.

Quién está en línea

Tenemos 118 lectores conectados
Opinión Opinión La victoria del 15M

La victoria del 15M

Escrito por David Hernández Martínez 02 Diciembre 2014
( 0 Votos )
Imprimir
Hace poco más de tres años surgía uno de los episodios políticos y sociológicos más llamativos de la historia reciente, el movimiento 15-M. Sin duda alguna, los meses que siguieron a aquel mayo, estuvieron marcados estrechamente por lo sucedido en la puerta del Sol y en las plazas de otras localidades. Aunque es mucho lo escrito sobre ello, actualmente parece obviarse la transcendencia que tiene en las vicisitudes del momento.

Primeramente, no hay que olvidar que la respuesta indignada contó con el apoyo de gran parte de la población, al contrario de lo que ciertos mensajes alarmistas buscaban indicar. Además, es indudable que en los meses de máximo apogeo los discursos políticos estuvieron altamente condicionados, del mismo modo que la propia vida política ha quedado marcada en su forma de actuar y relacionarse con los ciudadanos.

Con todo ello, pronto algunos se atrevieron a vaticinar el 15-M como una moda pasajera, a parte de los habituales reproches e intentos interesados de desprestigio. Asimismo, las movilizaciones y acciones multitudinarias que se llevaron a cabo bajo los eslóganes de la corriente ciudadana se fueron poco a poco diseminando en distintos ámbitos de actuación, perdiendo la potencial visibilidad de los primeros instantes.
Atendiendo a los hechos de una forma reflexiva y no precipitada, podemos comprobar que el peso del 15M sobre la política española ha transcendido los márgenes de las plazas de las ciudades.
No obstante, ello no supuso la desaparición de dicho "espíritu" reivindicativo, sino que la propia lógica de la actividad social llevo a intentar abarcar distintas preocupaciones a través de plataformas de trabajo mucho más concretas. Gracias a ello se revalorizaron enormemente las acciones de la PAH, se potenciaron distintas mareas, como en defensa de la sanidad y la educación pública, y se constituyeron asambleas vecinales que han supuesto una regeneración de las acciones colectivas a nivel local.

De este modo, poco a poco se ha ido afianzando el reconocimiento de los herederos directos del 15-M como portavoces válidos de las exigencias de ciertos sectores de la sociedad, obligando a que los contornos de actuación traídos de la transición, se amplíen más allá de las propias instituciones. Igualmente, dentro de un contexto de crisis económica y social, ha servido para reactivar las motivaciones de contestación y actuación ciudadana.

Más aún, a nivel directamente político, las ideas emanadas de la Puerta del Sol han ido impregnando directa o indirectamente la vida política de este país. Más allá de la irrupción de Podemos, cuyo programa tiene una alta correspondencia con las demandas de mayo de 2011, los clásicos partidos políticos han ido modificando sus propuestas, intentando combinar elementos más tradicionales con recientes reclamaciones, a la par que reconfiguraban aceleradamente la forma de entender y hacer política.

En este sentido, somos testigos de cambios relevantes en las instituciones, aunque podrá saber a poco, atendiendo a las quejas de mayor transparencia y participación ciudadana. Así se entiende, que los partidos hayan emprendido ejercicios de apertura y flexibilización de sus organigramas, al mismo tiempo que se dan a conocer las situaciones económicas, de manera bochornosa a veces, de las cúspides de poder.

Dicho lo cual, atendiendo a los hechos de una forma reflexiva y no precipitada, podemos comprobar que el peso del 15M sobre la política española ha transcendido los márgenes de las plazas de las ciudades. Es cierto que las coyunturas coetáneas motivan respuestas de indignación y malestar, pero el tiempo ha ido evidenciando que lo sucedido hace tres años no ha quedado en la memoria de los libros de historia.

Por un lado, la clase política ha recibido el mensaje de entonces; más allá del estupor inicial, les surge la angustia de saber que las nuevas generaciones no se quedarán en esta crisis, que sus miras en cuanto a la política van varios lustros más allá. Por otro lado, el 15-M ha dejado un peso importante en la conciencia de muchos españoles, que ven las palabras "cambio", "presente" y "futuro" no sólo desde la indignación. Δ

David Hernández Martínez. Politólogo y estudiante del Máster de Economía Internacional y Desarrollo de la Universidad Complutense de Madrid. econonuestra.org


 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar