.

Quién está en línea

Tenemos 133 lectores conectados
Editorial Editorial ¿Libertad de expresión?... Yo no soy Charlie

¿Libertad de expresión?... Yo no soy Charlie

Escrito por Fusión 19 Enero 2015
( 31 Votos )
Imprimir
¿Libertad de expresión?... Yo no soy Charlie 4.6 out of 5 based on 31 votes.
Observando todo lo que se ha montado con lo del semanario francés y el ataque terrorista sufrido, sentimos la necesidad de puntualizar una serie de aspectos que se han salido de madre, o que algunos han aprovechado la ocasión para sacarlos de madre y desviar así la atención ciudadana del verdadero problema que atenaza la verdadera libertad de expresión en todas partes.

Vivimos unos años bajo una situación económica que está empobreciendo, hasta niveles hace tiempo impensables, a la clase media europea.
Vivimos bajo una dictadura económica impuesta por los que siempre han tratado de imponer la dictadura en Europa, Alemania, y ello con el visto bueno del FMI y de los líderes europeos que, dando la espalda a sus pueblos, se doblegan ante la bota alemana.

Si los ciudadanos se echan a la calle reclamando sus derechos constitucionales son machacados por los sabuesos a las órdenes de los gobernantes de turno, esos mismos que hace unos días se manifestaban en París para defender la libertad de expresión de una revista que se empeñó, de forma estúpida, en una particular cruzada contra Mahoma y sus fieles seguidores, como si eso tuviera algún significado en una Europa que se está desangrando por la política económica y social de los mismos europeos, y que está propiciando que la extrema derecha cobre cada día más adeptos y más fuerza, con todo lo que ello puede traer de consecuencias.

Mientras nuestro insufrible presidente, Rajoy, ponía su jeta en la foto de París, aquí, en nuestro país, los trabajadores de Coca Cola eran machacados en la calle por salir a reclamar sus derechos, apoyados además por una decisión judicial.
Por otra parte, un militar está arrestado hace muchos meses por divulgar, con pruebas, la corrupción que existe en el ejército, pero hasta la fecha el gobierno no se ha ocupado de su situación.
¡Viva la libertad de expresión!

En cuanto a lo de Mahoma y la revista Charlie, no consideramos que la libertad de expresión ni ninguna otra, se base en atacar o ridiculizar las libertades de otras personas, sus creencias o sus ideologías. Esa actitud me parece de una pobreza absoluta. El respeto a los demás debe de ser la base de nuestra libertad.
A algunos de niños nos enseñaron que la libertad llegaba hasta donde pudiera afectar la libertad de los demás. Así nos lo enseñaron y así pensamos que debe ser.

También se debe denunciar el uso de la violencia, en cualquiera de sus manifestaciones, para vengarse o devolver la afrenta, con lo cual condenamos el atentado terrorista y sus consecuencias, pero no olvidemos que esto ya entra en otro tema, y es la actitud persistente y machacona de occidente respeto a los países del Islam, con los cuales parece existir una eterna fobia que se ha traducido en cruzadas orquestadas por los Papas, antaño, y en otras más recientes dirigidas por "grandes líderes occidentales" como Bush, Blair y Aznar, que "salvaron" al mundo de las armas de destrucción masiva de Sadam Hussein a costa de destruir miles de vidas inocentes y dejar la zona convertida en un permanente polvorín.
Las mismas "verdades" que esgrimían esos líderes vergonzosos, parecen esgrimirlas ahora los actuales, al convertir la estupidez, repito, de un semanario, al que nunca habían leído, en una campaña masiva de actuaciones y reclamaciones a favor de una libertad de expresión que ellos mismos tienen muy controlada o pisoteada en sus respectivos países. Y es muy evidente, porque aprovechando el tirón se están planteando recortar mas nuestras libertades. Es la política del miedo.
Pura hipocresía, pero una buena oportunidad para arrastrar a las masas tras ellos y reivindicar una vez más sus falsas imágenes y sus políticas nefastas. Las ocasiones así o se fabrican o se aprovechan.

Además, no es precisamente el momento ideal para meterse en ninguna trifulca con el Islam y sus millones de seguidores, porque bastante tiene Europa con resolver su situación y hacer frente a lo que se le viene encima, con la que se está cociendo en Grecia y en España ante el avance imparable de los partidos que representan a los ciudadanos hartos de los de siempre, hartos de la miseria dictada por decreto desde Alemania y hartos de la corrupción de los que crecen, como setas venenosas, amparados por los gobiernos de turno.

Y si el Estado Islámico se ha convertido en una grave amenaza para el mundo occidental, será por las políticas que éstos, en especial los Yankees, pero apoyados por el resto, llevaron en Oriente Medio.
Son muchos siglos de desprecio, de invasiones, de terror, de destrucción.
Y no hablemos del apoyo incondicional a la barbarie inhumana del "pueblo elegido", Israel, sobre los palestinos y todos aquellos que osen enfrentarse a ellos.
¿Acaso pensaba alguien que algo así no podía suceder? ¿Acaso no se sabe, porque la historia lo demuestra, que los pueblos pisoteadas y humillados nunca olvidan y acaban vengando a sus muertos?
Es historia, pura y simple historia. Pero la ambición y el egoísmo no tienen en cuenta a la historia.

Con todo ello y ante la sarta de estupideces que se vienen oyendo y leyendo en los últimos días, consideramos importante que alguien ponga el contrapunto, es decir, no somos Charlie, porque no consideramos que debamos identificarnos con quien pone la falta de respeto por bandera. También porque no admitimos que los oportunistas se aprovechen de la situación y nos lleven a su rebaño, porque al final, los que se manifiestan en España proclamando sus derechos constitucionales, van a ser tratados como perros y disueltos a hostias por los que hablan de democracia, de libertad y de derechos humanos.
Tampoco tenemos nada contra Mahoma y sus seguidores, porque respetamos todas las creencias y no confundimos el fanatismo religioso, que también existe en España, con la verdadera fe y el respeto a los símbolos sagrados.
Quien no respeta que no exija respeto.

La vida es sagrada, nadie debe quitarla, pero lo sucedido en Francia no es mayor, ni más salvaje, ni más rechazable que lo que sucede cada día allí donde están los soldados Yankees, o los ingleses o los franceses. Solo que a esto último se le llama "daños colaterales", aunque sean niños reventados con las bombas compradas en Europa.
Por favor, menos hipocresía, que ya sabemos a qué juegan los que manejan los hilos del poder en este sufrido planeta.

Y todo lo aquí dicho es bajo el sagrado derecho a utilizar la libertad de expresión, porque la libertad de expresión debe ser para decir lo que se piensa, con profundo respeto a las opiniones de los demás, a sus creencias, a sus ideologías y, sobre todo, al derecho también sagrado a la vida.

No somos Charlie, porque Charlie no era nada hasta que decidió hacerse notar provocando y faltando al respeto a otras culturas y sus creencias. Y eso, para nosotros, no es loable ni imitable.
Sentimos que hayan pagado una factura tan cara por sus decisiones, pero que nadie nos quiera vender eso como algo que significa algo importante en nuestras vidas, en nuestra cultura ni en el contexto europeo.

Si Europa tiene problemas con los fanáticos del Islam será porque ha apoyado y apoya las absurdas y salvajes invasiones de los ejércitos occidentales a sus pueblos, que para más vergüenza, siempre fueron decididas y orquestadas desde el Pentágono. O sea, títeres de unos enfermos mentales.

A lo mejor, lo que era conveniente, es que Europa empezara a plantearse si le conviene un aliado de esa calaña, cuya historia como nación está escrita con las sangre de sus víctimas en todo el planeta.
Deberíamos empezar por llevarnos mejor con nuestros vecinos, al fin y al cabo gran parte de nuestra cultura proviene de ellos.

Así vemos las cosas y así las expresamos.
Y no esperamos que se esté de acuerdo con nuestra visión, tan sólo utilizamos nuestro derecho a opinar cuando otros lo utilizan para intentar enfangar las mentes y las voluntades.

La paz y la libertad se levantan sobre el respeto a los demás.
Pues hagámoslo así, que para eso no hacen falta soflamas políticas de ningún incompetente con más poder del que es capaz de manejar. Sólo hace falta poner más corazón en nuestras vidas.

Que así sea. Δ

 

Comentarios   

 
+2 #1 Anxo Al-hado 20-01-2015 16:00
Gracias por la visión y perspectiva ...
No puedo estar más de acuerdo ...
Que sencillas y lógicas se ven las cosas cuando se observan así...

Y cuánto de fundamentalismo disfrazado nos tratan de meter con juegos ya amañados para condicionarnos y seguir en el redil de los de siempre ...

Saludos.
Citar | Reportar al moderador
 
 
+1 #2 Pilarica 23-01-2015 19:26
Lo acabo de leer en la radio, lo mismo es un poco larg
La Idea, la libertad de opinar y el respeto. 23 de Enero de 2015 Onda Alberche Pilar Arias

La idea, es el punto de partida, o entidad más importante del pensamiento que se hace realidad en la palabra, y si la palabra se transforma en acción, estamos vivos. Una idea nacida de la buena voluntad o el deseo del bien común, debería valorarse tanto, que nadie la cuestionara y se pusiera en movimiento hasta llegar a la práctica sin restricciones ni privilegios luchando por ella si fuera necesario y hasta las últimas consecuencias, con las armas que tenemos la gente de buena voluntad, que somos la mayoría, como son el respeto, la razón y la concordia. Lo digo por cuanto está aconteciendo últimamente, con el tema Charlie Ebhdo. Yo defiendo la libertad de expresión pero al mismo tiempo considero que en ella, no tiene cabida bajo ningún pretexto el ofender creencias o ideologías haciendo mofa de seres sagrados o queridos, sean quienes sean, esa, no es libertad de expresión, ya que carece de la base fundamental exigida para que lo sea, que es el respeto a los demás. Que como seres finitos que somos, sabemos que todo tiene un límite, y ese límite se llama respeto, sabiendo que mi derecho a expresarme libremente, acabará justo en el momento en que deje de respetar el derecho también libre de los demás. A mi juicio. La revista Charlie, nunca debió mofarse de una figura sagrada para el pueblo musulmán por muy libre que se haya sentido al hacerlo, no deja de ser una falta de respeto. Precisamente, yo estoy opinando libremente desde esta emisora de Onda Alberche sin que el director Pedro Bordonado, ni Héctor Sin, coarten mi libertad de expresión, pero me atendré muy mucho de ofender con mi palabra. Pueden decirse muchas verdades e incluso, deben decirse pero la falta de respeto es otra cosa. Sólo y únicamente la barrera del respeto debe limitar, la libertad de expresión conseguida a veces con lágrimas y sangre,
Desgraciadamente los terroristas, fanáticos radicales, carentes de ideas y de sentimientos han aprovechado el momento para mostrar su nefasto proceder injustificable, de bajas pasiones carentes de inteligencia. Si a estos fanáticos, radicales, les quitan la pistola, se quedarían tan vacíos, que no sabrían tan siquiera quienes son. Deberían aprender, que la fuerza no está en apretar un gatillo, sino en la razón, en la idea, en la palabra, que es de todos, y para beneficio de todos. Pero ahí están las mentes exaltadas, restringidas que alimentan su corto cerebro con sentimientos de odio, de venganza o deseos de poder mostrando su radicalismo carente de razonamientos e imponiendo su brutal fuerza con una pistola en la mano. Piensan que apretando el gatillo, imponen su barbarie, que no sus ideas, ya que carecen de ellas. Epaña lleva luto desde que unos miserables quisieron anteponer sus pistolas a la idea, y a la palabra; deberían saber que jamás una idea si está bien arraigada, la podrán arrancar y si lo hacen, su raíz, permanecerá y brotará de nuevo. Nunca el terrorismo ha conseguido su nefasto imperio, cortará vidas, infundirá miedos, pero la idea permanecerá haciéndose patente.
Siempre habrá alguien que la valore y la active si cabe con más brío; el coraje de vivir en paz aúna sentimientos buscando esa justicia fuerte capaz de ajusticiar al miserable. Quien engendra sentimientos tan bestiales capaces de arrancar vidas en el intento de acabar con la libertad del pensamiento se equivoca, tal vez arranque vidas, las que encuentre a su paso, como bestia carente de ideales, pero la idea, hecha palabra y nacida en libertad de expresión y absoluto respeto, esa, permanecerá intocable como grito renovado, que nos permite avanzar sin perder la dignidad

o.Copio y pego.
Citar | Reportar al moderador
 
 
0 #3 Pilarica 16-03-2015 11:52
Quiero agradecer a la persona que se ha tomado la molestia de enviar a esta revista que tanto admiro, mi reflexión hecha a Radio21 de onda Alberche,que habitualmente hago cada viernes. Me ha sorprendido. no sabe quien lo haya enviado, los ánimos que me da para continuar. tan de agradecer son los halagos como las críticas. sirven para aprender. Un abrazo.
Citar | Reportar al moderador