.

Quién está en línea

Tenemos 129 lectores conectados
Editorial Editorial No es la economía, es la democracia la que peligra.

No es la economía, es la democracia la que peligra.

Escrito por Fusión 01 Julio 2015
( 17 Votos )
Imprimir
No es la economía, es la democracia la que peligra. 4.4 out of 5 based on 17 votes.
No es un problema de dinero, al menos para el FMI y para la UE. Es todo un proyecto para destrozar los principios democráticos, para someter, esclavizar y reducir a la mínima expresión los derechos de los ciudadanos, sus libertades y, sobre todo, su confianza en la democracia como un sistema político adecuado para poder luchar por los derechos y la dignidad de los pueblos de Europa.

El ministro de finanzas griego, Varoufakis, publicó en su blog la reunión del Eurogrupo en la que planteó lo del referéndum en su país, porque eran los ciudadanos los que tenían que decidir sobre su futuro, algo absolutamente normal y lógico en cualquier sistema democrático.

Pues bien, la mera idea de que se consultara al pueblo griego sobre su futuro, provocó todo tipo de reacciones adversas entre los ministros europeos allí presentes, algunas incluso de desprecio hacia él y su plan. Esto es algo que ya habla por sí solo del espíritu democrático del Eurogrupo.

Pero lo que ya pone la guinda al pastel es la pregunta que le hacen... "¿Cómo esperas que la gente común entienda de estos complejos asuntos?". Toma democracia. Poco más se puede decir al respecto.

Tal vez aquí, en España, se considere todo ello como normal, porque nuestro gobierno se pasó por el forro ese "pequeño" detalle democrático, es decir, contar con la opinión de los españoles para someternos a unos planes de austeridad salvajes, bajarse los pantalones ante las exigencias de Bruselas y del FMI y provocar una situación económica de la que nunca podremos recuperarnos y una situación social que está causando, afortunadamente, una reacción por parte de los ciudadanos de tomar las riendas del poder y convertir la democracia en algo humano, que para eso nació como idea.

Y los artífices de todo ello, el PP, ahora se jactan de haberlo hecho bien, de haber reconvertido el "caos" que dejó el PSOE en un "orden" que implica mayor riqueza para unos y mayor pobreza para todos los demás. Pero eso lo consideran "daños colaterales", sin más.

Claro que olvidan que su actitud, amparada por una aberrante mayoría absoluta, está más próxima a una dictadura del siglo pasado que a una democracia de la que, además, presumen.

Tal vez por eso, porque le dieron pista libre a sus genes totalitarios, heredados de sus ancestros franquistas, es por lo que ahora, después de las últimas elecciones, les cuesta asimilar otros métodos más humanos en la forma de gobernar, más democráticos, más con el pueblo y para el pueblo.

También parece que les cuesta admitir que su gobierno propició la mayor oleada de ratas, de basura, de chorizos, de toda la historia de la democracia. Pero eso es lógico, con su mentalidad, con su engreimiento, sólo se percibe lo supuestamente positivo. Los seres humanos son piezas de una partida de ajedrez en la que los poderosos se comen a los débiles. Pura religión.

Por otra parte, es aquí, en España, donde quedó muy evidente algo que Varoufakis también apunta en su blog en modo de pregunta... "¿Pueden coexistir la democracia y la unión monetaria?". Por la actuación del gobierno español y la actitud del Eurogrupo hacia Grecia, es evidente que no. O, al menos, que no está en la intención del Eurogrupo la existencia de una unidad monetaria que respete los principios de los ciudadanos europeos.

Pero, aparte de todas estas conclusiones, son muchos los economistas, periodistas y expertos europeos que afirman que lo que sucede con Grecia es un escarmiento que se quiere dar a los ciudadanos europeos para que se piensen mucho lo que hacen a la hora de votar, para no dar alas a aquellos que afirman que existen otras formas de hacer democracia, de gestionar la economía sin ocasionar daños irreversibles a los derechos ciudadanos.

El FMI y Bruselas quieren cortar de raíz ese "estúpido" intento de gobernar con los ciudadanos, porque en ningún planteamiento fascista tiene sentido, porque el poder es cosa sólo de unos pocos que además consideran que están capacitados para ejercerlo o que está implícito en su genética. Vamos, que traen de serie el arte de vivir de puta madre a base de gestionar lo que pertenece a todos.

Lo que hay detrás, al fin y al cabo, es un intento de someter a la democracia a una esterilización, a una poda intensiva de sus principios y valores, dejando el poder en sus manos y un sucedáneo de democracia en las del pueblo, consistente en tener el honor de poder votar cada cuatro años a quienes ellos designen. Eso ya ocurre ahora, pero quieren más, mucho más.

Esta sería sólo la primera parte de un plan mucho más ambicioso donde lo que se pretende es esclavizar a la especie humana, utilizando el poder aplastante de la economía como arma letal, por todo lo que supone e implica para la subsistencia y la dignidad del ser humano.

La prueba evidente de esta realidad está también en España. El gobierno de Rajoy se siente muy orgulloso de lo que ha hecho, pero... ¿Cuántas víctimas han supuesto las medidas de austeridad, la protección sin medida a los bancos, la privatización de lo que son derechos fundamentales y constitucionales, base de una democracia?

Está claro que Rajoy y los suyos ya se han plegado hace tiempo a las condiciones del poder frío, calculador e inhumano de los que mueven los hilos en el planeta, al fin y al cabo son los herederos de quién nos metió en una guerra injusta, con mentiras, y que tanto daño causó a los españoles y aún puede causar, porque nos posicionó ante el mundo árabe.

El futuro que nos quieren imponer esta gentuza es bajo su bota, a sus órdenes, sometidos a sus criterios. Y Grecia está siendo el epicentro de la batalla.

Y Bruselas, la UE, que se supone que debería ser la "madre" de todos, la que velara por el bienestar y la dignidad de sus "hijas", se ha convertido en la prostituta de lujo de FMI, que es quien dicta lo que debemos hacer los ciudadanos.

A propósito... ¿A qué viene la omnipresencia de Cruela, de la sin sexo definido, del robot sin emociones ni sentimientos, en todas las reuniones del Eurogrupo? ¿A quién sirve semejante alien? ¿Por qué es ella la que decide lo que tenemos que hacer los demás con nuestras vidas?

Volviendo a Grecia. Varoufakis dijo al Eurogrupo que era hora de que el pueblo griego decidiera sobre su futuro. La respuesta fue convocar una segunda reunión a la que él no fue invitado. O sea, que le echaron por haber mencionado en el lugar equivocado la frase odiada: "El pueblo es soberano en toda democracia auténtica".

Varoufakis pidió explicaciones e, incluso, dijo que echarle iba contra las leyes internas del Eurogrupo. La respuesta, que sintetiza la "realidad" democrática que allí se vive fue: "El presidente del Eurogrupo no está obligado a normas explícitas". Toma ya.
En otras palabras, el presidente del Eurogrupo puede hacer lo que le salga de sus fascistas partes. ¡Viva la democracia!

¿No les recuerda a comportamientos de Rajoy en el congreso ante las reclamaciones de la oposición? ¿No les recuerda a lo que hizo Aznar cuando el pueblo español, echado a la calle, protestaba contra la participación en la guerra de Irak? ¿No les recuerda a lo que se está descubriendo ahora sobre el comportamiento de Blatter, presidente de la FIFA?

Está claro que los "poderosos" poseen un gen común que les incapacita para practicar la humildad y que les convierte en desechos humanos. Ellos sabrán.

Llegados a este punto, y después de comprobar cómo se mueven los hilos del poder, el más corto puede entender perfectamente lo que es la UE, lo que se esconde detrás de la palabra EURO y sus connotaciones económicas y, sobre todo, viendo cómo actúa el gobierno español y cómo está actuando Bruselas con Grecia, queda muy claro hacia dónde nos están llevando, en qué quieren convertirnos, qué importancia tenemos para ellos y qué clase de personas son que permanecen insensibles ante el dolor y el sufrimiento de los pueblos, ignorando a aquellos que quedan tirados en la cuneta tras el paso de sus carruajes de oro y de la dictatorial implantación de sus normas.

Como pasó y pasa en España, las medidas de austeridad salvajes para unos supuso el enriquecimiento desmedido para otros. Esas son sus señales, sus líneas de conducta, su catadura moral.

Son indeseables, repugnantes, inhumanos y están enfermos.

Enfrentarse a ellos supone estar dispuestos a vivir una guerra sucia, porque utilizan los recursos más sucios, más bajos, más degradantes, con tal de conseguir sus objetivos, que no son otros que dominarlo todo. Además, su arma favorita es el miedo, inculcar miedo, amenazar con el miedo, atemorizar ante todo lo que no sean ellos y sus modos de gobernar.

Son bichos malos, se esconden tras una apariencia de normalidad, de rectitud. Usan las palabras que todos usamos, pero en ellos tienen otro significado. Todo es falso en ellos.

Y ahora mismo su campo de batalla está en Grecia. Allí se están enfrentando las dos fuerzas. En España la "guerra" está preparándose, las dos fuerzas ya están de pie, ya están en movimiento.

No se trata de dinero, hay de sobra para todos. Se trata de no convertirnos en esclavos, de no permitir que nos conviertan en sus mascotas, que jueguen con nuestros derechos y libertades, porque no lo olvidemos, somos mayoría, somos más que ellos, y su poder es sólo ficticio, temporal, lo sacan de nuestra sangre, estrujando nuestras vidas.

Lo que ya empezó no va a parar. Las dos fuerzas están activas. Es mucho lo que hay en juego.
En nuestras manos está ser o no ser. Vivir con dignidad o ser esclavos.

Es el ser humano, el hombre, lo que está en juego.

En Grecia nació la democracia y en Grecia debe renacer más reforzada, más poderosa. Δ

 

Comentarios   

 
0 #1 Manu 12-07-2015 19:51
creo que nos deberían educar para consumir lo que realmente necesitamos y no un consumo desmesurado que nos haga depender económicamente de los más pòderosos
Citar | Reportar al moderador