.

Quién está en línea

Tenemos 136 lectores conectados
Entrevistas Entrevistas Sanidad, la justa y necesaria. Juan Gérvas y Mercedes Pérez Fernández, médicos

Sanidad, la justa y necesaria. Juan Gérvas y Mercedes Pérez Fernández, médicos

Escrito por Carolina Fernández 19 Agosto 2013
( 5 Votos )
Imprimir
Sanidad, la justa y necesaria. Juan Gérvas y Mercedes Pérez Fernández, médicos 5.0 out of 5 based on 5 votes.
Este matrimonio de médicos, ambos ejercientes en la sanidad pública hasta su jubilación en 2010, además de docentes e investigadores, se vuelcan en los últimos años en su labor divulgadora. El último libro publicado, "Sano y salvo (y libre de intervenciones médicas innecesarias)" , trata de orientar al lector para moverse en el intrincado laberinto del sistema sanitario, aprovechando sus beneficios pero cuidándose de no caer en usos excesivos que nos convierten en enfermos, sin serlo.

juan gervas mercedes perez médicos
Quien responde a esta entrevista es el doctor Juan Gervás, que matiza que en el terreno científico trabaja codo con codo con su esposa Mercedes Pérez desde hace treinta años, por lo que los planteamientos que subyacen en sus respuestas pueden fácilmente atribuírseles a ambos. Juntos han escrito "Sano y salvo", tal como explican en la dedicatoria del libro, por la insistencia de uno de sus hijos, quien "harto de pasarles artículos sueltos a sus amigos, pidió con verdadera vehemencia un libro que los reuniese y que él pudiera regalar". Y hecho está, publicado en 2013 por la editorial Los libros del lince.
El subtítulo, que aparece entre paréntesis –(y libre de intervenciones médicas innecesarias)- adelanta un contenido que tratará de "ayudar al lector a resolver el dilema entre disfrutar de la salud y temer perderla con el disfrute".

-En unas pinceladas ¿cuál es el sentido que han dado a este trabajo?
-La idea general del libro se basa en que la salud es un bien personal y una forma de enfrentarse a la vida. Pretende devolver al lector su capacidad de disfrute de la salud y también su capacidad de interpretar por sí mismo las distintas propuestas de prevención, para que pueda tomar decisiones autónomas. Lamentablemente el sistema sanitario, y los médicos en concreto, tienen actualmente un protagonismo excesivo, un papel que no les corresponde.

libro-sano-salvo-En la sociedad occidental hemos conseguido vivir más, pero ¿vivimos mejor?
-El aumento de la expectativa de vida se debe fundamentalmente a factores no sanitarios. Es decir, hace más por la salud tener trabajo, o que haya maestros o que tengamos agua depurada y provisión de alimentos, que el propio sistema sanitario. Es innegable que tiene un papel importante a la hora de resolver algunos problemas concretos, como solucionar una simple apendicitis o la ceguera provocada por unas cataratas, el problema aparece cuando el sistema sanitario se introduce mucho, porque surge el miedo -que puede llegar a ser pavoroso- a perder la salud. Ese temor procuramos paliarlo a base de pruebas inútiles, medicamentos continuos, etc, por tanto algo que hemos logrado entre todos que es la prolongación de la vida a base de mejorar la sociedad, lo perdemos inútilmente y con un gran coste.
"Este libro pretende devolver al lector su capacidad de disfrute de la salud y de interpretar por sí mismo las distintas propuestas de prevención, para que pueda tomar decisiones autónomas"
-¿Qué me puede comentar de ese dato que dice que la tercera causa de muerte es la misma actividad del sistema sanitario?
-Ese dato procede de EEUU, pero las cifras que hay respecto a efectos adversos de medicamentos e intervenciones en España vienen a decir prácticamente lo mismo. Hemos de tener en cuenta que las intervenciones médicas son cada vez más potentes en el sentido positivo, es decir, nos llegan a parecer milagrosas: el día después de una operación ya estamos en casa, sin dolor; nos operamos de cataratas y recuperamos visión casi al instante; tomamos un medicamento y el estado de ánimo mejora rápidamente. Todo esto, que es positivo, tiene el reverso lógico del peligro si se emplea en exceso o sin que sea necesario porque también se producen más efectos adversos y más consecuencias no deseadas. Cuando esto ocurre, como en las sociedades occidentales, el abuso de las intervenciones sanitarias se convierte en un peligro y un problema.

-¿Y cómo diferenciamos entre un sentido de prevención lógico, y la preocupación excesiva, incluso la hipocondría?
-Para el lego la situación es relativamente sencilla de resolver porque casi todos tenemos un sentido común que nos advierte. Si nuestro hijo tiene vómitos y ha estado en una fiesta de de cumpleaños, parece lógico que no haya que llevarlo al médico, porque el niño habrá comido de más, habrá jugado mucho, etc. Si a usted se le ha muerto un familiar cercano lo lógico es que tenga un duelo brutal. No necesita médicos. El sentido común le dirá que a medida que transcurra el tiempo usted se irá encontrando mejor. Pero si su niño se ha dado un golpe en la cabeza y aparecen convulsiones, está clarísimo que usted necesita un médico.
Lo que hay que evitar es el por si acaso. Si a usted le invitan a vacunarse contra el virus del papiloma humano, a poco que se informe verá que en España es un problema menor, que no es como el sarampión o
la poleo, por lo tanto usted, usando el sentido común, la rechaza sin ningún problema.

También puede ayudarle la literatura científica que está en español y es accesible, gratuita, actualizada e independiente, mismamente las Revisiones Cochrane (www.cochrane.es), o la información que cama-hospitalsuministra NoGracias, una asociación de médicos no vinculados a la industria farmacéutica (www.nogracias.eu/); o la de Cesca (equipocesca.org/), entre otras. En fin, las fuentes existen, y de excelente calidad.
"En las sociedades occidentales, el abuso de las intervenciones sanitarias se ha convertido en un peligro y un problema".
-El mensaje que se vuelca a la sociedad desde distintos ámbitos es que la prevención es positiva, necesaria e incluso una decisión valiente. Ha sido muy mediático recientemente el caso de la masectomía preventiva que se practicó la actriz Angelina Jolie. ¿Qué le parecen este tipo de intervenciones?
-Pues que en esa misma línea, si usted no quiere tener hongos en las uñas, un buen método es cortarse las manos y los pies. Lógicamente el sentido común le dice que es una barbaridad. Este caso que me comenta es lo mismo: eliminar las mamas por un sentido preventivo es una brutalidad sin sentido, carente de todo fundamento científico, que además no debería nunca haberse difundido como ejemplo para que la gente lo imite. Simplemente es una barbaridad que una persona ha hecho y como tal hay que respetarlo.
En cualquier caso debe usted saber que esa operación no elimina del todo la posibilidad de padecer cáncer porque quedan restos de mama entre las costillas. Aunque igual también le podríamos quitar las costillas, ya puestos.
En serio: fue una noticia tendenciosa y un buen ejemplo de cómo se manipula a la población, que lo que necesita es tener sentido común.

-Pero el cáncer es posiblemente lo que más asusta a los pacientes y muy posiblemente toda la prevención les vaya a perecer parece poca, cuando se habla de esta enfermedad.
-Ya, pero los médicos en concreto que trabajan en prevención del cáncer, han sido y son aprendices de brujo en la medida que están manejando algo que no conocen. Por eso cuando se intenta hacer eso que se llama diagnóstico precoz, se cometen imprudencias y errores, y se hace más mal que bien.
"Cuando diagnosticamos precozmente el cáncer no sabemos distinguir un tipo de otro, todos los tratamos como si fueran agresivos. Hay millones de personas tratándose innecesariamente".
-¿En qué sentido?
medico-radiografia-En el sentido de que lo que llamamos cribado produce errores burdos. Muchos de los cánceres que se diagnostican de esa manera, como el de mama o el de próstata, no son tales, no en el sentido en el que lo entienden médico y paciente, es decir: enfermedad sumamente agresiva que si no se trata acaba con uno. No. Muchos de ellos son cánceres que no se distinguen en el microscopio y que no se sabe por qué, son indolentes, lentos, no crecen e incluso desaparecen. Y no le hablo de un número menor. En el caso del hepatocarcinoma, un cáncer muy agresivo, es infrecuente que desaparezca; en el melanoma empieza a ser más frecuente; en el de mama es muy frecuente, desaparecen el 30%;, en el de próstata frecuentísimo y casi el 100% de cánceres de tiroides son indolentes, solo algunos se vuelven agresivos. Pero cuando los diagnosticamos precozmente no sabemos distinguir unos de otros y todos los tratamos como si fueran agresivos. Como consecuencia, llega a haber millones de personas tratándose innecesariamente el cáncer, y ya sabe usted que no hablamos de tomarse una aspirina, sino de cirugía, quimioterapia y radioterapia. Y cuando esto empieza a suceder, como en el caso del cáncer de próstata, al 60% de los que se extirpan, pues estamos hablando de un problema de salud pública. En EEUU se estima que hay 1.300.000 mujeres a las que se les ha extirpado una mama a causa de un cáncer que nunca las iba a matar.

-¿Cómo actuar entonces?
-Los médicos deberían pensarse mejor el uso de esa herramienta que se llama diagnóstico precoz y cribado. La realidad nos está diciendo que una gran parte de la reducción de la mortalidad del cáncer se debe a la mejora del diagnóstico clínico, es decir, cuando ya se presenta el bulto y exige tratamiento.

-O sea que, prevención, también la justa.
-Las personas tienen que saber que vivir es un riesgo. Usted toma el autobús y asume riesgos, si toma un avión... incluso quedarse en casa tiene un riesgo. Y hagamos lo que hagamos es inevitable que tengamos algunas enfermedades. Lo que todos sabemos y debemos hacer es poner límites lógicos, por ejemplo, usted no bebería de un charco nunca, salvo situaciones muy excepcionales. Siembre beberá de un grifo. Pues esa misma visión es la que tiene tener ante las propuestas de prevención que en muchísimos casos lo que hacen es fomentar un negocio y una actividad imprudente, que puede ser más perjudicial que beneficiosa.
medico"Los médicos debería pensarse mejor el uso de esa herramienta que se llama cribado. La realidad nos está diciendo que una gran parte de la reducción de la mortalidad del cáncer se debe a la mejora del diagnóstico clínico, es decir, cuando ya se presenta el bulto y exige tratamiento".
-Este sentido de "curarse en salud" se ha hecho tan cotidiano que se cuela hasta en el carro de la compra. Poca gente sabría decir lo que es un yogur con "bifidus", pero lo compra entendiendo que es mejor, o más sano, o que resulta más beneficioso para la salud que un yogur convencional.
-El halo de la prevención es tan grande que todo producto intenta venderse como preventivo. Es verdad que siempre parece que nos referimos a la industria farmacéutica y olvidamos que la industria alimentaria en estos momentos es muy fuerte y nos quiere vender alimentos como si fueran medicinas, lo que no tiene ninguna base científica.
De nuevo, volvemos al sentido común: si a usted le gusta el yogur, coma yogur. El más sencillo y el más barato, no vale la pena gastar en otra cosa. Este tipo de productos son totalmente innecesarios y están creando un problema de salud pública porque personas con poco dinero y con afán de tener salud, están invirtiendo en ellos y dejando de comerse unas lentejas, que es lo que tendrían que hacer.
Si usted quiere que la comida sea preventiva, siga una dieta mediterránea en la que entran desde luego los huevos, fruta, verdura, hortalizas, vino, pan, etc., y sobre todo comer con gusto, dedicarle un tiempo, estar con los amigos y disfrutar de la sobremesa.

-Ustedes defienden un tipo de atención sanitaria que recupera al médico "de toda la vida", en la que la relación médico-paciente se basa en la confianza y en el conocimiento mutuo.
-Es muy importante que el médico de primaria vuelva a ser el médico que fue. No puede ser que llegue usted a la consulta y que el médico esté mirando el ordenador para enterarse de si está usted casada o no, si tiene dos hijos o cuatro, o si ha tenido depresión. El médico debería ser el de toda la vida, que sabe cuando usted entra por la puerta lo que le impactó aquel aborto que tuvo, que sabe que su marido está en paro y el estrés que eso le ocasiona. Debería, en lo que dice 'buenos días Doña Luisa, siéntese', saber un montón de usted y hacerse cargo en seguida de que hoy le duela mucho más la espalda que otras veces y que además sea un dolor distinto del dolor de siempre, porque conoce sus circunstancias.
"Las propuestas de prevención en muchísimos casos lo que hacen es fomentar un negocio y una actividad imprudente, que puede ser más perjudicial que beneficiosa".
-¿Pero es posible esto, en cualquiera de los Centros de Salud de este país, en los que se acumulan las quejas por personal insuficiente, recorte de medios, tiempo escaso, etc?
-Sí es posible. Nosotros reivindicamos esa medicina, humana y científica, con la que se pueden ofrecer unos servicios impresionantes al pie del cañón en incluso en el domicilio del paciente.

-¿Existe "una salud perfecta"?
-No, nadie cumple los cánones de belleza y salud. Hemos de ser conscientes de nuestra singularidad, reconocer y aceptar nuestros puntos débiles. Por ejemplo, hay personas que reaccionan a los problemas e inconvenientes de la vida con dolor de estómago, o con asma y ahogo; otros con diarrea, o cefalea, o mareos y vértigos, o dolor de espalda. Son variaciones de la normalidad que no deberían llevarnos a consultar con el médico. Y somos nosotros, no los médicos, quienes definimos la normalidad. Cabe estar sano siendo muy diferente al ideal perfecto y absurdo de la sociedad y del tiempo que nos ha tocado vivir. Δ
mercedes



 

Comentarios   

 
+1 #1 Encarni 11-10-2013 11:14
Me encanta el articulo,y me emociona cuanta verdad hay y que manipulados estamos todos.
Citar | Reportar al moderador