.

Quién está en línea

Tenemos 172 lectores conectados
Opinión Opinión El otro 11-S

El otro 11-S

Escrito por Juan Carlos Sánchez del Barco 27 Septiembre 2011
( 6 Votos )
Imprimir
El otro 11-S 4.3 out of 5 based on 6 votes.
En los días previos y posteriores al décimo aniversario de la masacre del 11 de Septiembre de 2001, se ha mencionado la vil, abominable y bestial tragedia que sacudió al pueblo estadounidense en dicha fecha.

Se habla, diez años después, de casi tres mil muertes y otros tantos miles con secuelas físicas y/o psíquicas como consecuencia del atentado contra las Torres Gemelas de Nueva York (símbolo ya extinto del capitalismo mundial) y al Pentágono (sede de las decisiones militares más importantes de EEUU y, por tanto, la auténtica sede del poder en esa nación). Aún pasada una década, los auténticos responsables de aquella masacre ignominiosa continúan sin ser detenidos. Se dice, desde la propaganda gubernamental norteamericana que, quien ordenó semejante salvajada fue un individuo llamado Osama Ben Laden, líder de Al-Qaida escondido en las montañas del Afganistán gobernado por los talibanes.

En este 2011, incluso se le dio caza y asesinó, según comenta la prensa "transparente" y "no sujeta nunca a los designios de gobierno alguno". Con este mensaje irónico, pretendo que el lector tome verdadera conciencia de la realidad, una realidad que yo no me atreveré a revelar, ya que sería calificado de algunos adjetivos que no quiero ni tan siquiera nombrar. Sólo es necesario preguntarse lo siguiente: ¿Quién planificó realmente y con qué intenciones el 11-S? ¿A quién benefició y beneficia el atentado? ¿Realmente existen aquellas personas a las que se les ha culpado de esta execrable matanza? Si ya han asesinado a Ben Laden, ¿por qué EEUU y sus aliados continúan en Afganistán? ¿Tiene algo que ver en este asunto que Osama Ben Laden, si realmente existe, sea pariente cercano de la familia real saudí, familia con grandes nexos petrolíferos y políticos con la familia Bush? ¿Es que no es menos cierto que Al-Qaida fue fundada, supuestamente, por rebeldes afganos y con la ayuda económica y militar de la CIA para hacer frente a la invasión soviética de Afganistán en los años 80? Y, por último, ¿la invasión de Afganistán ha sido llevada a cabo para que grandes empresas transnacionales exploten el abundante litio de este país? Estas preguntas están ahí, a espera de que alguien las conteste, y probablemente ese alguien a quien me refiero haya permanecido en el poder en EEUU durante los ocho años siguientes a la tragedia.

Es posible también que ese alguien haya estado presente en el día del décimo aniversario de la matanza para ofrecer sus condolencias hipócritas a los familiares de las víctimas, haciendo un ejercicio de cinismo (apelativo que se queda corto) y de una falta de respeto por la vida y valores humanos. En resumen, sólo se recuerdan las tragedias que asolan a los norteamericanos, no las que provoca el gobierno norteamericano. Sin embargo, y cambiando totalmente de registro, aunque es tan trágico como el 11-S norteamericano, es necesario ofrecer mi modesto y humilde homenaje, desde estas líneas, a las miles de víctimas que perecieron bajo el régimen militar del General Augusto Pinochet, en Chile, entre 1973 y 1990; gobierno apoyado enérgicamente por los mismos EEUU que actualmente dicen que Gaddafi es un "dictador cruel y sanguinario" sólo cuando ya está derrocado, siendo asimismo "el líder africano más respetable" cuando estaba en el poder el Libia porque hacía negocios sustanciosos con petroleras europeas y norteamericanas. Pero eso es otra historia, aunque se encuentre relacionada de algún modo con la anterior. En resumen, sólo se recuerdan las tragedias que asolan a los norteamericanos, no las que provoca el gobierno norteamericano, porque creen que sólo son ellos los que cuentan, los demás pueblos de la Tierra no importan nada a la prensa capitalista manipuladora mundial, la cual no se ha hecho eco de los innumerables excesos y atrocidades que han provocado los EEUU, sino las que son provocadas en los EEUU.

Efectivamente, el 11 de Septiembre de 1973, el llamado 11-S chileno, las Fuerzas Armadas de este país derrocaron al gobierno constitucional de Salvador Allende, el cual fue elegido libremente por los chilenos en las elecciones de 1970. Con el decisivo apoyo de la CIA y siendo presidente estadounidense el ominoso y siniestro Richard Nixon, en un acto de traición a su patria con pocos antecedentes en la Historia, el general Pinochet dio un golpe de estado extremadamente cruento y violento (sólo el primer año de gobierno militar murieron más de 1000 chilenos), que incluyó el tristemente famoso bombardeo, durante el golpe, del Palacio de la Moneda, -edificio de bella arquitectura neoclásica construido en la época colonial, desde finales del siglo XVIII hasta principios del XIX, siendo inaugurado en 1805-.

Además, este edificio que bombardeó la Fuerza Aérea Chilena, ha sido y continúa siendo, desde que Chile se independizó de España, la residencia oficial del presidente de la República. Ello explica que fuera un objetivo prioritario para los golpistas usurpadores, ya que el presidente se encontraba en su interior y, cuando cesó el bombardeo y penetraron en el edificio, se dice que Allende fue encontrado muerto, y supuestamente se quitó la vida con un AK-47. Quién sabe.

Pero lo que acabo de recordar de la Historia Chilena no es otra extensión más del arrogante y prepotente intervencionismo que EEUU y otras superpotencias han ejercido, -en busca de sus intereses capitalistas-, en todos los países de América Latina, la cual es la auténtica esencia del continente americano, la que se encuentra al sur del Río Bravo.

El 11-S chileno, junto con el apoyo a regímenes dictatoriales a lo largo y ancho del continente, los abusos de las grandes empresas multinacionales, como la United Fruit Company, hacia la población nativa, y la mera transformación de algunos países centroamericanos en repúblicas bananeras, son algunos ejemplos de este intervencionismo bestial y el escaso o nulo respeto que existe en EEUU por la Naturaleza y por la soberanía nacional de los pueblos de la Madre Tierra. Pero eso no es recordado ni homenajeado por la prensa de ningún país, porque EEUU es una democracia, por Dios.
No importa que este país arrase bosques, culturas o invada países. Todo esto se hace, según el propio gobierno estadounidense, por la libertad y en nombre de la democracia.
Por tanto, al unísono, iraquíes, vietnamitas, afganos, africanos, latinoamericanos y europeos, digamos todos los pueblos explotados del mundo ¡Vivan los explotadores yankis, porque ellos nos traerán la libertad suprema a cambio de la vida! Δ

Juan Carlos Sánchez del Barco
 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar