.

Quién está en línea

Tenemos 458 lectores conectados
Internacional Tema Por qué debemos apoyar la lucha griega

Por qué debemos apoyar la lucha griega

Escrito por Eduardo Garzón 26 Junio 2015
( 3 Votos )
Imprimir
Por qué debemos apoyar la lucha griega 5.0 out of 5 based on 3 votes.
Diferentes fuerzas políticas, sociales y sindicales internacionales han convocado una semana de solidaridad con Grecia. Se llama a realizar acciones y movilizaciones entre el 20 y 26 de junio con el fin de crear un entorno social y político positivo que apoye la lucha griega.

Por qué debemos apoyar la lucha griega
Las negociaciones entre el gobierno griego de Syriza y la antes llamada Troika (Fondo Monetario Internacional, Banco Central Europeo y Comisión Europea) comenzaron hace ya cinco meses y todavía no han concluido. Los acontecimientos han seguido siempre el mismo patrón, que podría resumirse identificando las siguientes etapas:

- La Troika alerta al gobierno de Grecia de que en pocos días se cumple el plazo para devolver dinero que tomó prestado (ya sea del FMI o de instituciones europeas), o de que sus bancos van a quedarse sin depósitos porque los ciudadanos los están retirando y trasladando a otros países.
- La Troika se ofrece a prestarle más dinero al gobierno y ofrecer asistencia a los bancos griegos a cambio de que realice determinadas reformas.
- El gobierno griego ofrece una contrapropuesta a las reformas planteadas por la Troika, aceptando algunas medidas y rechazando otras.
- La Troika no acepta la contrapropuesta y exige otra, u obliga al gobierno heleno a concretar y detallar las medidas.
- Mientras el gobierno heleno modifica su contrapropuesta, la Troika concede prórrogas de tiempo para que el Estado griego no quiebre, y/o para que los bancos griegos no se sequen.
- La Troika mete prisa al gobierno griego porque recuerda que en pocos días se cumple el nuevo plazo para devolver dinero que tomó prestado y porque sus bancos se quedan sin dinero.
La Troika amenaza con no ofrecer ayuda y provocar la quiebra de Grecia, pero en realidad no quiere que ello ocurra.
Y así sucesivamente, repitiéndose una y otra vez las mismas fases de la negociación, a veces con mayor tensión y otras con menos. Un proceso plagado de propuestas y contrapropuestas, de amenazas y de condonaciones, de alejamiento y de acercamiento de las posturas, de presión mediática y de movilizaciones sociales en apoyo a Syriza... Pero que han mantenido siempre la misma pauta: en la teoría la Troika se ha mostrado muy firme, pero en la práctica ha sido muy flexible. A pesar de que la Troika ha llegado a amenazar muy seriamente y en más de una ocasión con que ya no iba a volver a posponer el plazo de pago y que por lo tanto el gobierno debía aceptar las medidas impuestas si no quería quebrar, a la hora de la verdad la Troika intervenía para impedir tal quiebra. Ello desvela que las instituciones europeas y el FMI no quieren que el país heleno quiebre, y que utilizan las amenazas para meter miedo y salirse con la suya en la negociación, no para cumplirlas.

Se trata del famoso juego de la gallina, consistente en que dos conductores dirigen su vehículo en dirección al del contrario y en el que pierde el primero que se desvía de la trayectoria del choque. Ninguno de los dos quiere que se produzca la colisión, pero deben esperar hasta el último momento para que sea la otra persona quien sucumba al miedo. Se trata de crear presión psicológica hasta que el contrincante cede. En este caso, la Troika amenaza con no ofrecer ayuda y provocar la quiebra de Grecia, pero en realidad no quiere que ello ocurra. El gobierno griego lo sabe y por eso aguanta hasta el final, con el objetivo de mejorar sus condiciones en la negociación.

Por qué debemos apoyar la lucha griegaEl FMI, BCE y la Comisión han impedido el choque (la quiebra de Grecia) muchas veces desde febrero, permitiendo nuevas ayudas y prórrogas en el plazo; y el gobierno heleno también lo ha hecho, dando su brazo a torcer en muchas de las medidas que proponía la Troika y que no incluía en su programa electoral (como las relacionadas con las privatizaciones y reformas en el mercado laboral). No obstante, hace ya varias semanas que las posturas se han enquistado en un asunto sobre el que ninguna de las partes quiere bajarse del burro: el recorte de las pensiones. Syriza ya aceptó hace unas semanas la sugerencia de limitar las prejubilaciones (a decir verdad, notablemente laxas en Grecia si se comparan con las de otros países), pero lo que se niega a hacer es volver a recortar la cuantía que reciben los pensionistas. Sus argumentos son claros: el anterior gobierno griego ya recortó las pensiones en torno al 40%, y en la actualidad es prácticamente la única fuente de ingresos de muchísimas familias. Recortar más las pensiones sería equivalente a expulsar de sus casas a muchísimas personas.

El argumento de la Troika, concretamente del FMI, consiste en señalar que el gasto en pensiones expresado en porcentaje del PIB es del 16,2%, mientras el de otros países oscila el 11%. No obstante, este argumento es profundamente falaz, ya que ese indicador es muy elevado en el caso de Grecia porque su PIB se ha reducido en una cuarta parte desde el inicio de la crisis. En otras palabras, el gasto en pensiones (numerador) ha disminuido, pero menos de lo que ha caído el PIB (denominador), con el lógico resultado estadístico de que el indicador ha aumentado (un símil sencillo: ahora tienes menos peces a introducir en una piscina, pero también mucho menos agua en la piscina, con el lógico resultado de que la proporción de peces en el agua es mucho mayor que antes –pero eso no quiere decir que haya más peces–).
No podemos permitir que instituciones antidemocráticas como el FMI y el BCE se salgan con la suya imponiendo sus intereses a los de cualquier pueblo democrático.
El caso es que los nuevos plazos están otra vez muy cerca de cumplirse: el 30 de junio el Estado griego debería devolverle al FMI el dinero que le prestó (y que ya había sido prorrogado). Pero el plazo se acorta más porque el gobierno alemán quiere someter el acuerdo en su parlamento, por lo que instan a que las negociaciones terminen el 25 de junio, fecha en la que tendrá lugar la nueva reunión del Consejo Europeo. De todas formas, incluso aunque no se llegue a ningún acuerdo y Grecia no devuelva el dinero al FMI, la directora gerente del organismo tiene 15 días para comunicar la situación al consejo y otros 15 días para declarar oficialmente el impago, de forma que la quiebra de Grecia no se produciría al menos hasta el 30 de julio.

Por qué debemos apoyar la lucha griegaNo obstante, a tenor de los acontecimientos recientes lo más probable es que la Troika evitará de nuevo el impago. Al fin y al cabo, si el mismo se produjese, los enormes costes no sólo afectarían a Grecia sino que se extenderían a través del resto de la Eurozona. Téngase en cuenta cuatro cosas: 1) los bancos griegos deben dinero a otros bancos europeos; si los primeros quiebran los segundos tendrían que asumir las pérdidas; 2) lo mismo ocurre con el Estado griego, que debe dinero a acreedores europeos; 3) existen productos financieros denominados CDS que funcionan como apuestas sobre la quiebra de los Estados: si el Estado griego quiebra, estos productos obligarían a muchísimos inversores financieros a pagar ingentes sumas de dinero por "haber apostado" a que Grecia no quebraría; y todo apunta a que hablamos de cantidades que no poseen, de forma que las quiebras se producirían como efecto dominó al igual que ocurrió con la quiebra de Lehman Brothers; 4) Grecia se vería abocada a abandonar el euro, lo que supondría un duro golpe político para el proyecto de la Unión Europea que podría suponer el principio del fin de la aventura.

Ahora bien, también es cierto que volver a posponer la negociación o ceder frente a la postura de Syriza tiene sus costes importantes para la Troika. Al fin y al cabo, se estaría enviando un mensaje de debilidad que podría animar a otras fuerzas políticas y sociales a rebelarse frente a las instituciones europeas y al FMI, sabedoras del enorme poder de negociación que les concede la posibilidad de romper la Eurozona.
Resulta absolutamente necesario apoyar la postura de Syriza si se quiere seguir combatiendo la absurda política que ha empujado a los pueblos al desempleo, a la pobreza y la desprotección social.
Como se puede comprobar, la cuestión es de índole política y no económica por lo que dependerá de la evolución de las distintas correlaciones de fuerza que se produzcan entre los dos bandos y también en el seno de cada bando: en el gobierno de Syriza existe una importante facción (liderada por el ministro Lafazanis) que quiere romper negociaciones con la Troika y declarar unilateralmente el impago; y en Alemania las diferencias en el interior del gobierno se han intensificado hasta el punto de que el vicecanciller, Sigmar Gabriel, se ha mostrado partidario de provocar la quiebra de Grecia afirmando que "muchas personas consideran mejor un final con terror que terror sin fin".

De aquí que se extraiga la lógica y evidente conclusión de que resulta absolutamente necesario apoyar la postura de Syriza si se quiere seguir combatiendo la absurda y salvaje política austericida que ha empujado a los pueblos del sur de Europa al desempleo, a la pobreza y la desprotección social. En Grecia, según la última encuesta disponible, Syriza sigue recibiendo un apoyo masivo ya que sería votada por el 33,5% de los votantes mientras que la segunda fuerza, Nueva Democracia, recibiría sólo el 13,5% de los votos. Pero el aval a la política griega no debe limitarse al terreno estatal, puesto que aunque el frente de batalla se esté produciendo allí, la guerra de clases traspasa todas las fronteras nacionales. No podemos permitir que instituciones antidemocráticas como el FMI y el BCE se salgan con la suya imponiendo sus intereses a los de cualquier pueblo democrático. El futuro de las clases populares depende de ello. Δ

 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar