.

Quién está en línea

Tenemos 146 lectores conectados
Actualidad El maestro del miedo

El maestro del miedo

Escrito por A.F. 07 Diciembre 2011
( 12 Votos )
Imprimir
El maestro del miedo 4.8 out of 5 based on 12 votes.
Así llaman a Mario Monti, nuevo y contundente jefe del Gobierno de Italia. ¿Y por qué le llaman así…? Pues muy sencillo, porque administra el miedo como nadie, porque ejecuta la amenaza a través del miedo como nadie, porque su arma favorita, y la de aquellos que le colocaron en tan estratégico puesto de poder, es el miedo.
Monti maneja tan bien el miedo que ya consiguió lo impensable en las pocas semanas que lleva al frente del gobierno. ¿Y qué consiguió…? Pues, en primer lugar, diseñar un gobierno en el que no hay ni un solo político, es más, un gobierno que pasa de democracia, o sea, de urnas, de votos, de votantes, de reglas del juego.
En segundo lugar, implantar unas medidas económicas brutales que, increíblemente, no tienen contestación ni en los políticos, ni en los sindicatos, ni en nadie. Y ello en un país en el que por la mínima se producía huelga general.
Dicho de otra forma, Monti consiguió en un tiempo récord que los italianos se bajaran los pantalones al unísono y aceptaran sus normas.
¿Y cómo fue posible eso…? Muy sencillo, con miedo, con grandes y refinadas dosis de miedo, concentradas todas en una sola frase: “O yo o el caos”.
Pero, ¿Es eso suficiente para doblegar a un país experto en llevar la contraria a todo y a todos?. Pues sí, lo es. La clave está en la frase y la contundencia con que Monti la utiliza. En realidad, Monti echa mano de un viejo arcano, de algo que tiene que ver con la lucha de fuerzas, de energías, no solo en este planeta, sino en todo el Universo. Me refiero al Orden y al Caos.
Pero una cosa es mencionar dicho conflicto y otra hacerlo desde el posicionamiento de salvador ante el caos, lo que implica autodefinirse como orden. Y para hacer eso hay que tener una base muy sólida detrás, formar parte de “algo”, precisamente lo que le colocó en el lugar que ahora ocupa como jefe del gobierno, y estar dispuesto a todo con tal de que el caos no gane posiciones.
Claro que para la mayoría de los mortales, orden es sinónimo de bienestar y caos de problemas, de destrucción, de anarquía. Pero para aquellos que profundizaron algo más en ambas fuerzas, orden es sinónimo de hipocresía, de mentiras muy bien orquestadas, de manipulación de la verdad, mientras que caos es la vía directa, la verdad sin tapujos, el sentido original de las cosas, la lógica de la vida, de la creación. Orden falsea y adultera la realidad, caos la muestra descarnada.
Convendría recordar aquí que orden, o sea, los que pusieron a Monti en donde está, son los mismos que crearon esta crisis global, los mismos que se están forrando con ella, los mismos que están condenando a la miseria a millones de seres humanos, los mismos que manejan el poder económico como arma para tener el poder total en el mundo.
“O yo o el caos” es una amenaza basada en el miedo, pero sobre todo en la ignorancia. Y Monti conoce mucho de la ignorancia sobre la verdadera batalla que se libra ahora mismo en el planeta y sobre la “necesidad” del ser humano de vivir en paz y con el bienestar como base.
Monti utiliza el mismo lenguaje de cualquier dictador cuando toma el poder por la violencia, o él o la anarquía, o el caos. Eso lo hemos oído muchas veces en el pasado y ya conocemos sus resultados.
Monti no ha dado un golpe de estado, otros lo dieron por él.
Monti no llegó al poder por la democracia, pasó de ella y se instaló en el poder con un gobierno escogido por él. Y para que tal barbaridad se aceptara se usó el miedo, el miedo al caos.
¿Cuál es la diferencia entre eso y lo que hizo Franco, Videla, Pinochet, etc.? Ninguna, excepto la sangre derramada en las anteriores.
Pero ahora la guerra no exige sangre, aunque sí otro tipo de capitulación de los ciudadanos, y esta se consigue con el miedo, el miedo al caos.
Sería bueno hablar de la verdadera dimensión del caos en todo esto, pero no es momento ni lugar, aunque cada uno puede buscar donde informarse y comparar con su “opositor” orden.
En cualquier caso, lo de Monti es un paso más en una serie de acontecimientos que están ocurriendo bajo la sombra de la “crisis” económica y que, para aquellos que quieran ver y entender, es un movimiento más en una partida de ajedrez definitiva.
Ahora, como nunca, se está cumpliendo aquello de “quien tenga ojos que vea y quien tenga oídos que oiga”. Pero también fue anunciado que en los tiempos que corren unos hablarán con palabras de miedo y otros lo harán con palabras de unidad, de igualdad, de fraternidad.
Y cada cual que saque sus propias conclusiones.
Ah, y Berlusconi en comparación con Monti es un angelito. Δ

 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar