.

Quién está en línea

Tenemos 102 lectores conectados
Nacional Tema Disuasión, alambradas e inmigrantes

Disuasión, alambradas e inmigrantes

Escrito por Alberto Piris 30 Noviembre 2013
( 4 Votos )
Imprimir
Disuasión, alambradas e inmigrantes 5.0 out of 5 based on 4 votes.

Con motivo de la polémica levantada en torno a las alambradas de cuchillas, instaladas en la parte superior de la valla que delimita la frontera melillense con Marruecos, se ha citado estos días, con cierta ligereza, un término ya muy asentado entre las teorías estratégicas de la defensa: la disuasión.


Disuasión, alambradas e inmigrantes
El cortante acero del alambre provisto de afiladas cuchillas disuadirá -se dice- a los inmigrantes que intentan penetrar ilegalmente en territorio español.

De ese modo se pretende dar por zanjada una discusión en la que han participado el Gobierno, los partidos políticos, la opinión pública, algunas ONG e incluso la Conferencia Episcopal. Merece la pena dedicar atención al asunto, tanto más cuanto que se utilizan con imprecisión ideas procedentes de la estrategia militar más reciente.

El concepto de disuasión sirvió para asentar la guerra fría a mediados del siglo pasado, cuando se trasladó al campo nuclear: la "disuasión nuclear"; es decir, la acumulación imparable de armas de destrucción masiva que tuvo lugar, sobre todo, entre los dos bandos enfrentados y que, según algunos, garantizó la paz internacional. Otros han sostenido la idea de que los principales beneficios de la disuasión fueron a recaer en las grandes corporaciones del armamento, a cambio de destruir las estructuras sociales de la paz y de generar un trasfondo de miedo extendido que contribuyó a deteriorar los fundamentos de la democracia.

Los inmigrantes que periódicamente asaltan con desesperación la muralla que les separa de ese mundo en el que pretenden rehacer sus vidas son inmunes a la teoría de la disuasión.

De cualquier modo, aquella disuasión nada tiene que ver con la que ahora se aduce respecto a las dañinas alambradas melillenses. Esto es así porque la disuasión nuclear fue "activa", es decir, dependía de la voluntad de los gobernantes para amenazar con sus armas y crear situaciones favorables, y de su modo de entender las relaciones internacionales. Todo lo contrario ocurre con las agresivas cuchillas ahora discutidas, que son, en todo caso, una disuasión "pasiva": una vez instaladas, están siempre ahí y su acción solo se hace sangrienta cuando "son atacadas" por los que van a sufrir sus efectos. Aquí está el núcleo del asunto que hoy nos ocupa.

Alguna racionalidad presente en los gobernantes de los dos bandos enfrentados durante la guerra fría hizo que no surgieran los hongos nucleares a los que abocaba forzosamente cualquier fallo en la disuasión. La comparación entre las ventajas y los inconvenientes que traería consigo el recurso a lo nuclear no paralizó la carrera de armamentos pero sí bloqueó los botones de FUEGO de los lanzadores de misiles y "lo impensable" no llegó a producirse.

Ahora, quizá como consecuencia de lo anterior, algunos piensan que las cuchillas disuadirán a los inmigrantes (y con esto introducimos el tercer término de la ecuación) dada la evidente malignidad intrínseca de su acero. Tienen bordes puntiagudos y afilados, anunciadores de profundas y desgarradoras heridas e incluso de la muerte por desangramiento, como ya ha ocurrido en algún caso. Pero esa disuasión pasiva, esa amenaza de sangre, dolor y padecimiento, tendría que ser superior a la voluntad de los inmigrantes para completar su penoso recorrido, cuando solo les quedan unos metros para alcanzar la meta.

Disuasión, alambradas e inmigrantesEl inmigrante no es un peligro, es alguien que aporta riqueza a la construcción social del país.

Están al final de una larga odisea que comenzó semanas o meses antes y que consumió los escasos recursos de una familia, allá en África, que todo lo espera de ellos; la creciente ansia de los que cada vez ven más próximo el final de su sufrimiento es lo que da al traste con la teoría de la disuasión: porque se trata de un concepto inútil frente a la desesperación.

Incluso durante la era de la disuasión nuclear, las pocas veces que ésta estuvo a punto de fracasar lo fue por algún ramalazo de desesperación política o militar, cuando los obstáculos, las sospechas o las desconfianzas hacían temer a los gobernantes que pisaban terrenos resbaladizos donde no se sentían seguros y perdían el control de su poder. Recordemos que el primer incidente político serio de esta naturaleza se produjo con motivo de la Guerra de Corea, cuando en marzo de 1951 el general MacArthur pretendió poner fin definitivo a un conflicto cuyo fin no se veía claro, atacando a China con armas nucleares por su participación en el conflicto. El presidente Truman lo destituyó, levantando una gran controversia política en EE.UU.

Los inmigrantes que periódicamente asaltan con desesperación la muralla que les separa de ese mundo en el que pretenden rehacer sus vidas son inmunes a la teoría de la disuasión que se aduce para reforzar el muro europeo en su segmento español. El error fundamental de la presente polémica no se halla tanto en los medios (alambradas, perímetros defensivos y demás) como en la finalidad. Solo por esta vez (y sin que sirva de precedente) suscribo lo declarado por el portavoz de los obispos españoles: "No se puede atentar contra la vida de unas personas desvalidas que buscan mejorar su vida... El inmigrante no es un peligro, es alguien que aporta riqueza a la construcción social del país". Δ

Alberto Piris. General de Artillería en la reserva. www.ceipaz.org
 

Comentarios   

 
0 #1 Juan Pedro Confiado 06-12-2013 18:43
Con todos los respetos a los opinadores de "buen corazón", (que alguna habrá ...) el tema me parece otra cortina de humo para provocar discusión pública y entretener a unos y otros -ociosos o indignados.
Quizá habría que enfrentar de una definitiva vez otras cuestiones mucho más "sangrantes" que las posibles heridas -incluso mortales- de los que buscan el suicidio, creyéndolo paraíso (habría que ver quién les inculca eso...), queriendo "entrar" en el "estado de bienestar" que la mal llamada civilización induce a suponer.

Mucho más sangrante que unas pasivas cuchillas son los cuatro mil millones de dólares que diariamente se gastan en armamento; armamento "activo". Armamento que SÍ es para matar a propósito y a conciencia y que sólo tiene de beneficio el que engrosa en las arcas de los traficantes de armas y respaldadores de poder. Y léase por traficantes a los gobiernos y sus sistemas de gestión de recursos, España incluida.
Y las cifras de cuatro mil millones de dólares (que expreso en letras para que nadie vea ceros de más) no las digo yo. No se cansa de repetirlas Federico Mayor Zaragoza.(Presidente de la Fundación Cultura de Paz. http://federicomayor.blogspot.com/)


....(continúa)....
Citar | Reportar al moderador
 
 
0 #2 Juan Pedro Confiado 06-12-2013 18:44
...
Mucho más sangrantes son los beneficios de los bancos y banqueros que en tiempos de crisis son los que más se benefician. Robando abiertamente a gobiernos, empresas y particulares; haciendo bajar los pantalones a todos los que les da la gana. Máxime siendo ellos los causantes directos e indirectos de la crisis.
Mucho más sangrante es que ellos, lumbreras de las finanzas, son los que provocan las crisis, para someter a los demás; con todo el descaro ya. No se ocultan. No les hace falta. Tienen recursos para dominar.

Mucho más sangrante es que las farmacéuticas, de la mano -obviamente por vínculos evidentes - de ... sigan creando enfermedades, aborregando profesionales de la medicina, ... e inculcando prevenciones innecesarias y controles perniciosos que no buscan la salud de la gente sino tenerla pillada por "los mismísimos". Y, a su vez, (evidentemente) tengan una política distinta con los países en desarrollo. Y no por su bien, normalmente.

Mucho más sangrante es ....

....(continúa) ...
Citar | Reportar al moderador
 
 
0 #3 Juan Pedro Confiado 06-12-2013 18:45
...
Pero los que sí podrían dirimir los desequilibrios sociales tan sangrantes no parecen interesados en resolverla. Parece interesarles el conflicto y sus derivados ...( a río revuelto, ganancia de pescadores ...). Así pueden vender armas, seguridad, medicinas, reconstrucción, sanidad y ...políticas; sobre todo políticas sociales.

Pero si entran en la casa de uno de nosotros y el ladrón -nacional o de importación- se lesiona ... los gastos se los tenemos que pagar nosotros.
Y si nos defendemos y nos denuncia ...
En palabras de algún policía : es mejor que no lo cuente ....

¿En qué mundo vivimos?
¿Este es el estado de bienestar por el que muchos mueren por entrar?
¿Quedan todavía islas realmente desiertas (de humanos)...?
Citar | Reportar al moderador