.

Quién está en línea

Tenemos 128 lectores conectados
Firmas Víctor Corcoba Herrero Una población desesperada

Una población desesperada

Escrito por Víctor Corcoba Herrero 10 Julio 2012
( 2 Votos )
Imprimir
Una población desesperada 5.0 out of 5 based on 2 votes.
En buena parte del mundo, la dignidad y el bienestar de la persona no importan nada. No hay políticas de población, ni políticas de desarrollo, capaces de poner estética en el orbe.
Víctor Corcoba
Estamos retrocediendo a la velocidad de vértigo, y lo peor de todo, es que los líderes que dirigen el planeta no miran hacia el bien de la humanidad. Cada día hay más personas privadas de servicios básicos como puede ser la salud, entre ellos multitud de jóvenes a los que no se les permite participar y realizarse, condenados al analfabetismo y a la pobreza de por vida. Cuando el progreso es desigual, por mucha esperanza de vida que nos injertemos, la destrucción se sirve en bandeja. Cada país sabe lo que debe hacer para salir de esta penuria, de esta crisis de valores, avivada por unos mercados corruptos, que sólo especulan con las vidas humanas. La igualdad de oportunidades es el cuento por excelencia. Todo va a depender del lugar donde se haya nacido o donde se viva. Por tanto, es difícil ser joven y también ser mayor. El ser humano se encuentra a la deriva a pesar de los progresos evidentes de unos pocos. Lo cierto es que, cada momento es más complicado de asumir la responsabilidad de crecer en este mundo que nos han trazado los poderosos, sin apenas oír a los que se mueren a diario por las injusticias.

Uno puede sentirse invencible, pero es vulnerable en este reino de poderosos sin límite. Uno puede sentirse fuerte, pero la confusión marca el futuro. Uno puede tomar el control de su vida, pero más pronto que tarde la impotencia llamará a las puertas del corazón. El propio mundo te excluye cuando sales de este infierno de intereses. La maquinaría del poder, por mucha onomástica que se celebre el 11 de julio (día mundial de la población), no le interesa el progreso para todos. Sólo hay que mirar y ver el sufrimiento de las personas en cualquier país. La vida se hace insoportable para muchos. El compromiso por hacer la vida más humana para todos es otro cuento más inventado por los gobiernos, que mienten más que hacen, sobre todo en el momento actual, que se ha perdido toda moral y toda ética de servicio. Este valor es, precisamente, la conducta que nuestro mundo precisa para promover una paz duradera y una auténtica prosperidad para todos.
Nada de lo que ocurra en cualquier parte del mundo, incluso el más distanciado poblado, debe resultarnos ajeno.
Las necesidades de los más débiles son los problemas más importantes de la población. El apoyo financiero, político y social, no se ha de dirigir a las clases privilegiadas, sino a sostener esas familias que malviven, que no pueden levantar cabeza. No se trata de rescatar poderes bancarios, sino de garantizar la subsistencia de los hogares. Hay muchas diferencias no sólo entre los diversos continentes, sino incluso entre los propios países y los pueblos de esas naciones. Nuestra civilización corre peligro en muchas partes del planeta. Ninguna meta y ninguna política pueden ser positivas, si se olvidan los derechos humanos y sus principios éticos. Así, pues, los programas de desarrollo han de elaborarse basándose en la justicia y en la igualdad, para que vuelva a renacer la dignidad de tantas personas dejadas de la mano del poder. Hay que volver a las fuentes de la vida y al acogimiento social. Una sociedad no puede afirmar que trata a los seres humanos con justicia y que protege sus intereses, si luego sus leyes no defienden sus derechos y obligaciones.

Para desgracia de toda la población, vivimos en el fraude permanente, en la estafa continua, en el chantaje cotidiano, en la imposición de los poderosos, en la encerrona excluyente y en la contrariedad de unos para con otros. El futuro económico no puede estar por encima de la cuestión humana. Desde luego, la gente más pobre es la más afectada por el cambio climático, por esta crisis financiera, a pesar de ser la población menos responsable por las causas que la han provocado. Esta es la pura verdad. Por tanto, estamos frente a una enorme tarea, por haber permitido que las reglas de ese mundo pudiente, no considerase las reglas de mercado y la transparencia como forma de actuar, o ese mundo político, tampoco considerase las reglas de control democrático. Hemos permitido que parte de la familia humana estuviese desasistida, mientras otros, impulsados más por el interés personal que por la solidaridad, han ganado dominio, en un mundo insostenible e injusto a más no poder.

Por eso, más que caminar hacia un orden económico duradero hay que avanzar hacia un nuevo orden humano, con la esperanza de recuperar nuevos modelos de vida más responsables. Hay que poner a la persona en el corazón del desarrollo y a los siete mil millones de personas que habitan el planeta a ser más solidarios. Cerca de ocho centenares de mujeres mueren cada día en el proceso de dar vida. Casi novecientos millones de personas sufren hambre. Otras miles de personas llegan a sacrificar hasta su identidad cultural. Tenemos, además, un desempleo creciente en el que el 40% son jóvenes. Todo ello, hace que sea importante la actuación de la comunidad internacional, y que se continúe reflexionando sobre el tema, población y desarrollo. En España, por ejemplo, los pobres son ya el 20% de la población.

Sin duda, estamos al borde de una mundial catástrofe humanitaria. Bajo este panorama, tenemos la obligación de animar a los países a ser autores de su propio progreso, teniendo presente que el ser humano es algo más que una estadística de desarrollo, y que está por encima de las estructuras sociales. Bajo un clima de reconciliación y concordia todo es posible. ¿Qué es el desarrollo sino el avance de nuestra humanidad? Por consiguiente, nada de lo que ocurra en cualquier parte del mundo, incluso el más distanciado poblado, debe resultarnos ajeno. Al fin y al cabo, basta con que un ser humano reniegue de otro para que la venganza vaya corriendo por toda la población como pólvora que mata. Δ

Víctor Corcoba Herrero. Escritor.