.

Quién está en línea

Tenemos 99 lectores conectados
Opinión Opinión La España más desigual

La España más desigual

Escrito por José Antonio Nieto 04 Abril 2014
( 1 Voto )
Imprimir
La España más desigual 5.0 out of 5 based on 1 votes.
¿Volverán los años del hambre?, me preguntó mi madre, ya muy enferma. Y no supe cómo explicarle –en ese momento– que el hambre que ella conoció en la posguerra seguía cabalgando a sus anchas por el mundo y estaba afectando cada vez más a los españoles.

Sobre la situación de España, que conocemos muy bien porque es la realidad cotidiana (aunque algunos la nieguen), la UE, el FMI y la OCDE acaban de hacer públicos distintos informes. Estos son algunos de sus datos resumidos:

• La brecha entre ricos y pobres ha crecido en España más que en ningún otro país de la OCDE entre 2007 y 2010. En ese periodo, los ingresos del 10% más rico cayeron un 1% anual, mientras que los ingresos del 10% más pobre cayeron casi un 14% de media anual.

• Las ayudas sociales no están bien diseñadas ni suficientemente orientadas a los más necesitados. Aunque la tasa de paro en España es dos veces y media la de la UE, el gasto en prestaciones está en un nivel similar.

• La pobreza infantil subió entre 2007 y 2010 hasta el 21%, cuando la media de la OCDE es el 13%. España, junto con Grecia, es el país donde más ha subido la proporción de jóvenes que ni tienen trabajo ni están preparándose para la vida laboral.

Los organismos internacionales parecen estar tirando de las orejas al gobierno de España en materia económica, mientras que en aspectos sociales hasta la Santa Sede parece progresista al lado de los ministros que iluminan el ruedo ibérico.El pasado mes de febrero se celebró en Bilbao el Foro Global 2014, al que acudieron los máximos representantes de los organismos internacionales antes citados, además de personas de primer nivel del mundo empresarial y político. Mientras, en la sociedad civil y en la calle tuvieron lugar distintas manifestaciones, no solo las que han trascendido por afectar al orden público. Entre ellos, un grupo de profesores de la Universidad del País Vasco publicó un manifiesto, que contó con un respaldo muy amplio en las universidades españolas. En su preámbulo se destacaban algunos datos:

• Según la EPA, el desempleo se sitúa en España en el 26%, el porcentaje más alto desde el fin del franquismo. El paro juvenil supera el 55% y el número de hogares con todos sus miembros en paro se ha multiplicado por cuatro los cinco últimos años, hasta rozar los dos millones.

• El número de personas en riesgo de pobreza y exclusión social en España alcanzó los 12,7 millones en 2012. El 27% de la población infantil, según UNICEF, vive bajo el umbral de la pobreza.

• Según datos del Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda, el fraude fiscal en nuestro país asciende a más de 70.000 millones de euros anuales, de los cuales el 72% corresponden a las grandes fortunas y grandes empresas. Esa cifra equivale al presupuesto total del sistema sanitario público y es sensiblemente mayor que los intereses anuales pagados por la deuda pública. Tax Justice Network estima que los depósitos en los paraísos fiscales provenientes de España alcanzan la cifra de 550.000 millones de euros.

Son cifras que reflejan el drama que nos rodea, y que vivimos en primera persona o a través de nuestros familiares y amigos. Pero, lo que vemos probablemente es solo una parte de una realidad más devastadora, que nos aproxima a la pobreza y desigualdad crecientes, y en muchos casos al hambre.

Si hay voluntad, la política económica puede ayudar a combatir esa situación de injusticia creciente, declarando como prioridades la creación de empleo, el reforzamiento de las políticas asistenciales, y la lucha contra el fraude fiscal, entre otras acciones internas y externas. Algunos ejemplos, susceptibles de ampliarse y concretarse, aluden a los siguiente ámbitos de actuación: una política monetaria europea distinta, una auditoría sobre la deuda exterior, una reforma fiscal diferente a la que parece tener en mente el gobierno de España (puesto que hasta el menos experto en la materia sabe que subir los impuestos indirectos y bajar la imposición directa es una forma de castigar más a los más pobres), o unas políticas sociales concebidas como políticas públicas solidarias, en favor de la igualdad y la equidad (en lugar de ampliar los privilegios y ayudas al sector financiero).

Hay mucho más que hacer: la cuestión es por dónde empezar, si existe voluntad y respaldo social. Los temas prioritarios y de carácter estructural no pueden quedar eclipsados por una realidad que está llevando la actual recesión al nivel de depresión social: los jóvenes en paro y sin perspectivas, los menos jóvenes convertidos en parados estructurales y los no tan jóvenes con una merma de su capacidad adquisitiva y sin poder hacer mucho ante tal situación.

Vivimos algo más que una devaluación interna, económica y social. Lo curioso es que los organismos internacionales parecen estar tirando de las orejas al gobierno de España en materia económica, mientras que en aspectos sociales hasta la Santa Sede parece progresista al lado de los ministros que iluminan el ruedo ibérico. ¿Se harán eco unos y otros de las marchas de la dignidad que recorren el país y nuestras conciencias? Δ

José Antonio Nieto Profesor titular de Economía Aplicada en la UCM y miembro de econoNuestra. econonuestra.org


 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar