrada voluntad de los ciudadanos españoles es que los políticos den un paso adelante y cumplan con sus obligaciones, pero no bajo su interpretación de lo que son sus obligaciones, sino lo que son y lo que significan tal y como está recogido en la Constitución y tal y como los ciudadanos lo demandan.
Y la primera obligación de un político es cumplir con sus votantes, lo que equivale a cumplir el programa electoral que sus votantes leyeron y votaron. Lo contrario no es permisible, bajo ningún concepto.

Pero, además, el panorama político que queda tras las elecciones tiene un mensaje muy claro. La pluralidad de partidos que tienen representación parlamentaria exige acuerdos. Pero dichos acuerdos, al contrario de lo que ya está ocurriendo, no pueden estar basados en los intereses partidistas, sino en las necesidades de España. Y sí, eso es algo que todos mencionan, pero es mentira, es una absoluta falsedad, excepto en algún caso muy concreto.

La inercia egoísta y retrógrada de los partidos hace que al día siguiente de las elecciones ya se esté pensando en clave partidista, no como consecuencia de haber reflexionado sobre el mandato ciudadano y disponerse a buscar la mejor forma de cumplirlo, porque para eso fueron elegidos y para eso cobran.

El problema de este país, y se supone que también de todos, es que los políticos se creen "dioses" intocables y con un poder por encima de la voluntad de los ciudadanos a los que sirven.
Mientras el político no recupere la esencia de su trabajo, de su realidad como servidor público, como trabajador al servicio de los que le pagan, nada funcionará correctamente.

Además, España grita un cambio, pide a voces un nuevo enfoque político y social, así como una renovación profunda de la Constitución.
Si la Constitución fue aprobada o refrendada con un referéndum ciudadano, ¿no sería lógico que los ciudadanos votaran en referéndum sobre la necesidad de reformarla? ¿No es el referéndum la esencia de la Constitución al implicar su práctica la participación de todos en algo que va a ser una Ley para todos?

Los políticos "necesitan" al pueblo para que este les eleve a los sillones del poder, pero cuando ya están sentados en ellos no cuentan con el pueblo para nada. Y eso no puede continuar así si no queremos estar dando vueltas siempre alrededor del mismo absurdo.

Estamos saliendo de una legislatura de nefastas consecuencias para el país por culpa de una mayoría absoluta que fue utilizada para gobernar con rodillo y, de paso, con desprecio absoluto a las demandas de los ciudadanos. ¿Es esa la democracia que queremos?

El sistema democrático dominante, además de ser una perversión de la verdadera democracia, es un caldo de cultivo para todos lo que hemos vivido y vivimos en este país, o sea, corrupción, mentiras, promesas vacías y absurdas, sufrimiento ciudadano, desencanto con el sistema y proliferación de extremismos políticos e, incluso, inclinación al terrorismo.

Y el problema no se va a arreglar con denuncias retóricas ni con buenas intenciones, sino con dar ejemplo, creando programas de gobierno que reflejen la necesidad ciudadana y cumplirlos por ley y bajo la ley.

Las urnas han reflejado pluralidad porque somos un país plural, como los demás países. Gobernar imponiendo por la fuerza las ideas de unos u otros ya no tendrá más respuesta positiva en este país.
Los políticos pueden seguir mirando qué le interesa a su partido, pero si no miran qué exigen los ciudadanos no tendrán ningún futuro.

No olvidemos lo que sucedió en las municipales, donde el pueblo "impuso" su voluntad en Barcelona, en Madrid, en Valencia y en más lugares de España.
Ahora, con el apoyo a los partidos emergentes, sobre todo a Podemos, esa voluntad popular se ha multiplicado por mucho. Eso es lo que todos deberían escuchar, porque si no lo hacen así, sencillamente van directos a la extinción.

Una gran mayoría de españoles ya no comulgan más con ruedas de molino.

Ahora mismo hay una política y unos políticos que huelen a rancio, y otros que ni siquiera parecen políticos, tal vez porque hasta la imagen, la pose, la forma de expresarse de los nuevos, manda a lo viejo a las catacumbas.

Pero lo más importante es que hablan y programan con el lenguaje y la necesidad de la calle.
Sólo queda por ver si a la sombra del poder son capaces de resistir la tentación de volverse engreídos, "superiores" y estúpidos. Pero eso sólo el tiempo lo dirá.

Las urnas se han expresado y han dicho que la situación exige Unidad de todas las fuerzas, Unidad más allá de las ideologías, más allá de los egoísmos partidistas.
Si así se hace, España saldrá a otro nivel. En caso contrario, se habrá ignorado el mandato del pueblo y la próxima legislatura, si es que existe, será aún más convulsa, más difícil y más de rechazo y oposición ciudadana, porque si algo queda claro en este país es que el movimiento ciudadano, exigiendo justicia y derechos fundamentales y no tolerando más la vergüenza de la corrupción existente, ya no va a detenerse, porque nació para crecer y cambiarlo todo, no para ser devorado por los que no tienen conciencia humana ni intenciones de servir al pueblo.

Y la obligación de los partidos, de todos, es ahora construir una España diferente, entre todos y para todos, es decir, una nueva transición que nos conduzca a otra realidad social donde predomine lo que es necesario y útil para el pueblo por encima de los que sólo quieren servir a esos oscuros poderes que se alimentan de la "sangre" y de la energía de aquellos que constituyen la verdadera fuerza, la verdadera identidad de la humanidad, los ciudadanos del mundo.

Y esa es la nueva realidad vigente ya entre nosotros. No hay vuelta atrás. Δ

 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar