.

Quién está en línea

Tenemos 74 lectores conectados
Nacional Tema Contra la protesta de la ciudadanía, deriva autoritaria

Contra la protesta de la ciudadanía, deriva autoritaria

Escrito por Xavier Caño 13 Junio 2012
( 2 Votos )
Imprimir
Contra la protesta de la ciudadanía, deriva autoritaria 5.0 out of 5 based on 2 votes.
El uso excesivo de la fuerza por parte de la policía para acallar las protestas sociales y el anuncio de medidas penales para convertir en delito la protesta ciudadana pacífica, demuestran una auténtica deriva autoritaria.

Manifestación 15-MAmnistía Internacional, en su reciente informe anual sobre derechos humanos en el mundo país por país, insiste que en España la policía ha usado la fuerza con exceso contra manifestantes convocados por el 15-M. Amnistía denuncia, por ejemplo, que algunos policías golpearon con dureza inusitada a manifestantes pacíficos en Barcelona y Madrid. Ambos usos excesivos de fuerza están documentados; cientos de imágenes en la Red así lo atestiguan.

Fuerza excesiva policial no solo en Madrid y Barcelona el 2011, también en ambas capitales y otras ciudades este año, cuando se inició el movimiento de protesta de los indignados. Personas arrestadas en Madrid fueron golpeados por policías al manifestarse, al ser trasladados a comisaría y también en ésta. Imágenes de vídeo (incluso de la propia policía) no se prestan a error: agentes de la policía, sin identificación visible, golpean con dureza a manifestantes pacíficos y les disparan pelotas de goma.
Personas arrestadas en Madrid fueron golpeados por policías al manifestarse, al ser trasladados a comisaría y también en ésta.
La web del Sindicato Unificado de Policía (SUP), mayoritario entre los asalariados policiales, reconoció también el uso excesivo de fuerza en la actuación policial al recordar que "la Constitución española contiene los derechos consagrados por la Declaración Universal de Derechos Humanos. El cumplimiento de esos derechos es obligatorio, consustancial a la condición de policía, y ni siquiera una orden superior puede hacer que sean vulnerados porque cualquier orden así sería ilegal y no ha de ser cumplida. Quienes se han extralimitado en sus funciones de policía han vulnerado los principios de actuación policial, han desahogado sus bajos instintos o complejos y han perjudicado a todos los miembros de esta profesión".

Aunque acaso no sea solo uso desmedido de fuerza. Joan Martínez Alier ha escrito que "oyendo el ruido de helicópteros de la policía sobre Barcelona intimidando a los manifestantes, en la pasada reunión del Banco Central Europeo en esa ciudad, pensé en la doctrina del shock de Naomi Klein. Se reducen salarios, sin ayuda a desempleados, tener que pagar medicinas, se bajan las pensiones y suben impuestos... No solo para pagar deudas sino para que aprendan. No se les ocurra protestar ni reclamen derechos. La crisis de la deuda sirve para meter miedo e imponer rebajas sociales".

Parece haber una política del miedo, como apunta Martínez Alier, más allá de actuaciones policiales excesivas: ¿Qué significa que España ignore los llamamientos de organismos internacionales de derechos humanos para abandonar el totalitario régimen de incomunicación para acusados de terrorismo? Porque acusan de terrorismo a cualquiera si les da la gana. Lo han hecho. Y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha denunciado a España por negarse a investigar torturas de ciudadanos incomunicados bajo custodia policial. Todo un síntoma.
No cabe duda de que el gobierno, el partido que lo apoya y sus aliados, más quienes miran hacia otro lado por miedo, escoran hacía un nuevo franquismo.
Por si las dudas sobre violencia policial y respeto de derechos, el Gobierno de Rajoy ha indultado a cinco policías condenados por el Tribunal Supremo por torturas, lesiones, maltrato y detención ilegal. Según la sentencia, esos policías dieron una paliza a un ciudadano falsamente acusado de robo. Le aplastaron la cabeza contra el asfalto, le metieron el cañón de una pistola en la boca y le amenazaron: "Si la juez te suelta, te matamos; no serías el primero". Es un grave delito, además de conducta fascista. También el gobierno de Zapatero indultó a tres policías condenados por dar una paliza a un ciudadano. Está visto que en España la tortura no se persigue ni castiga. Otro síntoma.

Y ahora, para camuflar su actuación totalitaria, quienes nos mal gobiernan acusan a quienes protestan sin violencia de ser "antisistema". Porque les temen y saben que la protesta no cesará. ¿A qué sistema se refieren? ¿Al sistema democrático? Entonces, sin la menor duda, los antisistema son ellos.

Si a la violación de derechos civiles, que parecían a salvo, sumamos los falaces y calumniosos ataques del gobierno contra la ciudadanía (con la lamentable complicidad de muchos medios), más el anuncio de medidas penales para convertir en delito penado con cárcel la protesta ciudadana pacífica, no cabe duda de que el gobierno, el partido que lo apoya y sus aliados, más quienes miran hacia otro lado por miedo, cobardía o interés bastardo, escoran hacía un nuevo franquismo. Una auténtica deriva autoritaria. Δ

Xavier Caño es escritor y periodista    xacata.wordpress.com

Antidisturbios

 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar