.

Quién está en línea

Tenemos 182 lectores conectados
Opinión Opinión El Pueblo, la Libertad. Los Gobiernos, la Represión

El Pueblo, la Libertad. Los Gobiernos, la Represión

Escrito por Antonio San Román Sevillano 19 Enero 2015
( 6 Votos )
Imprimir
El Pueblo, la Libertad. Los Gobiernos, la Represión 5.0 out of 5 based on 6 votes.
Cuando se comete un crimen, el investigador lo primero que se pregunta es a quién beneficia, cui prodest?

¿A quién beneficia el terrible crimen cometido en la redacción de Charlie Hebdo?

Malos y, sobre todo, tristes, tiempos estos en los que, para emitir una opinión libre, primero es necesario justificarse. Vaya, por delante, la mía.

Condeno todo tipo de violencia. Incluida la ejercida contra los animales y el resto de la madre Tierra.

Je suis el Hombre asesinado en Charlie Hebdo.

Para los servicios antiterroristas franceses y estadounidenses, los dos yihadistas que asesinaron a los miembros de Charlie Hebdo eran muy conocidos. Sin embargo, tuvieron todas las facilidades para actuar, para asesinar. ¿A quién beneficia su terrible crimen?

Quizás, en su mundo -¡tan lejos, tan cerca!- favorezca a los jefes-imanes de los terroristas. Les proporcionará nuevos seguidores. Adeptos que surgen de una sociedad europea cada día más consolidada en la injusticia. Es seguro que les proporcionará importante financiación por parte de ciudadanos de Arabia Saudita, Afganistán, Pakistán y Yemen . ¡Esos aliados de nuestros gobiernos occidentales!
La mayoría del pueblo se manifiesta por la Libertad y la Justicia. Nuestros Gobiernos se manifiestan por la Represión. Que no nos representan. Que no.


Tan sólo hace sólo un par de años, Occidente (Francia incluida) proclamaba a los yihadistas de Siria como "luchadores por la libertad" que luchaban contra el tirano Assad. El grupo hoy llamado Estado Islámico recibió financiación y armas de Francia, EEUU, Gran Bretaña, Arabia Saudí y Qatar. Occidente y a sus aliados de Oriente Medios se benefician del crimen. Con los medios de comunicación volcados, la atrocidad cometida en la revista parisiense es un velo que cubre los crímenes que el capitalismo comete cada día en Irak, en Siria, en Afganistán, Pakistán, en los países africanos como Nigeria, Congo, etc. ¿Se olvidan de los muertos diarios en Palestina? Masacres y atrocidades mil veces peores que la consumada en Charlie Hebdo. Los medios no informan de ello, salvo que la noticia pueda fomentar el morbo del espectador televisivo y el miedo en todo ciudadano.

Esta política occidental, favorece a los grandes capitales financieros. Las noticias de crímenes terribles del terrorismo, ocultan el hecho real de la depredación por estos capitales financieros, fundamentalmente occidentales, que no tan sólo occidentales, de estos países asiáticos, africanos, latinoamericanos.

Je suis el Hombre asesinado en Siria, en Palestina, en Irak, México, Nigeria... Je suis el Hombre, la Tierra, expoliados en Nigeria, Irak, Brasil, Liberia, Perú, Colombia,..., Grecia, Portugal, España...

Es seguro que refuerza a la extrema derecha europea, francesa, británica, holandesa, húngara... –Un inciso: ¿Qué sentido tiene pedir implantar la pena de muerte –Marie Le Pen- en una sociedad en la que estos terroristas son suicidas? Es la racionalidad fascista-. Este aumento de los militantes de extrema derecha contribuye a la división del movimiento obrero, de las clases trabajadoras. Beneficia a la clase financieras que gobierna realmente nuestro mundo. Y a todos sus lacayos –gobiernos, bancos, militares, iglesias, altos ejecutivos, medios de comunicación, todos ellos íntimamente entrelazados-, que son los instrumentos utilizados para imponerse sobre nosotros, la mayoría social.

Je suis el judío húngaro, el musulmán francés, el inmigrante africano en Grecia, en Italia, España, el negro estadounidense...

Desde la cabecera de la manifestación de ayer, nuestros democráticos gobiernos occidentales ya nos proponen más restricciones de los derechos ciudadanos en nombre de la defensa de la democracia, de la libertad de expresión. Para ello legislarán para controlar Internet interviniendo la libertad de expresión y libertad de prensa –para los escasos medios que aún la ejercen-. Legislarán contra la libre circulación de ciudadanos, que no de capitales. Legislarán contra la libertad de manifestación, manifestación contra el capitalismo. Al mismo tiempo que encabezan la manifestación del rechazo al crimen, autorizan el tráfico legal de armas. Las armas que autorizan fabricar acaban en manos de los terroristas. ¿Kalashnikov para el atentado contra una revista?

En esa misma manifestación contra el crimen en Charlie Hebdo se manifestaron más de un millón de ciudadanos. Arrogarme la interpretación del porqué de su acción sería estúpido. Pero, es de suponer, que la mayoría se manifestaron –así como muchos de los que permanecimos en nuestras casas- por la libertad de expresión, por la Libertad y la Justicia. Nada más y nada menos. Lo contrario de lo que están haciendo y prometen hacer nuestros distintos, diversos presuntos democráticos gobiernos occidentales. Sólo hay que escuchar, y no es la primera vez ni será la última, a nuestro teocrático ministro Fernández Díaz.

La mayoría del pueblo se manifiesta por la Libertad y la Justicia. Nuestros Gobiernos se manifiestan por la Represión. Que no nos representan. Que no.

Je suis un hombre que anhela la Libertad en una sociedad justa. Δ

 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar