.

Quién está en línea

Tenemos 170 lectores conectados
Opinión Opinión Basta de fascismos, mentiras y manipulación

Basta de fascismos, mentiras y manipulación

Escrito por Juan Carlos Sánchez del Barco 09 Octubre 2013
( 1 Voto )
Imprimir
Basta de fascismos, mentiras y manipulación 5.0 out of 5 based on 1 votes.
El fascismo, instrumento utilizado por el poder capitalista para alienar y, por tanto, dominar al pueblo, puede adoptar diferentes caras y máscaras. De ahí que constituya una herramienta harto eficaz dada su versatilidad.

La sociedad, en ámbitos generales, pero con no pocas y honrosas excepciones, es permeable a la manipulación del sistema debido al escaso bagaje cultural y reflexivo existente en la misma, fruto del frenesí consumista y materialista con el que el capitalismo se ha adueñado de nuestras vidas, ahora vacías de valores, humanidad e intelectualidad.

Este prefacio desconsolador, pero que yo, personalmente, considero realista, establece las bases para entender la problemática que acontece en nuestra sociedad (o quizás debiera decir "conjunto de personas que apenas contienen en su vida ningún lugar que no sea el de satisfacer al sistema del capital en todas sus formas).

Pues bien, el fascismo no es una ideología, puesto que para ello es necesario, inherentemente, establecer y poseer unos valores espirituales e intelectuales que dudo pueda tener. Ejemplos de ello es el racismo y xenofobia, el sistema jerárquico con el que se vertebra la supuesta sociedad, la explotación del Ser Humano por parte de seres infrahumanos, ya que estos últimos no demuestran ni sienten ningún tipo de Humanidad, la puesta en marcha de un sistema educativo (perdón, quise decir sistema dogmático) concebido como una fábrica de montaje para hacer entrar a Seres Humanos y obtener, como producto final, a seres dóciles y alienados que jamás puedan objetar absolutamente nada, que no piensen ni cuestionen lo incuestionable y que acepten la forma de vida capitalista impuesta desde pequeños. En suma, que sólo sean capaces de producir y consumir desde que nacen hasta que mueren, que trabajen como mulas vendiendo la fuerza de su trabajo al patrón y que no utilicen la cultura que, afortunadamente, está hoy más accesible que en otros tiempos. Pero no debemos engañarnos, porque, ¿de qué sirve una gran extensión de la cultura si no existe reflexión que la acompañe?¿para qué la cultura si desde que uno es pequeño te dan la cultura como información para aprobar un examen, memorizarla (que no aprenderlo) y conseguir el correspondiente y prescindible título, para posteriormente olvidarla porque, al memorizarse, no se entendió?¿para qué sirve la cultura si el sistema y los alienados e incautos la utilizan como instrumento para dividir al pueblo?¿por qué la cultura en un sistema que no la valora? Mientras exista el dinero y el capital, uno jamás entenderá lo que significa la cultural ya que está demasiado ocupado en conseguirlo (que cuesta mucho trabajo y esfuerzo) y se priva de ocuparse de si mismo, de crecer espiritual y culturalmente.

El fascismo, en suma, está peligrosamente mucho más extendido de lo que piensan algunos. Allá donde existe racismo, explotación, malas formas entre personas, nacionalismos (vengan de donde vengan), fanatismo religioso (también de donde proceda), etc. existirá un fascismo. Pero, para terminar esta reflexión, lanzaré una pregunta al lector: ¿Tú eres fascista? Probablemente creas que no, pero analízate profundamente a ti mismo y quizá descubras cosas interesantes sobre tu persona. Pero sobre todo descubrirás que el fascismo no sólo existe en aquellos que todos los años, allá por el 20 de noviembre, conmemoran la muerte de su amado Franco y su idolatrado José Antonio.

Las ideologías no sólo deben ser tal, sino que es necesario sentirlas y llevarlas a cabo, es decir, deben ser formas de vida dentro de las circunstancias (que son casi siempre evitables) de cada cual. El fascismo es una forma de vida odiosa, totalitaria, propia de vanidosos e ignorantes (por eso, sólo los alienados la enarbolan como sus "ideas") e irrespetuosa, que produce el distanciamiento entre las personas e introduce odio en su corazón.
No sólo deciden los políticos en contra de los intereses populares que los han llevado al poder, sino que además lo hacen en su contra, favoreciendo los desmanes de los grandes grupos corporativos.
Ahora vamos a analizar el sistema de gobierno que tiraniza a casi todos los pueblos del mundo: el parlamentarismo. Esta forma de organización política se basa en que el pueblo, de forma voluntaria e incauta, cede el poder que por ley natural le corresponde a los políticos que lo van a engañar, manipular, oprimir, robar y, si procede, asesinar. Resulta perverso que el pueblo, creyendo que se encuentra en libertad absoluta con la puesta en práctica de este sistema, continúe autoengañándose votando a quien decidirá por ti, aunque eso ocurra en el mejor de los casos, lo cual resulta ya insultante. Sin embargo, no sólo deciden los políticos en contra de los intereses populares que los han llevado al poder, sino que lo hacen en su contra, favoreciendo los desmanes de los grandes grupos corporativos. En esta circunstancia se huele la hedionda putrefacción del fascismo.

Hablemos en este punto de la corrupción, práctica que, pese a intentar embaucarnos diciéndonos que son "hechos aislados en el sistema", lo cierto es que el capitalismo en sí mismo fomenta esta mala praxis. Esto es, el capitalismo consiste en acumular capital (de ahí el nombre de esta barbarie que destruye todo cuanto toca). Para ello, el fin justifica los medios: si es menester engañar, robar, se hace. Incluso, si es necesario, se mata, se explota, se oprime para conseguir el dinero. Existen abundantes casos en la bibliografía histórica, la no manipulada por el poder, claro está. La historia real, que también es un medio para conocer el devenir del Ser Humano a lo largo del tiempo y cuán opresora ha sido su explotación por los poderosos y capitalistas, ha de ser nuestra arma para entender la lucha de clases y su causa, y, por tanto, actuar en consecuencia. Y, ¿qué hay del presente? ¿Acaso la época actual no arroja luz sobre la situación del Ser Humano? Indudablemente, pero, bajo mi punto de vista, el presente es una parte del pasado, ya que el primero se explica por el transcurrir del segundo. Sin embargo, el presente se puede vivir desde una perspectiva historicista o aludiendo a un futuro como una brillante esperanza.

En suma, no puede entenderse una revolución sin un estudio, conocimiento y reflexión del pasado, pero tampoco sin una ideología libertaria y esperanza de cara al futuro.

El fascismo, en cambio, siempre alude al pasado como norma para mantener un presente sin cambios (por esta razón son conservadores y, por tanto, contrarrevolucionarios) y como forma para que exista un futuro que recuerde al pasado, que recuerde, según su retahíla de estupideces, a "las viejas glorias del imperio, a las epopeyas de la edad media, a las gestas de los caballeros templarios, la inquisición para reprimir ideas humanistas, libertarias, científicas,...". Pero quizás olvidan que esa supuesta "gloria" era a costa del pueblo explotado y oprimido, y lo peor de todo es que la "patria" que ellos tanto defienden no son los déspotas, dictadores, reyes, obispos, politicastros que han sojuzgado al pueblo, sino que es el propio pueblo, con su cultura, idiosincrasia, pero también con su libertad plena y absoluta para autorrealizarse, sin intromisión alguna de ningún tipo de gobiernos, dinero, iglesia, estados, etc., es la auténtica patria. Y, precisamente, para que este fin se lleve a cabo, es menester la abolición de las instituciones que lo impiden. Sólo así seremos libres por fin. Sólo así nos libraremos de las arbitrariedades del fascio.
 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar