.

Quién está en línea

Tenemos 160 lectores conectados
Opinión Opinión Hay alternativa. Ya estamos en ella

Hay alternativa. Ya estamos en ella

Escrito por Alfonso Basco 15 Julio 2011
( 5 Votos )
Imprimir
Hay alternativa. Ya estamos en ella 4.2 out of 5 based on 5 votes.
Durante muchos años, gran parte de nosotros hemos creído que no hay alternativa real a los excesos del modo de vida actual. Hemos seguido la inercia, sabiendo que esto no funcionaba y nos traería mayor desigualdad.
Hace tiempo, dos sentimientos se apoderaron de nuestra sociedad. Un sector de la población comenzó a tener miedo a que cualquier cambio supondría un paso atrás en sus privilegios y comodidades. Otro sector, el más mayoritario, optó por la creencia de que no hay alternativa: no podemos cambiar nuestros hábitos de consumo, nuestro modelo energético, no podemos cambiar a la banca, el comercio internacional, el hambre, las violaciones de Derechos Humanos... Resultaba que no podíamos cambiar nada. Esta idea era muy defendida por la sociedad occidental, que tendía cada vez más al conformismo. Tratando de creer que no existe una alternativa razonable, y que “en el fondo no estamos tan mal”.
Pero algo está cambiando. Comenzamos a tomar conciencia de nuestro poder como consumidores, como creadores de opinión, como ciudadanos activos, como usuarios de nuevas tecnologías, como educadores, como defensores de nuestros derechos y nuestro planeta, como denunciantes de abusos. Sabemos que sí hay alternativas a muchos excesos que hemos normalizado durante décadas. La política, las finanzas, la seguridad, las fuentes de energía, el empleo, la cooperación internacional, la democracia… pueden ser mejoradas y gestionadas de un modo más humano y más justo. Pensando en el interés universal. Estamos cambiando la palabra desesperación por urgencia, la comprensión de lo que ocurre por la acción para evitarlo. Estamos cambiando el mundo, no nos quepa ninguna duda.
Ahora tenemos poder. Siempre lo tuvimos, pero empezamos a ser conscientes. Tenemos alternativas y sabemos que no estamos solos. Estamos venciendo nuestras diferencias en favor del bien común. Queda mucho camino por recorrer, pero el paso es firme y decidido. El presente nos está demostrando que la palabra “imposible” ya no nos asusta. Es más, sabemos que esa palabra es mucho más débil de lo que nos hicieron creer.  La sociedad comienza a comprender que no está para servir a la política, sino al revés. La comunicación empieza a tener su sentido originario gracias a internet: diversidad de enfoques que no están a la orden de nadie. Cada vez tenemos mayor conocimiento sobre qué ocurre en el mundo, y por qué. Términos como “rentabilidad” y “beneficio” ya no son nuestra meta, y comienzan a incluir el bien social y ambiental, más allá de lo económico. No dejamos la solución en manos de los demás ni somos sólo críticos con nuestros dirigentes: también apelamos a nuestra responsabilidad individual, actuando en primera persona y siendo coherentes con nosotros mismos. Estamos dejando de lado la interesada simplificación entre buenos y malos, el estar con un bando y en contra de otro. Estamos entendiendo que somos muchos, muy diversos, y hay espacio para todos. Sabemos que sí se puede. Estamos despertando.
Hay alternativa y estamos en ella. ¿Hacia dónde vamos? Hacia donde nos propongamos. Pero esta vez, vamos todos. Δ

Alfonso Basco. Director de Cultura de Solidaridad. www.culturadesolidaridad.org

 

Escribir un comentario

Los comentarios por parte de visitantes y usuarios registrados quedarán pendientes de aprobación, y será sometido a un importante filtrado.
No se permiten comentarios subidos de tono.
No se permiten comentarios que hagan alusión a contenido adulto.
No se permiten comentarios que insulten o agredan verbalmente a cualquier otro usuario, persona o empresa, escritos de forma incorrecta, en mayúsculas, sin tildes o al estilo SMS.
Los comentarios deberán hacerse en el lugar apropiado y tratando el tema adecuado.
Todos los comentarios que no cumplan estos requisitos serán directamente eliminados.


Código de seguridad
Refrescar