.

Quién está en línea

Tenemos 74 lectores conectados
Otros Ciencia Mega fulguraciones en estrellas similares al Sol

Mega fulguraciones en estrellas similares al Sol

Escrito por José M. López 30 Julio 2012
( 5 Votos )
Imprimir
Mega fulguraciones en estrellas similares al Sol 3.4 out of 5 based on 5 votes.
Un equipo de astrónomos japoneses ha descubierto fulguraciones en estrellas parecidas al Sol, que son hasta un millón de veces más energéticas que las solares. ¿Podría también nuestro Sol generar una de éstas mega fulguraciones?

Mega fulguraciones en estrellas similares al SolEs bien conocido que nuestro Sol de manera cíclica produce fulguraciones, violentas explosiones que liberan plasma hacia el espacio, y que pueden llegar a desencadenar tormentas solares en el planeta. Y también se sabe que este fenómeno no es exclusivo de nuestro astro, sino que tiene lugar en otras estrellas.
Gracias al telescopio Kepler, puesto en órbita hace tan sólo tres años, se están registrando explosiones en diversas estrellas que equipos de astrónomos de todo el mundo analizan para conocer su frecuencia y características. Uno de estos equipos está liderado por el investigador Hiroyuki Maehara de la Universidad de Kioto, que ha detectado estrellas que han producido fulguraciones extraordinarias. En concreto encontraron 148 estrellas que produjeron 365 mega fulguraciones, que estiman puedan ser hasta un millón de veces más energéticas que las que habitualmente produce el Sol. Estas estrellas que producen tales llamaradas tan sólo suponen un 0,2% de todas las rastreadas, pero algunas son muy similares a nuestro Sol y eso lleva a los investigadores a preguntarse si estos fenómenos podrían llegar a darse en nuestro Sistema.
Las explosiones que produce nuestro Sol, si están dirigidas hacia nuestro planeta, pueden llegar a producir desde leves hasta severas consecuencias. Cortes de comunicaciones, fallos en los sistemas GPS, alteración de las órbitas de los satélites, son algunas de las habituales consecuencias cuando se producen estos fenómenos, como vienen sucediendo con frecuencia a lo largo de este 2012. En 1859 se registró la fulguración más potente conocida hasta la fecha –conocida como Carrington- que provocó el fallo de todos los sistemas de telegrafía en la totalidad de Europa y América del Norte (la tecnología que existía en aquella época), y se observaron auroras boreales en capitales como Madrid, Roma o La Habana. Se da por hecho que una tormenta solar como esta de 1859 resultaría catastrófica para la tecnología actual, que se vería seriamente dañada. Sin embargo, una fulguración próxima a un millón de veces más energética, resultaría de unos efectos inimaginables, no sólo para la tecnología, sino para toda la vida del planeta.
En 1859 se registró la fulguración más potente conocida hasta la fecha que provocó el fallo de todos los sistemas de telegrafía en la totalidad de Europa y América del Norte.
Mega fulguraciones en estrellas similares al SolActualmente los científicos están buscando diferencias entre las estrellas que producen estas mega fulguraciones y el Sol, para saber si nuestro astro podría llegar a producirlas. Se está observando que dichas estrellas rotan con mayor rapidez que nuestro Sol, y también se conoce que la presencia de grandes planetas –como Júpiter- en órbitas cercanas a las estrellas podrían explicar el fenómeno. Estos planetas lograrían atrapar las líneas magnéticas producidas por su estrella, tensarlas y romperlas cada cierto tiempo produciendo como consecuencia la mega fulguración. Sería algo así como si entre el planeta y la estrella existiera una goma elástica invisible –la línea magnética- y como el planeta se traslada alrededor de las estrella, la goma se tensaría hasta llegar un punto que rompiera liberando gran cantidad de energía. Esta hipótesis, no ha podido ser respaldada por las observaciones de Kepler, ya que el telescopio no ha localizado ningún planeta del tamaño de Júpiter cerca de estas estrellas.
Por todo ello, no se descarta que nuestro Sol pudiera llegar a producir una de estas mega fulguraciones un millón de veces superior a las que nos tiene acostumbrado. Si llegara a suceder, y apuntara hacia nuestro planeta, se da por hecho que sería el final de nuestra era tecnológica. La intensidad de la electricidad y magnetismo del plasma también afectaría a la vida, a nuestra biología y a nuestra mente, que no hay que olvidar que funcionan en base a impulsos eléctricos. Pero esto, de momento, son sólo conjeturas.

 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar