.

Quién está en línea

Tenemos 77 lectores conectados
Internacional Tema El resurgir de la diplomacia rusa

El resurgir de la diplomacia rusa

Escrito por Xulio Ríos 10 Octubre 2013
( 3 Votos )
Imprimir
El resurgir de la diplomacia rusa 5.0 out of 5 based on 3 votes.

No admite discusión que la crisis siria ha permitido cierto resurgir diplomático de Rusia. El acuerdo logrado en Ginebra con EEUU nos trajo a la memoria tiempos pasados.

Atardecer en Rusia

Algunos vaticinan ya que el Kremlin está de regreso y que lo sucedido no es un episodio anecdótico (al igual que el caso Snowden, la mejora de posiciones en el Ártico, etc.) sino el reflejo de un nuevo contexto marcado por el declive de otras potencias principales (EEUU, UE...) y el aumento de la influencia de Moscú en los asuntos internacionales. No obstante, quizá sean interpretaciones apresuradas.

En primer lugar, frente a la inicial belicosidad de EEUU, Reino Unido e incluso la Francia del sorprendente F. Hollande, el principal protagonismo en el rechazo no cabe otorgárselo a Moscú, sino al giro inesperado provocado por la actitud de las sociedades respectivas que en diversas formas mostraron su indignación tanto frente a cuanto acontece en Siria como igualmente ante los ajustes de cuentas de Occidente que al igual que en Irak, Libia, Afganistán, etc., no consiguen sino agravar los problemas que intenta resolver en el terreno, además de los suyos propios. De no ser por ese rechazo, especialmente en Reino Unido, es posible que la intervención se hubiera consumado pese a la protesta rusa y, en menor medida, china.

Cabe destacar también la existencia de serias reservas y dudas en cuanto a la procedencia de la intervención "humanitaria" entre sus propios partidarios a la vista del complejísimo mapa rebelde y la incertidumbre reinante a propósito de un escenario resultante probablemente imposible de gestionar con mínimas dosis de estabilidad.
El inquebrantable empeño ruso, por otra parte, obedece a intereses muy concretos y de gran alcance estratégico. No solo trata de preservar su presencia en la base de Tartus sino de asegurar que no retrocede más posiciones en el decisivo tablero de Oriente Medio, del que está prácticamente fuera en todo lo demás, incluyendo las negociaciones palestino-israelíes.
El freno a la intervención es una victoria diplomática de Rusia que ha revelado su habilidad en este terreno.
Guardia rusa.El freno a la intervención es una victoria diplomática de Rusia que ha revelado su habilidad en este terreno. Es tan indiscutible como cierto el renacimiento de su protagonismo en virtud del anunciando fin de la posguerra fría y la emergencia fáctica de la multipolaridad, pero pensar que la tensión de la cuerda que hemos presenciado pueda derivar en el restablecimiento de la bipolaridad parece irreal.

Dicho esto, si bien el contencioso camina ahora mismo por otra senda, no está ni mucho menos resuelto y los sobresaltos, a buen seguro, retornarán. La amenaza del uso de la fuerza (Capítulo VII de la Carta de la ONU) es explícita en el acuerdo de Ginebra, aunque de difícil implementación en dichos términos. Sea como fuere, no habrá una solución fácil a la guerra civil ni parece claro que la instada negociación política evite la reiteración de nuevas masacres. Al Assad sale fortalecido e intentará aprovechar la coyuntura para avanzar posiciones en el escenario bélico.
El inquebrantable empeño ruso, por otra parte, obedece a intereses muy concretos y de gran alcance estratégico.
Al igual que la primera guerra del Golfo marcó el fin de la guerra fría y del mundo bipolar, probablemente este episodio sirio señale la confirmación de la llegada a la estación término de la posguerra fría, completando el tránsito desde el unilateralismo de EEUU y sus aliados a la necesidad de fraguar consensos con terceros que compensen la diferencia de enfoques ante los asuntos más candentes de la agenda internacional.
El otro escenario clave de esta nueva realidad es Asia-Pacífico (China, una vez más, voluntaria o involuntariamente, ha permanecido en un segundo plano en esta crisis). La proliferación de tensiones a que asistimos recientemente (mares de China oriental y meridional) pudiera conducir en un momento dado a la exhibición de gestos de firmeza que en un segundo tiempo confirmen los actores y signos principales del nuevo orden. Δ

Xulio Ríos, director de Observatorio de Política China.


 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar