.

Quién está en línea

Tenemos 104 lectores conectados
Opinión Opinión Anorexia masculina

Anorexia masculina

Escrito por Isaac J. Martín 08 Agosto 2013
( 2 Votos )
Imprimir
Anorexia masculina 5.0 out of 5 based on 2 votes.
En los últimos años, la población empieza a conocer más casos de anorexia y bulimia masculina. Ya ha dejado de ser una enfermedad propia de mujeres.

A pesar de no haber estadísticas oficiales en España desde 2002 sobre los trastornos de conducta alimentaria en los varones, diferentes asociaciones, que tratan este tipo de enfermedades, han visto cómo bastantes hombres han empezado a unirse a sus terapias.
Al haber muy pocos casos diagnosticados, no se incluyen a los varones en los estudios realizados debido a que las mujeres tienen prevalencia en este tipo de trastornos. En el Hospital Clínico San Carlos de Madrid, de 74 pacientes con esta enfermedad, sólo dos son hombres. Según la psiquiatra y coordinadora de la Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria en este hospital, Marina Díaz-Marsá: "Realmente no ha aumentado la enfermedad en el caso de los varones, simplemente ahora se detectan más porque ya se conoce la enfermedad".

Esto es una enfermedad y como en cualquier otra, no hay culpables. Avalancha de imágenes de cuerpos esbeltos que no son la norma ayudan a esa población tan vulnerable, como es la adolescente, a crear un canon de belleza diseñado en las pasarelas de moda. No obstante, es un factor añadido más. Según la Asociación en defensa de la atención a la anorexia nerviosa y la bulimia (ADANER): "el modelo de belleza no es un modelo sano, no es un modelo natural".

Internet ha sido uno de los factores predeterminantes. El fenómeno de Ana y Mía revolucionó las páginas webs allá por el 2011, dando instrucciones y consejos a los adolescentes para evitar ser descubiertos vomitando, ocultando la comida...entre otras cosas. "Es muy difícil luchar contra este tipo de páginas. Lo esencial está en la prevención y no en cerrar las páginas", exclama una de las voluntarias de ADANER.
Esa avalancha de imágenes de cuerpos esbeltos -que no son la norma-, ayudan a los adolescentes, a crear un canon de belleza diseñado en las pasarelas de moda.
"Chicos con hiperactividad, ejercicio físico desmesurado, perfiles débiles en su personalidad..." así describe Eduardo Oblaré, director de ADANER Granada, a los jóvenes que van acudiendo a sus terapias. Reafirma el hecho de que no es que haya más, sino que la enfermedad en varones ya no es un secreto. Los síntomas en los hombres son más difíciles de detectar puesto que ellos mantienen su masa corporal más constante que el de las mujeres y no pierden tanto peso como ellas. Los hombres esconden más los síntomas y su objetivo no es tanto la delgadez.

Otros factores han dado a lugar a enfermedades mixtas como la vigorexia en la que los músculos y el consumo de aminoácidos, anabolizantes... ocultan una auténtica enfermedad. Unos los consideran un tema tabú y otros, no. El caso es que siempre ha sido un problema típico de mujeres. "Cada vez se sabe más que esta enfermedad no es un capricho, lo difícil es en el día a día lidiar con ella", comenta la doctora Marina Diaz-Marsá.

Dónde están los padres

Dentro de este eslabón maldito, encontramos otra de las figuras esenciales en este tipo de trastornos: los padres. "Hay miedo en los padres, hay desconocimiento y ese desconocimiento nos hace encerrarnos tipo tortuga y meternos dentro del caparazón", así define Eduardo Oblaré, con conocimiento de causa, la primera sensación de un padre al reconocer la enfermedad de su hijo. Por este desconocimiento, decidió fundar lo que es hoy ADANER Granada. En su despacho, nos relata algunas situaciones paterno-filiales con las que se ha encontrado: "si él/ella ha entrado en la enfermedad, que él mismo salga". Una visión egoísta y de inconsciencia de los padres sobre este tipo de trastornos, creyendo aún que es para llamar la atención. "Si en la casa no se ayuda, todo lo que se va recibiendo en terapia no sirve para nada", así termina nuestro diálogo con el objetivo de prevenir a los padres de los futuros enfermos.

Testimonio

Uno de los jóvenes afectados de esta desconocida enfermedad, es Pablo A. Morejón. Su testimonio coincide, en su mayoría, con el punto de vista de los profesionales y bastantes testimonios de los pacientes.
"A los 12 años empezó mi enfermedad, marcada por el trastorno bipolar de mi hermano; y sobre todo, por las mofas e, incluso, por los golpes de mis compañeros de colegio por ser obeso."
Reconocer la enfermedad es uno de los pasos más duros a los que se enfrentan estos jóvenes y en el caso de Pablo, no fue hasta ocho años después, describiendo sus días como tristes, solitarios y odiándose a sí mismo.
"Cuando empecé a darme cuenta de la anorexia, tenía un doble miedo: el primero era lo que de verdad me pasaba y el segundo, fue saber que esta enfermedad estaba mucho más relacionada con el sexo femenino que el masculino, lo que me producía temor a que me juzgasen"
El apoyo que encuentran los jóvenes en comunidades de Internet hace que lleguen a asumir esta enfermedad como un estilo de vida, reafirmándose en ella siendo mucho más complicado salir de ahí. No obstante, el mensaje final que todos proclaman es que de la anorexia se sale. Ya no tiene que ser más un secreto. Δ


 

Comentarios   

 
0 #1 Miche 06-10-2013 18:43
¿Qué debemos hacer los padres para ayudar a un hijo anoréxico?
Citar | Reportar al moderador