.

Quién está en línea

Tenemos 128 lectores conectados
Opinión Opinión Libia insurgente

Libia insurgente

Escrito por Juan Carlos Sánchez del Barco 18 Abril 2012
( 3 Votos )
Imprimir
Libia insurgente 5.0 out of 5 based on 3 votes.
Ya derrocaron a Gaddafi, 'el tirano', el pasado octubre de 2011. Los medios de incomunicación ya no hablan sobre la 'guerra para la liberación de este país', sino que describen ahora a Libia como un auténtico remanso de paz, prosperidad y, gracias a la intervención norteamericana, también de libertad.

Voy a permitirme el lujo de comenzar con ironía y sorna, pero no con mofa, este artículo. Efectivamente, con el primer párrafo pretendo recordar lo que la prensa capitalista y pro-sionista de España y occidente hizo y hace creer a sus respectivos pueblos que Libia está mejor ahora que durante la época gaddafista. Sin embargo, la realidad es muy diferente, y sólo basta reflexionar un poco para concluir que la situación actual en este país norteafricano es verdaderamente dramática.

Para entender esta coyuntura, es necesario comprender la historia y la situación de composición tribal de esta gran nación árabe y musulmana: Libia fue dominada por numerosas e importantes civilizaciones antiguas, como los romanos, bizantinos, otomanos y, finalmente, formó parte, desde 1911 hasta mediados de los años 40, del Imperio colonial italiano. La administración italiana unificó, durante el gobierno de Mussolini, las regiones de Fezzan, Tripolitania y Cirenaica, creando así la colonia de la Libia Italiana. Durante la Segunda Guerra Mundial, los aliados británicos y franceses se repartieron la colonia italiana (Fezzan, para los franceses; y las otras dos regiones, para los británicos), y se le concedió la independencia definitiva en 1951 bajo una monarquía pro-occidental, siendo su primer Jefe de Estado el Rey Idris I el Senoussi. Libia siempre fue vista por sus conquistadores a lo largo de la Historia como un lugar árido, sin tierras productivas, aunque con una relevancia estratégica de primer orden, encontrándose en mitad del Mar Mediterráneo, a medio camino entre el Estrecho de Gibraltar y el Canal de Suez.

Sin embargo, esa escasa consideración hacia el territorio libio cambió como consecuencia del descubrimiento de grandes cantidades de petróleo y gas natural en su subsuelo a mediados de los años 50. Esta situación, como ya he señalado, lo cambió todo para este país se supone que para mejor, pero ya se sabe: las grandes potencias poseen la particularidad de hacer posible que las riquezas de un país sean su mayor desgracia, ya que las multinacionales irrumpen con fuerza y se apoderan rápidamente de los recursos, haciendo difícil o imposible que la población local pueda acceder a dichos recursos, no pudiendo de esta forma hacer subir su nivel de vida.

Los más importantes países europeos (en el aspecto económico) y EEUU ya volvieron a poner sus ojos sobre el norte de África con esta situación. La explotación del petróleo libio por parte de los yanquis y aliados llegó a su fin cuando, en 1969, el joven coronel Gaddafi dio un golpe de estado mientras el Rey Idris se encontraba en Turquía, según se dice, de vacaciones. Eufemismos aparte, se encontraba exiliado porque, además de un vendepatrias, era un cobarde que sabía lo que se fraguaba contra él.

A partir de principios de la década de 1970, cuando se nacionalizó el petróleo, se dio un mazazo a los intereses yanquis en Libia. A partir de ese momento, EEUU le declaró la guerra, de forma no oficial y silenciosa, porque no tenían ni tienen la razón, al pueblo de Libia por ser dueño y disponer libremente de sus recursos.

La OTAN, careta bajo la cual se esconde la ignominia del capitalismo más salvaje, es una organización terrorista, al servicio de EEUU y su decadente, penosa, patética, consumista e inmoral forma de vida, que ha bombardeado este país árabe a lo largo del año 2011, ha atacado otros países a lo largo de las últimas décadas y pretende seguir empleando esos mismos "democráticos y libertarios" métodos para hacer lo mismo en otras naciones a la búsqueda desesperada de recursos que satisfagan la insaciable voracidad de los yanquis, los cuales consumen, sólo por ofrecer un dato, el 25% del petróleo mundial.

Con independencia de si Gaddafi era o no un dictador, que lo era, y por cierto, en los últimos años, muy amigo (y esto es lo más curioso) de otros dictadores de la talla de Obama, Sarkozy, Merkel, Berlusconi, Zapatero, Rajoy, cuya única diferencia con el dictador norteafricano es el voto, pero no las formas, hacían negocios sucios en torno al petróleo con el "buen amigo y respetuoso con los derechos humanos del pueblo libio" Muammar el-Gaddafi mientras estaban preparando, cual puñalada infame, ataques contra la población libia para "liberarlos del tirano y aberrante" líder árabe.

En la actualidad, pasados seis meses desde el fin oficial de la guerra, ya no se ha mencionado absolutamente nada de Libia. Fue un tema recurrente del sistema para desviar la atención a la población de otros asuntos internos. Por tanto, ¿hemos de entender que el pueblo libio vive en paz y armonía?, ¿o tal vez hayan aflorado viejos conflictos, resentimientos y cuentas pendientes con la historia y este país norteafricano sea haya convertido en un nuevo Irak? El capitalismo rapaz mundial, y los medios de incomunicación como uno de sus tentáculos, ha aprendido una valiosa lección sobre el derrocamiento de Saddam Hussein y posterior infierno habido en Irak: hay que vender a toda costa que Libia no será un polvorín. Pero la avaricia, codicia y prepotencia de las superpotencias hacen posible que no se tenga en cuenta la historia, idiosincrasia y problemas internos de los países que aquéllas invaden.
Parece ser que al Premio Nobel de la Paz Barack Hussein Obama no le importa que la OTAN, es decir, EEUU, bombardee y asesine civiles en cualquier parte del mundo para satisfacer a sus amos y los que gobiernan en realidad, es decir, los directivos de las grandes transnacionales.
Este falso mesías, cuyo rostro es del mismo color que su alma (si es que la posee), y todo el planeta lo encarnó y elevó como el máximo salvador del planeta con una ceguera insólita y nunca antes vista, no tiene nada que envidiarle a su predecesor, el maquiavélico, cobarde e indigno George Bush hijo. Obama, quiero decirte, desde estas humildes líneas, que no has sido más que un producto de marketing de los verdaderos amos de EEUU y del mundo: los grandes emporios económicos, que jamás se presentan en unas elecciones (pero ostentan el verdadero poder) y se dedican a saquear recursos naturales del planeta mientras tú estás de cervezas por el mundo. Tú has sido una invención, un pelele, una marioneta, para que la Humanidad tenga esperanzas, pero el tiempo ha demostrado lo que algunos ya sabíamos a priori: que las falsas esperanzas también existen.

Porque Obama utilizó su color de piel para llegar a la cima del poder mundial, el mismo color de piel que ha hecho que millones de compatriotas suyos fueran llevados al ostracismo social, a la desigualdad, al racismo y a la intolerancia durante muchas décadas en EEUU, "la mayor democracia del mundo".

Y estas personas fueron las primeras en apoyar a este personaje que pasará a la historia como la decepción personificada para con su propia gente. Pero no es un mesías, es, simplemente, un politicastro del tres al cuarto con una ambición de poder desmedida y sin límites.

Sin embargo, Libia está en guerra, existen separatismos de raíz histórica, como el de la región de Tripolitania y donde, casualidades de la vida, contiene las mayores reservas de petróleo del país. Probablemente alguien estará fomentando ese separatismo para debilitar a Libia y poder crear así un país independiente más pequeño y, desde el principio, controlado y tutelado por los mismos que van a controlar y explotar su petróleo. Este caso ya se ha dado recientemente, concretamente en julio de 2011, donde nació la República de Sudán del Sur, que, otra vez casualidades de la vida, se encuentran las mayores riquezas (entre ellas, petróleo) de Sudán, país que ha estado décadas en guerra civil entre el norte musulmán (contrario a EEUU) y el sur cristiano (aliado tradicional de EEUU). Ni que decir tiene que este conflicto civil siempre ha estado apoyado y orquestado por las grandes superpotencias, que, por definición son totalitarias: llámese EEUU, URSS, y otras.

Pero existen otros problemas en Libia. Tomando en consideración las hondas divisiones entre clanes existente en este país, algunos de ellos apoyados y beneficiados por Gaddafi durante su régimen, otros llevados al aislamiento y pobreza, el conflicto tribal se ha reabierto, pudiendo llevar la división entre clanes a una guerra civil. Sin embargo, estos no son únicamente los únicos posibles enfrentamientos en Libia: es necesario tener en cuenta también el fraccionamiento de los propios rebeldes que lucharon contra la dictadura debido a su heterogeneidad. A saber: dentro del autodenominado Consejo Nacional de Transición (CNT), ahora en el poder, podrían existir tendencias de laicismo contra islamismo, socialismo contra capitalismo, federalismo contra unitarismo, pluripartidismo o monopartidismo, etc.

En resumen, ante la eliminación de un poder central fuerte que garantizaba la paz social (aunque fuera mediante la fuerza de la represión) y la división, en el seno del CNT como entre diversas regiones históricas, Libia puede convertirse en un nuevo infierno iraquí para os invasores, que no son mejores que Gaddafi porque invaden países soberanos, como verdaderos dictadores. Sin ir más lejos, nuestro propio rey (mejor dicho, el rey sólo de algunos) estaba realizando negocios con el petróleo hasta pocos meses antes de permitir que se llevara a cabo la invasión de Libia por parte de la OTAN. La hipocresía es un defecto del ser humano, pero en individuos que ni tan siquiera llegan a tal consideración es una virtud si la comparamos con otras inmoralidades. Δ

 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar