¿Qué hacemos ante la violencia en el fútbol?

Escrito por Ángel Andrés Jiménez Bonillo 03 Diciembre 2014
( 2 Votos )
Imprimir
¿Qué hacemos ante la violencia en el fútbol? 5.0 out of 5 based on 2 votes.
Coincido con Diego Pablo Simeone en que lo que se vivió el pasado día 30 de noviembre de 2014 antes del partido Atlético de Madrid – Deportivo de La Coruña "es un problema social, no del fútbol".

Vamos, un problema de educación. Ahora bien, la gran pregunta es qué están dispuestos a hacer los dirigentes del mundo del fútbol y los periodistas deportivos para que ese "problema social" empiece a ser sanado. Porque, desde luego, es inimaginable que suceda algo así en el ámbito del rugby o del golf, y, si pasara, todos nos escandalizaríamos. Este es el quid de la cuestión. Por tanto, el objetivo es poner la mayor distancia posible entre el fútbol y la violencia.

Por ejemplo, la violencia verbal (los insultos, sin ir más lejos) debe ser explícita y continuamente condenada por los medios de comunicación, por las federaciones y por los clubes (y, siempre que sea posible localizar a los culpables, penada). Es un paso indispensable para dejar claro a los violentos que no tienen cabida en nuestro deporte. O, por mejor decir, para dejar claro que las actitudes violentas no tienen cabida, pues las personas siempre pueden cambiar, o, al menos, siempre debemos pensar que ese cambio es posible y trabajar por él. Eso es la educación, ¿no?
Todo lo que no es respeto empieza a ser violencia o una buena semilla para la misma, y no queremos alimentar la violencia, sino arrinconarla hasta acabar con ella.
Por ejemplo, las conductas ruines del engaño y las faltas de respeto dentro del terreno de juego también deben ser castigadas. Si un jugador pretende engañar al árbitro (tratando de marcar un gol con la mano, dejándose caer en el área, pidiendo un córner que ni él mismo se cree, etc.), debe recibir una sanción ejemplar (varios partidos sin jugar), además de una enérgica repulsa por parte de los medios de comunicación, de forma que a los niños les quede claro que hay actitudes que no son dignas de ser imitadas. Después, no estaría nada mal entrevistar al jugador que ha obrado mal para que él mismo reflexionase sobre el error cometido. Sería la manera de decir (con hechos, no con palabras) que en el deporte siempre deben prevalecer los valores antes que los marcadores. En definitiva, todo lo que no es respeto empieza a ser violencia o una buena semilla para la misma, y no queremos alimentar la violencia, sino arrinconarla hasta acabar con ella. Es lícito querer ganar, pero no a cualquier precio. No todos los triunfos deportivos son victorias humanas. Esto también es educar. Ah!, y, por supuesto, debemos destacar como se merecen los gestos deportivos: los de respeto al adversario, al árbitro, a las reglas de juego y al propio espíritu del deporte, en vez de dedicar horas de televisión y páginas de periódico al nuevo peinado de Fulanito o al anuncio protagonizado por Menganito.

Y, por favor, que nos ayuden nuestros dirigentes políticos. Habrá quien pregunte qué pintan aquí los políticos, pero yo creo que pintan, y mucho. Para empezar, son los que legislan. Y, no menos importante, podrían y deberían ser los que nos ayudaran a elevar modelos de conducta, a marcarnos (con los hechos, no con las palabras) el camino de la grandeza del ser humano. Y uno puede equivocarse, desde luego, pero exigimos que la voluntad, la intención y los principios sean claros e inquebrantables. Δ

PD: En febrero de 2011 envié (con acuse de recibo), en nombre de la asociación que presidía, a distintos organismos deportivos (entre ellos, el Observatorio de la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte –adscrito al Consejo Superior de Deportes – y la Real Federación Española de Fútbol) una serie de propuestas que consideraba positivas para trabajar por el bien del deporte y la educación; sin embargo, no obtuve ni siquiera una respuesta.

Ángel Andrés Jiménez Bonillo, exárbitro de fútbol.


 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar