.

Quién está en línea

Tenemos 141 lectores conectados
Editorial Editorial A este gobierno se le ve el culo... ¡Por fin!

A este gobierno se le ve el culo... ¡Por fin!

Escrito por Fusión 10 Octubre 2014
( 16 Votos )
Imprimir
A este gobierno se le ve el culo... ¡Por fin! 4.4 out of 5 based on 16 votes.
Dice el refrán que no hay mal que por bien no venga. Y tiene que venir de visita el Ébola para poner la guinda al pastel de los despropósitos de un gobierno, y allegados, que representan la expresión superlativa de la incompetencia, de la incapacidad, de la estupidez, de la carencia absoluta de humanidad, de la soberbia y de la prepotencia.

Hasta ahora habíamos tenido que convivir con las mentiras, de todo tipo y color, con la corrupción, con los chorizos de todos los niveles y dimensiones, con la falta de responsabilidad política y con las falsas promesas para intentar tapar gestiones nefastas, medidas económicas salvajes y la destrucción sistemática de los valores y derechos conseguidos en los años de democracia que llevamos.

Todo ello, por supuesto, tuvo daños colaterales. Suicidios por parte de desahuciados, de padres de familia que no podían alimentar a sus hijos, emigración de personal capacitado formado en nuestras universidades, castración de la ley de dependencia, retrocesos históricos en medicina, educación, cultura, etc.

En todo ello, los únicos perjudicados fueron y son los ciudadanos de a pie. Nunca las clases elevadas, la élite.

El dinero que se necesitaba para mantener una vida digna en la sociedad se retiró y se le dio a los banqueros, para que siguieran repartiendo dividendos.

Con todo ello, la frustración, el desánimo, la desesperación, incluso, se asentaban en este país. Eso sí, el FMI, Bruselas y Obama aplauden los esfuerzos y sacrificios de los españoles para "salir del agujero", que es una forma de decir que agradecen los esfuerzos realizados para que ellos no dejen de percibir sus millonarios beneficios.

Pero, en medio de esta orgía de despropósitos, nos hace su visita el virus del Ébola, a lo mejor porque nos confundió con un país tercermundista y vio que aquí tenía tajada.
Y aún no se sabe cuanta tajada tendrá, pero lo que sí ya está claro es que fue bien recibido, o sea, que se la abrieron las puertas de par en par para que se introdujera y se acomodase a gusto. Y, según parece, es lo que está haciendo.

Es de imaginar también que se está frotando las manos al comprobar que las condiciones de protección, preparación, mentalidad y sentido común de los responsables médicos de este país es semejante o inferior al de los países de donde vino. O, al menos, de aquellos profesionales que ostentan cargos de responsabilidad vinculados al gobierno, dependiendo del gobierno y con el mismo nivel de compromiso, inteligencia y capacidad que el gobierno con su presidente al frente.

Para más inri, no faltan en la "fiesta" los indeseables que abren su bocaza maloliente y sueltan fétidas expresiones que ofenden a la dignidad y al compromiso de los que se juegan la vida para luchar, o intentar controlar, el avance del virus en cuestión.

Si la situación en sí es preocupante, tener que vivirla y afrontarla con indeseables en primera línea de información es, como poco, algo esperpéntico.

Pero, como decíamos al principio, esta es la guinda de un pastel cocinado por un gobierno inepto, rodeado de corruptos, a los que alimentaron, apoyaron y protegen, y que ahora se enfrenta a una situación cuyo final es impredecible.

Y todo ello es el resultado de una gestión nefasta, en la que tal vez la más afectada fue la sanidad, que es por donde precisamente ahora se desatan los rayos y las centellas con la presencia de uno de los peores enemigos de la vida, el Ébola

¿Casualidad, coincidencia o justicia?
Nosotros creemos que justicia, aunque, como siempre, es el pueblo el más perjudicado, pero no debemos olvidar que fue el pueblo con su voto masivo quien le dio la mayoría absoluta a esta caterva de indeseables, el que les otorgó máximo poder y autoridad para hacer y deshacer a su gusto, y eso es precisamente lo que ha ocurrido, hacen a favor de la élite y deshacen en contra de las clases inferiores.

¿Que pasaría si el virus del Ébola tuviese preferencia por las clases superiores, por la élite? Su dinero amasado con la austeridad de los ciudadanos... ¿Les serviría para comprar un antídoto inexistente? ¿O no es inexistente y lo tienen reservado para ellos, por si acaso? Suponemos que pronto se sabrá.
Pero si esta guinda, el Ébola, de un podrido pastel que se cocinó en este país en los últimos años, no es suficiente para echar a patadas a este gobierno y a sus secuaces, entonces nos merecemos que el Ébola llame a sus parientes, los virus más letales del mundo, y se asienten todos aquí. Sería un justo premio a nuestra estupidez.

Esperemos no llegar a tanto, pero sí a que el sentido común de los españoles sirva para echar a esta gentuza antes que nos devuelvan a la edad de piedra. Δ

 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar